Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La evolución de la pandemia de coronavirus

¿Ha servido para algo el pasaporte covid en Asturias? Esto es lo que dicen los datos

El Principado registró ayer más de 3.000 nuevos contagios, una cifra que se aleja de los más de 3.800 casos contabilizados justo una semana antes

Cartel que avisa del la necesidad de mostrar el pasaporte covid. RICARDO SOLIS

El Gobierno del Principado anunció ayer que, desde el próximo jueves, ya no será obligatorio mostrar el pasaporte covid en Asturias. La pregunta que muchos se hacen hoy es: ¿ha servido para algo? En parte, sí. En cierta medida, la obligatoriedad del pasaporte covid ha cumplido el objetivo principal que perseguía, el de estimular la vacunación de aquellas personas que habían decidido no hacerlo hasta ahora. Así lo dicen los datos. Entre el 13 de diciembre, cuando empezó a hablarse de imponer el certificado de vacunación para entrar a bares y gimnasios, y el 19 de enero, el miércoles pasado, se vacunaron en Asturias por primera vez unos 4.800 adultos.

Esta etapa abarca la imposición en muchas comunidades autónomas del pasaporte covid y el anuncio de que en Asturias también se iba a exigir para entrar en ciertos locales, algo que fue obligatorio a partir del 24 de diciembre. Estos números prácticamente doblan a los obtenidos en el mes y medio inmediatamente anterior, cuando se vacunaron en la región 2.600 adultos.

El presidente del Gobierno asturiano, el socialista Adrián Barbón, ha rechazado este viernes la idea de que la aplicación del certificado covid en Asturias haya sido un fracaso. Al contrario, Barbón ha considerado que la medida ha sido "un éxito" porque ha habido unas miles personas que se han vacunado gracias a la imposición del documento.

"El informe que me pasan indica que sobre 5.000 personas se habrían vacunado gracias a la aplicación del pasaporte covid", ha comentado Barbón a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa en Oviedo. Imponer la tenencia de ese documento para acceder a determinados espacios habría "motivado" esa vacunación, según el dirigente asturiano.

El Gobierno asturiano implantó la exigencia del certificado covid-- documento que acredita que una persona ha sido vacunada contra la COVID-19, se ha recuperado de la enfermedad o tiene una prueba negativa en las últimas 48/72 horas-- a partir del 27 de diciembre y con un mes de vigencia, con opción a prórroga. Se exigía su presentación para acceder a determinados espacios, como hostelería, gimnasios o espacios sociosanitarios.

Adrián Barbón defiende la utilidad del pasaporte covid: "Ha sido un éxito porque gracias a él se han vacunado 5.000 personas más"

Adrián Barbón defiende la utilidad del pasaporte covid: "Ha sido un éxito porque gracias a él se han vacunado 5.000 personas más" Amor Domínguez

Sin embargo, este jueves la Consejería de Salud asturiana informaba de que no iba a pedir al Tribunal Superior de Justicia de Asturias alargar la medida, por lo que ya no iba a ser exigible a partir del 27 de febrero. Barbón ha dicho que se ha adoptado esa decisión porque según los datos que se observan, los expertos consideran que se está "doblegando" la curva.

Recordó que se decidió imponer el pasaporte covid en un periodo de tiempo extraordinario, en concreto las fiestas navideñas, y ha insistido en que es una buena noticia el hecho de que 5.000 asturianos se hayan vacunado gracias a esa decisión.

Además del final del pasaporte covid, el Gobierno del Principado también anunció ayer el final del el cierre del interior de los locales de ocio nocturno y las restricciones sobre la venta de bebidas alcohólicas por la noche en gasolineras y comercios minoristas. Lo que sí se mantiene es el horario de cierre, a la una de la madrugada, para los negocios de hostelería diurna y restauración. Sin embargo, los locales de ocio nocturno podrán permanecer abiertos el tiempo que les permita su licencia. Estas restricciones, que se pusieron en marcha el día de Nochebuena con el objetivo de frenar el aumento de casos que dio lugar a la sexta ola, van a acabar tras estar vigentes un mes.

Pero no hay barra libre en la vuelta de discotecas y bares de copas. La consejería de Salud impone ahora una serie de normas para los usuarios del ocio nocturno que deberán ser de obligado cumplimiento. En este tipo de locales no se permitirá el consumo de barra en el interior. En esos espacios interiores se deberá, además, mantener una distancia de metro y medio entre clientes de diferentes grupos de convivencia estable, y el consumo de comida y bebida se hará en mesas y con una distancia entre las sillas de diferentes mesas también de metro y medio, con un máximo de diez personas por mesa. En cuanto a la pista de baile, será obligatorio el uso permanente de la mascarilla. También se regularán las actuaciones musicales en directo, donde deberá mantenerse una distancia de cuatro metros entre músicos y espectadores, teniendo que estar siempre garantizado el uso obligatorio de la mascarilla. Se mantiene, por su parte, la obligatoriedad de tener medidores de CO2, que deberán estar a la vista y no superar en ningún momento las 800 partículas por millón (ppm). Si se alcanza, “será necesario aumentar la ventilación natural o forzada y reducir el aforo del local para que baje el riesgo de transmisión”.

Asturias vuelve a registrar más de 3.000 nuevos casos

La Consejería de Salud detectó ayer 3.016 casos de coronavirus y se registró el fallecimiento de dos mujeres de 74 y 89 años, y tres hombres de 54, 76 y 83 por esta causa.

Actualmente hay 428 pacientes hospitalizados con sospecha o confirmación de covid, de los que 376 están en planta y otros 52 permanecen ingresados en UCI.

La ocupación total por covid en los hospitales es del 12,24% y en el caso de las UCIs se sitúa en el 16,93%.

Compartir el artículo

stats