Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La evolución de la pandemia de coronavirus

Así son las nuevas medidas para bares y ocio nocturno (y las dudas y enfado que generan en la hostelería)

Malestar en la patronal hostelera al mantenerse limitaciones: “Vuelven a castigarnos cuando se ha visto que con el cierre del ocio nocturno siguió creciendo el covid”

El pasaporte covid y el cierre del interior de los locales de ocio nocturno se acaban en Asturias el próximo jueves. Así lo anunció en la tarde de ayer la consejería de Salud, que también levanta las restricciones sobre la venta de bebidas alcohólicas por la noche en gasolineras y comercios minoristas. Lo que sí se mantiene es el horario de cierre, a la una de la madrugada, para los negocios de hostelería diurna y restauración. Sin embargo, los locales de ocio nocturno podrán permanecer abiertos el tiempo que les permita su licencia. Estas restricciones, que se pusieron en marcha el día de Nochebuena con el objetivo de frenar el aumento de casos que dio lugar a la sexta ola, van a acabar tras estar vigentes un mes.

Pero no hay barra libre en la vuelta de discotecas y bares de copas. La consejería de Salud impone ahora una serie de normas para los usuarios del ocio nocturno que deberán ser de obligado cumplimiento. En este tipo de locales no se permitirá el consumo de barra en el interior. En esos espacios interiores se deberá, además, mantener una distancia de metro y medio entre clientes de diferentes grupos de convivencia estable, y el consumo de comida y bebida se hará en mesas y con una distancia entre las sillas de diferentes mesas también de metro y medio, con un máximo de diez personas por mesa. En cuanto a la pista de baile, será obligatorio el uso permanente de la mascarilla. También se regularán las actuaciones musicales en directo, donde deberá mantenerse una distancia de cuatro metros entre músicos y espectadores, teniendo que estar siempre garantizado el uso obligatorio de la mascarilla. Se mantiene, por su parte, la obligatoriedad de tener medidores de CO2, que deberán estar a la vista y no superar en ningún momento las 800 partículas por millón (ppm). Si se alcanza, “será necesario aumentar la ventilación natural o forzada y reducir el aforo del local para que baje el riesgo de transmisión”.

Este levantamiento parcial de restricciones no ha contentado en absoluto a la patronal hostelera Otea. Su presidente, José Luis Álvarez Almeida, recalca que “no levantan las restricciones”. “La restauración sigue cerrada hasta la una y el ocio nocturno sigue con restricciones”, denuncia. Además, se hace la siguiente pregunta: “¿Todos estos cierres que hemos hecho, en los que se ha demostrado que con ellos siguieron creciendo los contagios, sirvieron para algo?”. Además, insiste en que “volver a poner restricciones al ocio nocturno es volver a castigarlos”.

Una cuestión, para Álvarez Almeida, que es también de imagen: “Es volver a poner el foco en la hostelería cuando no somos el problema sino parte de la solución”. Y vuelve a preguntarse: “¿Por qué tienen que castigarnos y obligar a los restaurantes a cerrar a la una? ¿Va a haber más contagios a la una que a la una y media?”. El presidente de Otea considera que si lo que quieren es que “la gente vaya a dormir primero, que le digan a la sociedad que vaya a dormir primero” pero que no obliguen a cerrar antes a negocios con licencias de apertura hasta más tarde: “¿Por qué no podemos hacer uso de ellas?”, insiste.

Además, Almeida señala que “hay trabajadores que salen a las diez de la noche de trabajar un sábado, como quienes trabajan en un supermercado, y tienen derecho a ir a casa a ducharse e ir a un restaurante a cenar a las once y media o doce con amigos o su familia. ¿La gente que trabaja en un supermercado tiene menos derechos que los que trabajan en las consejerías del Principado?”, se pregunta. Al presidente de Otea tampoco le gustó la manera en la que les fue comunicada la reapertura del ocio nocturno: “Estuve en Madrid, en Fitur, y me despedí a las cinco de la tarde de la consejera y la viceconsejera de Turismo; y el presidente del Principado estuvo en la feria con nosotros, pero nadie nos informó de todo esto”.

Asimismo, desde el sector hostelero hay varias voces que se cuestionan la "incoherencia" de que se obligue a bares y restaurantes a cerrar a la una de la madrugada aunque tengan licencia para seguir funcionando una hora más y, sin embargo, el ocio nocturno, aun con restricciones, pueda abrir "hasta las siete de la mañana". Una cuestión que, advierten, señala "el sinsentido" de las normas salvo que "al redactarlas se hayan liado o piensen que todos los restaurantes y bares tienen licencia solo hasta la una".

El Sindicato Médico (SIMPA) recoge firmas para que la Junta repruebe al consejero de Salud


El Sindicato Médico de Asturias (SIMPA) ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas entre los ciudadanos de la región para solicitar la reprobación del consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, en la Junta General del Principado. El motivo aducido por el SIMPA es que el titular de Salud ha mostrado una “actitud de desconsideración y abandono hacia el primer nivel de Atención Sanitaria, y en especial hacia los médicos de Atención Primaria”. Se da la circunstancia de que, años atrás, Pablo Fernández fue delegado sindical de la citada organización. En cuanto a la evolución de la pandemia de covid-19, ayer se observó de nuevo que la ocupación de los hospitales por enfermos de coronavirus ha entrado en fase de contención, cuando la mayor parte de los responsables sanitarios pensaban que seguiría aumentando, al menos, hasta el final de esta semana. En la mañana de ayer había 410 pacientes hospitalizados con sospecha o confirmación de covid. De ellos, 354 estaban en planta y 56 en cuidados intensivos (UCI). La cifra de planta es menor que la del pasado día 9 (367) y la de UCI apenas ha aumentado desde principios de mes. Anteayer, miércoles, se registró el fallecimiento por covid de dos mujeres de 88 y 88 años, y un hombre de 56. La Consejería de Salud informó de 3.414 casos nuevos, una cifra elevada pero que sigue alimentando la idea de que la curva de la sexta ola ya haya tocado techo y está empezando a descender, en particular, en algunos tramos de edad. En tres días de esta semana, la Consejería ha dado un dato de contagiados y posteriormente lo ha rectificado a la baja.

Compartir el artículo

stats