Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo uno de cada 400 contagiados de covid en Asturias tiene que ingresar en la UCI

La ocupación de las unidades de críticos permanece estabilizada y los médicos descartan un aluvión de enfermos pese al pico de contagios

Un paciente de covid en la UCI Europa Press

La ocupación por enfermos de covid de las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales asturianos apenas ha experimentado variaciones en lo que va de mes. El pasado 2 de enero tenían 52 pacientes y ayer, lunes, 56, después de haber pasado por picos de 60 y 58. Los augurios de un gran incremento no se están cumpliendo (por ahora). Está muy lejos aquel 18 de noviembre de 2020 en el que las áreas de críticos llegaron a albergar a 150 enfermos de covid. Y eso que, en el momento actual, la incidencia de contagios es seis veces superior a la de entonces.

La décima parte de ingresos. Las cifras de ingresos en las unidades de críticos nada tienen que ver con las anteriores a la llegada de la vacuna. Entre el pasado mes de diciembre y la primera mitad de enero, las UCI de Asturias han contabilizado 156 ingresos de enfermos de covid, cifra que equivale al 0,26 por ciento de los contagios computados en ese mismo periodo. Dicho de otra manera, llega a cuidados intensivos uno de cada 400 infectados. En la dramática segunda ola epidémica, entre octubre y noviembre de 2020, la tasa de infectados que llegaron a las unidades de críticos fue exactamente diez veces superior, del 2,6 por ciento. O sea, ingresaba en la UCI uno de cada 40 diagnosticados de coronavirus.

Vacuna ¿y más factores? ¿Qué media entre la segunda ola y esta sexta? Que se sepa, dos factores: la vacunación, que se inició en los últimos días de 2020, y una variante del virus causante del covid-19, la ómicron, que genera menos daños que las anteriores. Lo que los expertos tratan de esclarecer es si esta variante es menos grave por una menor agresividad, o si ese daño es menor por la acción de la vacuna. “Se está transmitiendo una sensación de que ya no tenemos nada, de que ómicron es leve, pero esto es así para los que estamos vacunados. Sin embargo, para el que no está vacunado, y son decenas de miles de personas en Asturias, esta nueva variante es enormemente catastrófica”, subraya Mario Margolles, jefe del servicio de Vigilancia Epidemiológica de la Consejería de Salud del Principado.

Una sorpresa agradable. Es bien conocido que la pandemia de coronavirus ha dado bastantes sorpresas negativas en los casi dos años que lleva entre nosotros. Sin embargo, de vez en cuando sorprende para bien. Es lo que está sucediendo con la ocupación de las UCI por parte de enfermos infectados. Los epidemiólogos, los gestores y los sanitarios llevan alertando desde finales del pasado mes de diciembre de un aumento de los ingresos en las áreas de enfermos críticos y de un incremento de la presión de estas unidades. El temor tiene justificación, puesto que a una gran oleada de casos suelen seguirla una subida de hospitalizaciones en planta y, unos días más tarde, una llegada masiva de enfermos a las UCI. Nadie se atreve a decir que esto no vaya a suceder, pero lo cierto es que, hasta el momento, no ha sucedido.

¿Qué está pasando y qué puede pasar en las UCI? Las respuestas las ofrece Dolores Escudero, jefa de la UCI del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Para empezar, una premisa: “No está bajando la estancia media de los pacientes que ingresan”. Dicho de otro modo, la gravedad de los enfermos que llegan a la cuidados intensivos es básicamente igual que en las olas anteriores. Segunda respuesta: “Tenemos menos pacientes que en olas previas ciertamente por la vacunación”. Sobre el futuro inmediato, la doctora Escudero señala que “después del máximo de interacción social [de la pasada Navidad] el pico correspondería a esta semana y la próxima”. Y agrega la jefa de la UCI del HUCA: “No espero muchos más pacientes. De hecho, está bajando el número de ingresados tanto en planta de hospitalización como en UCI. Nosotros hoy [por ayer] tenemos 36 pacientes y el viernes había 41”. La intensivista resume la situación de manera gráfica: “Ya hemos atravesado el Mississippi”. Todavía queda camino, pero ahora es solamente llanear”.

La ola “ómicron”, tan grande como las cinco anteriores juntas. La sexta onda pandémica del covid, denominada por algunos “ola ómicron”, ya ha contagiado a a más asturianos que las cinco olas precedentes: un total de 71.798 infectados desde el pasado 11 de octubre. Los expertos y los sanitarios confían en que la región esté tocando techo estos días en cuanto a contagios; que en cosa de una semana se llegue al tope de hospitalización en planta; y que a fin de mes se alcance el máximo de ocupación de las UCI. Esas mismas fuentes admiten que todo pronóstico ha de ser emitido y recibido con prudencia. Pero la prudencia va tiñéndose de optimismo. Ayer, lunes, los hospitales asturianos tenían en planta 369 pacientes, los mismos que el miércoles pasado. Y eso a pesar de que los fines de semana se dan menos altas. Habrá que ver cómo evolucionan las cifras en la primera mitad de esta semana.

Nueve muertes durante el fin de semana. De los datos del pasado fin de semana (tres días, de viernes a domingo), la peor noticia ha sido la muerte de nueve personas por coronavirus. Algunas, jóvenes, como dos mujeres de 34 y 49 años.

Científicos asturianos descubren un tipo de vidrio y una arcilla que eliminan virus


Un equipo de investigadores españoles, en el que ha participado un grupo de Asturias, ha identificado un tipo de vidrio y una arcilla que tienen una potente actividad viricida. Este hallazgo de bajo coste puede servir para descontaminar superficies, líquidos y aires que contengan partículas virales. En solo diez minutos, estos dos materiales inorgánicos reducen más del 99 por ciento la capacidad de infectar de los virus con los que entran en contacto, por lo que podrían utilizarse para desinfectar o desarrollar fármacos antivirales con baja o ninguna toxicidad. Los nuevos materiales se han probado con los virus del covid-19, de la gripe, del herpes simple y con adenovirus, y también son eficaces contra bacterias y hongos, según informa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El estudio, publicado en la revista “Materials Today Bio”, ha sido realizado por investigadores del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN, CSIC-Universidad de Oviedo) y de la Universidad CEU San Pablo. También han participado investigadores del CISA-CSIC, del CIMA (Universidad de Navarra), y de la Universidad Complutense de Madrid.

Compartir el artículo

stats