Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así vive la gran ola de ómicron el mayor colegio de Asturias: "Está siendo estresante y frustrante"

El Santa María del Naranco, en Oviedo, afronta su peor momento covid, con 73 alumnos contagiados: "Nos llegan casos por todos lados; los centros nos hemos convertido en consultores para los padres"

El profesor José Escobedo, con alumnos, en una clase de Primaria del colegio Santa María del Naranco

“Estresante y frustrante”. Con esas dos palabras resume el director del colegio más grande de Asturias, el Santa María del Naranco, en Oviedo, los primeros días de clases del segundo trimestre en medio de la gran ola ómicron. Jaime Nicolás Alvarodíaz asegura que su centro, con 1.825 alumnos, vive ahora su peor momento covid, con 73 estudiantes contagiados (el 4%). Gestionar ese volumen de casos, confiesa, es “laborioso” y más “cuando la administración sanitaria está desbordada y nos traspasan a los equipos directivos cada vez más responsabilidades”. Las últimas: confinar ellos aulas a partir de cinco casos positivos o del 20% de su alumnado infectado, sirviendo para ello test de antígenos hechos por las familias en casa. 

“Asumiremos lo que nos echen, pero se toman medidas que no sé si tienen mucho rigor científico. Hace un mes se cerraba una clase en Primaria con un único positivo y se rastreaban sus contactos estrechos. Ahora todo eso ha desaparecido”, reflexiona. Sobre los test de antígenos, Álvarodíaz dice, por un lado, que es mejor “pecar de prudentes” y admitirlos como prueba en un momento en el que la realización de PCRs está saturada, pero, por otro, cree, “se abre la puerta a que familias antisistema no lleven a sus hijos a clase”. 

En el Santa María del Naranco estuvieron aún en las vacaciones de Navidad confinando clases. Sin embargo, ahora la situación es mucho más crítica. “Antes estaba todo más controlado, te llamaban directamente del Sespa. Hoy en día, sin embargo, te llegan casos por todos lados. Los colegios también nos hemos convertido en consultores de los padres. Te llaman para preguntarte qué hacer ante cualquier situación, para decirnos que todavía no les citaron para hacer la PCR... Para todo”, comenta. A pesar de los 73 positivos actuales, en el gigante escolar ovetense no hay ninguna clase en cuarentena, tras los últimos cambios introducidos en el protocolo, que supusieron una flexibilización en los confinamientos.

Jaime Nicolás Alvarodíaz, director general del colegio Santa María del Naranco FERNANDO RODRIGUEZ

Otro dolor de cabeza que tienen en el Santa María del Naranco son las bajas de profesores y, aunque mañana entrará en funcionamiento el nuevo modelo de llamamiento exprés, Jaime Nicolás Alvarodíaz cree que la medida “se queda corta” y “no resolverá el problema”. “Los umbrales establecidos en función del tamaño del claustro son muy altos. Nosotros, que contamos con 120 docentes, se nos exige tener más de siete bajas. Empezamos el segundo trimestre con seis y eso ya fue un trastorno enorme, fue una semana de locos. Así que llegar a acumular siete faltas es poner el colegio patas arriba. Esperamos no llegar nunca a ese número”, se queja. Dicho esto, el procedimiento urgente, que saldrá tres días a la semana durante al menos un mes, supone una notable mejora con respecto al ordinario, que solo permite cubrir bajas a partir del décimo día. Pese a que la carga cada vez es mayor, Alvarodíaz no está dispuesto a tirar la toalla. “¿Cómo la vamos a tirar? Eso sería una irresponsabilidad. Todos tenemos que colaborar”, concluye. 

Compartir el artículo

stats