Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Búsqueda infructuosa en Picos de Europa del corredor perdido desde el sábado

Una treintena de personas rastrea el entorno de Ándara, último lugar donde se vio al llanisco Carlos Ugidos: “Ojalá quede en un susto”

Un agente del Greim en plena búsqueda del corredor Carlos Ugidos, en el recuadro.| Guardia Civil / LNE

“Ojalá quede en un susto”. Es el deseo de quienes conocen al llanisco Carlos Ugidos Pérez, de 49 años, del que no se sabe nada desde el sábado, día en el que salió a correr por los Picos de Europa, concretamente por el entorno del Casetón de Ándara, donde se le vio por la mañana. Durante la noche del sábado y toda la jornada de este domingo, una treintena de personas –guardias civiles de Montaña, miembros del Grupo de Rescate del SEPA y una veintena de amigos del desaparecido– recorrieron las rutas de la zona de Ándara, como Valdominguero, el Grajal o Collado de San Carlos, puntos situados a más de 2.000 metros de altura.

Este domingo a las siete se suspendió la búsqueda, que se reanuda a primera hora de este lunes. Preocupan sobre todo las bajas temperaturas que puede estar soportando este montañero, en caso de haberse accidentado y encontrarse herido, y el hecho de que su teléfono móvil dé señal, pero nadie responda. Este domingo comenzó a nevar, una situación que se mantiene este lunes, y se espera que bajen las temperaturas a cinco grados bajo cero.

Amplio despliegue para buscar a Carlos Ugidos, un corredor de montaña de 49 años perdido en Picos de Europa

Amplio despliegue para buscar a Carlos Ugidos, un corredor de montaña de 49 años perdido en Picos de Europa

Los allegados de este constructor natural de Cué comenzaron a preocuparse cuando no regresó a casa en la tarde del sábado. A las ocho avisaron a la Guardia Civil, que activó a los agentes de Montaña. Esa misma noche se encontró el coche del desaparecido en el aparcamiento del Jitu Escarandi, en la carretera de Sotres a Tresviso, en el límite del concejo de Cabrales y la región cántabra. Su pareja llevó al Jitu un juego de llaves para abrir el vehículo y tratar de aclarar el paradero de Ugidos.

Esa misma noche, ya cundió la alarma entre los allegados de Ugidos, pese a que se trata de un deportista “preparado” y en forma, que siempre iba bien equipado. Esta vez había ido a correr a la montaña con zapatillas de trail y pantalón corto, según indicó uno de sus amigos.

Habitual de trails

Ugidos, que jugó al fútbol de joven, es muy conocido en el mundillo de las carreras de montaña. Es un habitual de carreras como la Traveserina u otros trails que se celebran en los Picos de Europa, que conoce al dedillo. Forma parte del grupo de montaña Picu Pienzu y últimamente salía a la montaña con otro grupo de Llanes. Pero aparte de la alta montaña y el trail tiene otros intereses, como los bolos, siendo el fundador de la peña de su pueblo, Cué, o el buceo por la costa llanisca.

Este domingo se unieron a la búsqueda seis agentes del Greim con base en Cangas de Onís y Potes (Cantabria), así como efectivos del Grupo de Rescate del SEPA y el helicóptero de la UHEL de la Guardia Civil de Asturias. Mientras se recorrían las rutas que podría haber seguido el corredor de trail, se realizaban esfuerzos para localizar el teléfono del desaparecido. El tiempo comenzó a torcerse a media tarde, lo que obligó a suspender la búsqueda, el SEPA a las cinco de la tarde, la Guardia Civil a las siete.

Hay que notar que en esta misma zona, concretamente en la cima del Mancondiu, falleció en febrero de 2019 el deportista de montaña Félix Moradiellos, vecino de Arenas de Cabrales. Clavó los esquíes para hacer una foto y resbaló, cayendo 200 metros.

Compartir el artículo

stats