Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pesca del Cantábrico pone dos “líneas rojas” a la eólica marina: no tocar caladeros ni ecosistemas

La plataforma pesquera anuncia una ronda de contactos parlamentarios, una campaña de concienciación ciudadana y movilizaciones

Los asistentes, ayer, a la reunión de Puerto de Vega para concretar las acciones que emprenderá la plataforma pesquera del Cantábrico contra la eólica marina durante 2022. | F. L. J.

Los pescadores del Cantábrico, representados por sus cofradías y principales asociaciones profesionales, dieron a conocer ayer en Puerto de Vega (Navia) las dos condiciones innegociables que ponen –“líneas rojas” dijeron– para aceptar la instalación de parque eólicos marinos en aguas del Cantábrico: “No tocar los caladeros y no afectar ningún ecosistema”. De ser así, los pescadores anuncian su rechazo frontal: “No vamos a consentir que acaben con nuestro medio de vida”.

Así lo expuso Torcuato Teixeira, secretario general de la plataforma tecnológica Pesca Galicia y portavoz de la recién constituida Plataforma Manifiesto de Burela en defensa del sector pesquero del Cantábrico Noroeste, un nombre que realmente ampara a un colectivo al que le une el deseo de impedir el desarrollo de la eólica marina en la costa norte de España. O al menos, a impedirlo en los términos actualmente planteados. “La pesca no se opondrá a la adopción de ninguna medida que vaya en la dirección de reducir las emisiones de gases efectos invernadero y mejorar por lo tanto la salud de nuestro planeta y sobre todo de nuestros mares, que sufren múltiples agresiones derivadas de dichas emisiones, con graves perjuicios para los ecosistemas marinos de los que dependemos los pescadores... siempre que se respeten los ecosistemas marinos y nuestro modo de vida y por lo tanto no seamos apartados de nuestros mares para industrializar los caladeros”, pormenorizó Teixeira.

A partir de ahora, marcada la hoja de ruta, los esfuerzos de la plataforma reacia a poblar el mar con molinos eólicos se centrarán en lograr adhesiones políticas a su manifiesto a través de proposiciones no de ley en cada uno de los Parlamentos autonómicos, para los que en cada comunidad autónoma contactará con los portavoces parlamentarios de los diferentes grupos políticos al objeto de recabar su apoyo.

Además, Teixera anunció que solicitarán una reunión con los portavoces de pesca y medio ambiente de los diferentes grupos políticos en el Congreso de los Diputados para pedirles la tramitación de una proposición no de ley que recoja la esencia de su manifiesto, así como sendas comparecencias públicas en las comisiones de Medio Ambiente y Pesca –además de en los parlamentos regionales– para exponer la posición del sector.

A estas gestiones se sumará una petición de reunión con los ministros de Transición Ecológica y Agricultura Pesca y Alimentación, Teresa Ribera y Luis Planas, respectivamente, para exponerles su preocupación por el desarrollo del Plan de Ordenación del Espacio Marino y los planes de las empresas privadas para el desarrollo de parques eólicos en el Cantábrico y su afectación a la actividad pesquera y a la biodiversidad marina. En paralelo, los pescadores quieren ganarse a la opinión pública con una “campaña de concienciación” y en último término prevén organizar movilizaciones cuya fecha y cuyo formato aún no han decidido.

Compartir el artículo

stats