Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conseguir 110 alumnos más de máster, una de las 28 metas “posibles” para la Universidad de Oviedo este año

El Principado supedita al logro de objetivos recogidos en los rankings 2,5 millones de su financiación | En 2023 verá la luz el convenio “más ambicioso y largo” de la historia: 10 años

Patio del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo Luisma Murias

Conseguir 110 estudiantes de máster más (hasta los 3.550), captar a 31 alumnos extranjeros más (hasta los 630), contratar a 150 investigadores más (hasta los 380) y sumar 150 sexenios de investigación más (hasta los 3.441). Estos son cuatro de los 28 objetivos “realistas” y “alcanzables” que el Rectorado de Ignacio Villaverde y la Consejería de Ciencia de Borja Sánchez han fijado este año para la Universidad de Oviedo. De la consecución de estas metas, recogidas en los rankings internacionales, dependerá que la institución académica asturiana reciba una financiación extra de 2,5 millones de euros. El modelo económico de 2022 será de “transición” y servirá de “base” para cerrar el contrato-programa “más ambicioso y más largo de la historia” entre el Principado y la Universidad. Tendrá una duración de hasta diez años, lo que permitirá, según resaltó el titular de Ciencia, dar “estabilidad financiera” a la institución universitaria hasta 2032.

“En vez de cuatro años, el contrato- programa (es un convenio de financiación) tendrá una duración de seis años, que podrá extenderse a diez”, explicó el consejero Borja Sánchez, que presentó este lunes el nuevo modelo junto al rector, Ignacio Villaverde, la directora general de Universidad, Cristina González, y el vicerrector de Relaciones Institucionales y Coordinación, Humberto R. Solla. El contrato-programa que abarcará hasta 2028, ampliable a 2032, está aún en fase de elaboración, pero se firmará en los próximos meses. La idea del Consejero de Ciencia es ampliar la parte variable del presupuesto, que en la actualidad representa el 1,8% (2,5 millones) de la aportación total que el Principado hace a la Universidad (140 millones).

Esa parte variable no es nueva, pues ya existía en el anterior contrato-programa firmado con el Rectorado de Santiago García Granda. Lo que cambian son los objetivos a los que se supedita la financiación extra. “Los indicadores se modifican profundamente”, dijo el rector, Ignacio Villaverde. En concreto, son 28 objetivos, divididos en seis grandes bloques: formación, internacionalización, investigación, transferencia, gasto en energía, e inclusión e igualdad. Algunas metas concretas son aumentar el número de estudiantes de postgrado y de alumnos extranjeros, mejorar las tasas se rendimiento y de éxito en grado, firmar más prácticas de empresa, incrementar la movilidad nacional de los universitarios, conseguir más publicaciones científicas en Scopus (una base de datos bibliográfica de resúmenes y citas de artículos), elevar los sexenios de investigación, subir el número de tesis defendidas, firmar más cátedras de empresa, lograr más patentes, implantar la contabilidad analítica, romper techos de cristal...

Del cuadro resumen de indicadores se desprende que algunos objetivos son poco exigentes, como pasar de 241 a 244 patentes, diseños industriales o spin off; o pasar de 24 a 27 cátedras de empresa. Pero, como explicó el Rector, “lo que nos hemos puesto son metas posibles”, a conseguir en el plazo de un año. La mayoría de estos ítems, además, “son los recogidos en los principales rankings internacionales”. Por lo que “aspiramos a poder subir en las clasificaciones mundiales”, dijo el Consejero de Ciencia, que incidió en el hito de que el futuro contrato- programa podrá durar diez años, traspasando legislaturas y mandatos en el Principado y la Universidad. “Esto nos permitirá tener un escenario estable en el tiempo, poder hacer una planificación estratégica y tener una mirada larga”, celebró Ignacio Villaverde, que calificó de “éxito” el nuevo modelo.

El contrato- programa 2023-2032 está en construcción, pero, de mantenerse la financiación actual, “estaríamos hablando de 1.500 millones”, afirmó Borja Sánchez. El presupuesto de este año, de 150 millones, creció un 2,7% y se divide de la siguiente forma: 140 millones de aportación ordinaria, 2,5 de financiación en función de objetivos, 1,6 de plan de inversiones y 5,3 por compensación de tasas. En este sentido, subrayaron Sánchez y la directora general Cristina González, “somos la única comunidad que no tendrá que bajar los precios de matrícula de este año y la Universidad ingresa por ellas lo mismo que en 2017”, cuando empezaron a disminuir las cuantías.

“Nunca habíamos tenido un incremento de presupuesto como el del presente ejercicio. Hemos recuperado y mejorado lo que teníamos antes de la crisis. Así que afrontamos 2022 con una situación económica solvente”, manifestó el Rector. A partir de ahora, apostilló, “habrá que debatir hacia dónde queremos que vaya nuestra Universidad”. Y en esas están con el Principado. Los objetivos fijados para este año servirán de experimento para ver cuáles funcionan y cuáles no. “Los indicadores se revisarán y actualizarán cada año. No se trata de ponerlos y ya”, dijo la directora general de Universidad, Cristina González.

En el anterior contrato-programa la institución académica consiguió 2 de 2,5 millones de la parte variable. Ahora el equipo de Ignacio Villaverde va a por todas y en los próximos días presentará un “paquete de medidas” para conseguirlos. Estarán recogidas en un Plan Estratégico de la Universidad, que vendrá acompañado de un Plan Estratégico de Estudios y otro de Infraestructuras. “Queremos ponerlos en marcha cuanto antes”, sentenció.

Compartir el artículo

stats