Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llega la ómicron silenciosa al tiempo que empiezan a bajar los contagios en niños

El primer caso en Asturias de la variante más difícil de detectar aparece en una mujer de unos 45 años sin vacunar y que ya está curada

Una sanitaria realiza una prueba PCR.

El primer caso de covid-19 originado en Asturias por la variante denominada “ómicron silenciosa” fue detectado ayer en una mujer de entre 40 y 50 años que estaba sin vacunar y que el pasado día 19 presentó síntomas leves de los que ya está restablecida.

Primera baja de los contagios en niños

La nueva versión del coronavirus llegó justamente el día en el que el Principado registró un descenso importante en la curva de incidencia a catorce días. Esta bajada, relevante de por sí, y que se plasma en una tendencia de seis días, se ha visto refrendada por un cambio más reciente y al que los expertos atribuyen una honda repercusión: la disminución de los contagios entre los niños menores de once años, única franja de la población asturiana en la que la curva de esta sexta ola se resistía a doblegarse.

Un paso más en la secuenciación

La sección de Virología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) detectó ayer la nueva variante en una muestra de una PCR positiva de una paciente, que no presentaba las mutaciones habituales de la ómicron clásica, lo que la hace más difícil de identificar y exige un paso más en el proceso de secuenciación. “Esto nos llevará a reforzar ligeramente los análisis para detectar nuevos caos”, explicó Mario Margolles, responsable del servicio de Vigilancia Epidemiológica de la Consejería de Salud.

Más transmisible y con daños leves.

La ómicron silenciosa se caracteriza por tener una mayor transmisibilidad y originar una infección de carácter leve, agregó Margolles. Las autoridades sanitarias de Asturias no descartan que se diagnostiquen más casos de la conocida como ómicron sigilosa (BA.2), cuya denominación obedece a que puede pasar desapercibida al tener menos mutaciones que la variante clásica (BA.1).

No se prevén grandes cambios

Santiago Melón, jefe del Laboratorio de Virología del HUCA, señaló que la llegada a Asturias de la ómicron “en principio no tiene un gran significado”. Según Melón, la diferencia entre la nueva variante y la ómicron clásica “es pequeña, similar a la que existía entre la delta plus y la delta”. En consecuencia, y dejando claro que “habrá que ver la evolución de las cosas”, el virólogo estima que la tendencia que marca la curva de la sexta ola “no parece que vaya a cambiar mucho”. Según el último recuento, la variante ómicron constituye el 98,8 por ciento del total de los virus causantes del covid-19 que circulan en Asturias.

Baja la incidencia, aumentan los ingresos

Hasta la fecha, la sexta onda pandémica acumula casi 100.000 casos en la región, que se suman a los 71.022 contagios de las cinco primeras olas. La Consejería de Salud detectó anteayer, jueves, 1.867 casos nuevos, que acarrean una reducción sustantiva, de casi 200 puntos, en la incidencia a catorce días, que pasan de 3.663 a 3.487 contagios por cada 100.000 habitantes. Entre los expertos, unos auguran un descenso rápido y otros prevén tantos casos en la bajada de la curva como durante la subida. El jueves se registró el fallecimiento por covid de dos mujeres, de 72 y 90 años. La ocupación de los hospitales aumentó, hasta situarse en 405 enfermos de coronavirus en planta y otros 49 en cuidados intensivos (UCI).

Loading...

Compartir el artículo

stats