Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El módulo 9 de la prisión de Asturias, confinado por los positivos de varios internos

“Resistimos como podemos, la situación ya era mala antes”, advierte el personal de la cárcel

La cárcel Asturias.

La situación en el Centro Penitenciario de Asturias está, de momento, “bajo control” pero eso no quiere decir que la pandemia no esté teniendo incidencia. Uno de los módulos de la prisión, el nueve, está confinado tras haberse detectado casos de covid, algo que, según explican desde los sindicatos de funcionarios, afecta al normal funcionamiento del centro, puesto que en ese módulo hay internos que realizaban funciones como las de cocineros o panaderos. En estos momentos en el módulo nueve los internos solo salen por turnos a cenar y comer.

La situación de los trabajadores de la prisión se ha complicado un poco más con respecto a una coyuntura que, denuncian los sindicatos, ya era precaria. Desde la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP) señalan que, ante la pandemia, “la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se ha puesto de perfil”. “Estamos hablando de servicios de 24 horas y en un lugar cerrado en un cuerpo que tiene 120 vacantes sin cubrir, a lo que hay que sumar el pico de la pandemia”, por lo que, añaden, “en Asturias estamos dando el servicio a duras penas, con peonadas y con una situación laboral lamentable”.

En una línea similar se manifiestan desde el sindicato CSIF, donde aseguran que “de momento el servicio está bajo control”, pero lamentan que “está cogido con pinzas”: “Hay tensión, agotamiento, la edad de la plantilla es muy alta y con la pandemia todo se complica”, añaden. Desde CSIF insisten en que llevan “mucho tiempo denunciando la grave situación del personal en el Centro Penitenciario de Asturias” y no descartan que “si la cosa se complica” se pueda llegar a un colapso que, de momento, se ha podido esquivar. También la asociación Tu Abandono Me Puede Matar denuncia la situación por la que atraviesa la prisión de Asturias y que el cierre del módulo nueve “afecta al funcionamiento del centro”, ya que las labores que efectuaban los ahora confinados están siendo ejercidas por “gente con menos capacitación”.

A su vez, explican que por ser contactos estrechos de un contagiado los funcionarios no están yendo para casa ni les están haciendo pruebas dentro del centro. En definitiva, también desde TAMPM explican que los trabajadores de la prisión están “aguantando como pueden”.

Claves de interés


Casos en internos. Los casos en los internos del Centro Penitenciario de Asturias han obligado a cerrar el módulo nueve, donde había personal que ejercía labores como la de cocineros o panaderos de la prisión.

Los trabajadores del centro resisten. Los sindicatos aseguran que, de momento, el personal que trabaja en el centro está cumpliendo su labor pero que los problemas de personal que ya existían antes de la pandemia hacen que, con esta sexta ola, la situación sea límite.

Compartir el artículo

stats