Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cambios en el protocolo covid de colegios que enfadan a los directores: "No somos enfermeros ni policías"

“Nos cargan de responsabilidades que no nos competen”, claman en los centros asturianos | Las familias podrán confirmar positivos con test de antígenos

Varios niños y niñas acceden a un colegio en tras las vacaciones navideñas. José Luis Roca

En los centros educativos asturianos cunde el enfado. Los directores de colegio e instituto salieron ayer echando humo de una reunión telemática con el Principado en la que se les comunicó, según su versión, que a partir de ahora serán ellos quienes confinen aulas por covid –a partir de cinco contagios– en lugar de Salud. “Cada vez nos cargan de mayores responsabilidades y, además, responsabilidades que no nos competen”, clamaron los responsables de centros, que para confirmar los positivos tendrán que pedir declaraciones responsables a las familias. Otro cambio sustancial es que no hará falta aportar pruebas PCR y servirá con el resultado de un test de antígeno hecho en casa.

Esta última novedad, alertan los directores, traerá problemas. “Puede darse el caso de que confinemos una clase y que al final no fuese necesario porque resulta que un test que dio positivo era en realidad negativo”, comentan. Por otro lado, advierten, “las familias pueden utilizar las veces que quieran una misma foto de un test positivo y padres que tengan miedo al covid aportarla como excusa para no llevar a sus hijos a clase”. “Sigamos sumando carga y tensión a los equipos directivos”, denunciaron. Las direcciones de institutos también echaron en contra de otra modificación que plantea Salud: dejar de cerrar aulas a partir de la ESO por el alto grado de vacunación, con pauta completa, del alumnado. “Eso complicará enormemente la gestión de casos; es una faena”, manifestaron. “No son conscientes de todo el trabajo que tenemos encima. En Salud están saturados, pero nosotros llevamos dos años trabajando 24 horas, sin fines de semana y con llamadas en cualquier día y a cualquier hora”, protestaron. Sobre esta polémica se pronunció CC OO: “Somos docentes, no enfermeros, tampoco policías como para estar detrás de las familias con las declaraciones responsables”.

Más de 160 bajas por covid

Por otro lado, Educación publicó ayer la convocatoria ordinaria de interinos –la que sale todos los martes y que se adjudica los jueves–, con un total de 295 plazas, de las cuales 161 son de covid. Esto significa que hay casi el triple de bajas por coronavirus que hace una semana. En el anterior llamamiento, que salió un día después del inicio del segundo trimestre, se notificaron 227 faltas, de las que tan solo 54 estaban relacionadas con el virus. El sindicato mayoritario de la pública, ANPE, calificó de “preocupantes” estas cifras. “Los datos de bajas coinciden con los aportados por la Consejería, los de bajas covid no. El Gobierno trata de calmar, pero nuestro razonamiento es imbatible. En 2020 y 2021 había 87 plazas en estas mismas fechas y este año, con ómicrom, hay 295. La diferencia es clara: 208 bajas más, que se deben a la pandemia. Ni hay filomena ni gripes ni otro motivo”, expresó el vicepresidente de la organización, Pepe Rubio. El representante de ANPE puso el foco en que la mayoría de las bajas, 136, se concentran en el cuerpo de maestros, ya que “los alumnos de Primaria están vacunados hasta el 40%” y, en consecuencia, “el virus circula libremente” por las aulas.

CC OO también consideró alarmante el ascenso de bajas por covid, que ya superan las 200. Este dato “nos demuestra que algo no se ha hecho bien en la planificación del curso. Volvemos a decir que hay que reducir ratios, una medida que funcionó el pasado curso”, comentó el secretario general de Enseñanza, Borja Llorente. “Por no invertir más en personal están al final perdiendo más dinero, al tener que cubrir bajas”, apuntó.

Novedades en la concertada

Este jueves, tal y como explicó la Consejería de Educación, entrará en funcionamiento el nuevo sistema de llamamiento exprés para hacer frente al pico de contagios por ómicron. Estas convocatorias, que se realizarán los lunes, jueves y viernes y que convivirán con la ordinaria durante al menos un mes, serán “imprescindibles”, según ANPE, para “mantener la actividad lectiva en los centros”. Ayer el equipo de Lydia Espina presentó el procedimiento a las patronales y sindicatos de la concertada, tras hacerlo el lunes con los de la pública. La reacción general fue de satisfacción.

“Es de agradecer que se haya implementado este sistema para dar respuesta con agilidad a una necesidad de esta envergadura y también que desde un primer momento la Consejería haya contado con la concertada que, al igual que la pública, se ve afectada por la alta incidencia de casos positivos”, valoró el presidente de Escuelas Católicas, Simón Cortina. En la misma línea, OTECAS aplaudió que “se haya tenido en cuenta nuestras reivindicaciones y se haya implementado un procedimiento idéntico al de la pública”. Ahora bien, matizó el secretario general, José Manuel Cueto, “en la reunión hemos trasladado a la Consejería que este procedimiento, que tiene un carácter excepcional, debería mantener en el tiempo dadas las plantillas que tenemos en la enseñanza concertada asturiana, las más bajas de España, y a años luz de las de la pública”. Según el procedimiento ordinario, en la concertada no se cubre una baja hasta el décimo día. Por su parte, Pilar Méndez, de FSIE, consideró que “esta decisión era necesaria”, pero advirtió que “seguimos estando en peores condiciones que la pública, ya que se está pidiendo el mismo número de profesores de baja en ambas redes cuando nuestras plantillas son muy inferiores”.

Educación no publicó ayer, como viene siendo habitual, la incidencia de covid en las aulas “por –justificó– el elevado número de positivos que la Consejería de Salud está teniendo que gestionar, unido al cambio en el procedimiento de cuarentenas”.

Compartir el artículo

stats