Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ocio nocturno vuelve al tajo: “Esto no ha servido para detener los contagios”

La patronal OTEA agradece la agilidad de las ayudas a los hosteleros de la noche: “Las están copiando otras comunidades autónomas”

Sara Jordán.

Información elaborada por: Elena García y Pablo Álvarez (Oviedo), Saúl Fernández (Avilés), Julio Vivas (Langreo), Ignacio Peláez ­(Gijón) e Inés Gago (Pola de Siero).

“Que levantaran la restricción de horarios es lo que estábamos esperando”, destacó ayer José Álvarez Almeida, presidente de la patronal de la hostelería asturiana (OTEA), quien celebró que los bares y cafeterías dejen de tener que cerrar a la una de la madrugada y, a su vez, dio la bienvenida a la reapertura, desde hoy, viernes, del ocio nocturno, incluido el consumo en las barras (con distancia interpersonal de 1,5 metros). Asimismo, agradeció al Gobierno regional la agilidad en las ayudas a este sector, “que están siendo copiadas por otras comunidades autónomas”.

“Los análisis históricos aclararán cosas, pero a nuestro juicio el cierre del ocio nocturno no ha servido para detener los contagios. Cerramos los locales y los contagios están en todos los sitios”, argumentó Almeida, quien agregó: “En todas las comunidades autónomas ha sucedido lo mismo: las que han cerrado el ocio nocturno y las que no”.

El presidente de OTEA expresó su confianza en que, “la semana próxima o la siguiente”, decaigan las limitaciones -de índole menor, como la separación de mesas- que aún pesan sobre la hostelería regional.

Xaviel Antonio Ruiz preparando un cóctel ante Fabio Gil en La Buena Vida. Juan Plaza

José Alvarez Almeida agradeció la intermediación de la viceconsejera de Turismo del Principado, Graciela Blanco, para suprimir la obligación de cerrar a la una de la madrugada: “Le pedí ayuda personalmente, por teléfono, y tanto ella como la directora general de Salud Pública, Lidia Clara Rodríguez, tuvieron a bien atender la petición de OTEA”.

En el mismo tono conciliador, el presidente de los hosteleros expresó su gratitud al Ejecutivo autonómico por las ayudas concedidas a los empresarios del ocio nocturno para compensar las pérdidas de los cierres. “Se ven los frutos del trabajo, de la constancia y de los documentos que presentamos, con unos mecanismos que están siendo copiados por otras comunidades autónomas”.

Miguel Villabrille.

En Oviedo, el ocio nocturno afronta la reapertura “con mucha mano izquierda y más trabajo”. “La gente tiene muchas ganas de volver a salir”, explica Begoña Yugueros, de “La Leyenda del gallo”. Según el presidente la Asociación de Bares de Copas de Oviedo, Pepe Reina, “los locales tienen ganas de trabajar como es debido y dejar de ser vistos como los culpables de toda la situación”. Por eso, medidas como permitir el uso de las barras ayuda a normalizar el panorama y desahogar la jornada: “Así se acercan, piden y se les atiende mucho más rápido. No hay que estar pendientes de lo que quiere cada persona y llevarlo de un lado a otro”, afirma Yugueros. La tónica general es que “hay necesidad de divertirse después de tanta tensión psicológica”.

Los hosteleros avilesinos consideran que “se nos falta al respeto de forma sistemática: no puede ser que hoy no sepamos lo que va a pasar con nuestros negocios, con nuestros empleados o con los clientes. No sabemos qué tenemos que pedir a nuestros proveedores para este fin de semana: estamos a jueves. ¿Tanto cuesta que se nos tenga un poco de respeto”, lamentó Miguel Villabrille, propietario de “Plaza’s” (Avilés).

Begoña Yugueros.

La hostelería nocturna de Siero está harta de idas y venidas. Cada vez que hay un cierre, “se nos desestructura el sistema de trabajo”. Y los contagios, “aunque nosotros no podamos funcionar, siguen existiendo”. “Cada vez que cambia la normativa, hay que modificar los turnos”, explica Sara Jordán, hostelera de “La Flaca”. Su establecimiento funciona como cafetería por el día, y por la noche, hasta las seis de la mañana, de local de alterne: “Lo que estamos es hartos. Que se aclaren”.

Ayer también estaban preparándose para la reapertura del ocio nocturno en uno de los establecimientos más conocidos de la noche en Langreo, “La Competencia”. Su propietario, Javier Fernández, representante de la patronal hostelera Otea en el municipio, criticó la “improvisación” del Gobierno autonómico a la hora de anunciar las medidas. “Ahora nos dicen que vamos a poder servir en barra, un día antes de la apertura, pero teníamos todo el establecimiento preparado para trabajar sin barra, y eso supone unos recursos”, destacó. Fernández se mostró muy crítico con este último cierre: “Es una de las épocas en las que tenemos mayor recaudación, sólo en Nochevieja teníamos más de 300 entradas vendidas que tuvimos que devolver, incluso corrimos nosotros con los gastos de gestión que abonaron aquellos que las compraron por internet”. Menos crítico fue con las ayudas comprometidas para el ocio nocturno: “Parece que esta vez sí han tenido algo más de sensibilidad con nuestro sector, esperamos que cumplan con su compromiso”. 

Eloy Huerta.

Con “ilusión y necesidad” vuelven en Gijón. “Sufrimos más que nadie y sin sentido, porque no se ha notado en los contagios. No somos los culpables, y el cierre fue contraproducente porque en los bares, al menos, algo de control siempre hay y evita más contagios, porque la gente sigue bebiendo igual en casas y en botellones”, enfatizó Fabio Gil Sánchez, general manager de “La Buena Vida”, quien reclama “educación y respeto” en la reapertura para no volver atrás. 

Compartir el artículo

stats