Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Universidad invita a sus científicos a salir unos meses fuera y volver “con contactos”

La institución promoverá con 200.000 euros estancias breves en laboratorios para “reforzar la dimensión internacional” de las plantillas

El claustro del edificio histórico de la Universidad de Oviedo.

La Universidad de Oviedo quiere que sus docentes e investigadores salgan unos meses al extranjero, amplíen sus conocimientos y regresen a las aulas y laboratorios asturianos “con contactos” hechos en centros internacionales. El primer Plan Plurianual de Investigación y Recursos Humanos 2022-2023, lanzado por el rectorado de Ignacio Villaverde con un presupuesto inicial de 1,8 millones, contempla una línea de ayudas para la “movilidad de excelencia” de 200.000 euros. En concreto, la institución académica, y gracias a un convenio firmado con el Banco de Santander, sacará dos tipos de ayudas: para personal investigador en formación y para profesorado. Las estancias durarán entre uno y tres meses.

Con estas movilidades, el equipo de gobierno de la Universidad pretende “reforzar la dimensión internacional del claustro, potenciando la incorporación de profesores procedentes de universidades extranjeras o de centros públicos o privados de prestigio internacional”. Cada estancia “incluirá sesiones lectivas docentes y colaboraciones en investigación”, recoge el documento, que será presentado en los próximos días. El Rectorado confía en que los contactos que los profesores asturianos establezcan con el exterior “fructifiquen en convenios o acuerdos entre la Universidad de Oviedo y la institución de destino”.

Al mismo tiempo que quiere mejorar lo que ya tiene, la Universidad se propone, por otro lado, captar nuevo talento científico. Para este fin, mejorará con fondos propios las ayudas que concede el Ministerio a investigadores y técnicos de laboratorio. Por ejemplo, los contratos Ramón y Cajal, que son los más competitivos en el ámbito nacional para investigadores posdoctorales, parten de una cuantía de 33.720 euros al año por persona. La Universidad aportará ahora 16.280 euros más para llegar a los 50.000. Lo mismo hará con los contratos Juan de la Cierva Incorporación, que llegarán a los 38.303 euros por investigador, al poner 9.303 sobre los 29.000 que da el Gobierno. Los Juan de la Cierva Formación pasarán de 25.000 euros anuales a 33.000, al desembolsar la Universidad 8.000.

El aumento de sueldos beneficiará también a los técnicos de laboratorio: 14.873 euros más para licenciados o diplomados hasta alcanzar los 27.873, y 11.000 euros más para los de FP hasta sumar 23.000. El rectorado de Villaverde tampoco se olvida de los investigadores predoctorales y contempla en su plan “un mínimo de 10 contratos anuales”, de 21.500 euros por ejercicio. Se reservarán dos contratos para cada una de las cinco ramas del conocimiento y las ayudas tendrán una duración de cuatro años en total.

Por otro lado, se convocará todos los años una plaza de investigador doctor “distinguido”, dotada con 75.000 euros anuales. Esta figura está pensada para “hacer tareas de investigación específicas y singulares de gran relevancia para un ámbito de conocimiento”. Asimismo, la Universidad promoverá la formación de consorcios para participar en convocatorias internacionales o crear unidades de excelencia, con 25.000 euros. La otra pata de este programa es la preparación de proyectos, que será apoyada con 75.000 euros.

Compartir el artículo

stats