Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La baja agresividad de ómicron reduce la tasa de hospitalización por debajo del 2%

Los profesionales sanitarios prevén que la ocupación de los hospitales siga aumentando tres semanas más pero confían en que no se saturen

Una sanitaria trabaja en la UCI de pacientes ingresados con covid Ferrán Nadeu

La agresividad de un agente infeccioso determina que un mayor o menor número de infectados requiera hospitalización. En Asturias, en esta sexta ola pandémica, la expansión incontenible de la variante ómicron ha provocado un aumento de incidencia del covid que multiplica por cuatro los niveles máximos alcanzados en las ondas anteriores. Sin embargo, la tasa de ingresados con relación a los infectados está disminuyendo de manera paulatina. En diciembre de 2020 era del 25 por ciento. En diciembre de 2021, del 3,2 por ciento. En los doce últimos días, del 1,8 por ciento.

Confianza en que los hospitales no colapsen. Esta evolución invita a un relativo optimismo ante un factor clave e inquietante: el riesgo de saturación de la red hospitalaria regional. Los hospitales asturianos ya están apretados y lo estarán cada vez más al menos hasta finales de este mes. Pero, sobre la premisa de que seguridades con el coronavirus no hay ninguna, y a la vista de la baja capacidad de ómicron de producir daño, entre los gestores y los profesionales de la sanidad crece la impresión de los centros hospitalarios no llegarán a la situación de colapso alcanzado principalmente en noviembre de 2020 y, en menor medida, a finales de enero y principios de febrero de 2021.

¿Menor propensión a ingresar? “Es evidente que los casos que necesitan ingreso son ahora muchos menos”, explica Pedro Arcos, profesor de Epidemiología en la Universidad de Oviedo y asesor del grupo técnico de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y puntualiza: “Es probable que también haya habido cambios en los criterios de gravedad para prescribir el ingreso de un paciente. Es decir, que antes se conocía peor la enfermedad y había más miedo a que un paciente se complicara, y por eso había más propensión a ingresarle”.

Tres semanas más de subida. Conviene explicarlo bien: el número de hospitalizados por covid lleva aumentando en Asturias desde el pasado 15 de noviembre. El pasado viernes, por la mañana, había en toda la región 321 enfermos en planta y 56 en unidades de cuidados intensivos (UCI). En total, 377. Ese viernes se registraron numerosas altas, pero también hubo ingresos a lo largo del fin de semana: un promedio que oscila entre 40 y 50 diarios. Globalmente, la cifra de hospitalizados continúa creciendo, y los gestores y sanitarios de la región estiman que seguirá haciéndolo al menos tres semanas más, hasta finales del presente mes de enero.

Álvaro G. Franco: “Las plantas de medicina interna y neumología necesitarán refuerzos”

decoration

¿Hasta dónde la subida? La duda estriba en la envergadura de ese aumento y en si el nivel de ingresados que se alcanza se traduce en un colapso de los hospitales o en la imposibilidad práctica de atender cualquier patología que no sea la derivada del coronavirus. Ese es el temor sobre el que la evolución reciente de la pandemia parece arrojar destellos de esperanza.

El problema no es el espacio, sino los efectivos. “En los hospitales, desde el punto de vista estructural, vamos a tener capacidad, hay camas suficientes”, señala Álvaro González Franco, director del área de gestión clínica de Medicina Interna del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), quien añade: “Otra cosa serán los recursos humanos disponibles”.

Reforzar medicina interna, neumología y UCI. Sin embargo, precisa el médico internista, en las próximas semanas va a ser necesario mover efectivos: “Teniendo en cuenta la presión de toda la patología que no es covid, determinados servicios vamos a estar claramente sobrepasados para atenderlo todo, por lo que se necesitará el apoyo de otras especialidades”. Esa necesidad de refuerzos –añade el doctor Franco– se centrará en las plantas de medicina interna y de neumología, así como en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

Nueve días por encima de 2.000 casos. Desde que el pasado 28 de diciembre el Principado rebasara por vez primera los 2.000 casos de covid, ha vuelto a hacerlo ocho días más; en dos jornadas ha superado los 1.900 infectados; y en la jornada restante ha contabilizado 1.691 contagios. Sobre la base de que los pasados viernes y sábado la región sumó unos 2.500 contagios cada día (dato al que falta confirmación oficial, que llegará hoy, lunes), se concluye que entre el citado 28 de diciembre y el pasado día 8 la región acumuló algo más de 26.000 casos. En ese mismo periodo, en los hospitales ingresaron 483 infectados, lo que supone un 1.8 por ciento de los infectados.

Gran descenso en un año. Si se establece esta misma comparación con los datos del periodo que media entre el 1 y el 27 de diciembre, cuando la variante delta aun era dominante, se observa que la cifra de ingresados representaba el 3,2 por ciento de los contagiados. Y un año antes, en diciembre de 2020, los hospitalizados eran un 25 por ciento de los que daban positivo.

Compartir el artículo

stats