El consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, denominó “trama política” a la propuesta llevada a la Junta por el Sindicato Médico de Asturias (SIMPA) para reprobarle por su gestión de la red de Atención Primaria. “Muchos compañeros me dicen que esta politización del problema de Atención Primaria no es casual, que se trata de una trama política en la que algunos grupos parlamentarios quieren sacar rendimiento de un malestar enorme que existe en el país”, indicó el titular de Salud en una comparecencia pedida por el Partido Popular. Fernández dio la razón a sus “amigos médicos”: “Pienso que es un error politizar de manera partidista ese malestar que existe y una mejora de la Atención Primaria en la que estamos trabajando en coordinación con el Ministerio y las otras comunidades autónomas. Esta solicitud de reprobación, en vez de ayudar a la solución del problema, va a interferir en la solución”. Desde el PP, la diputada Beatriz Polledo negó la existencia de una trama: “Lo que hay aquí es una solicitud de reprobación que han hecho llegar los profesionales a los que usted tiene que gestionar. Es verdad que la reprobación tiene que ser política, pero no hay ninguna trama, aquí lo que hay es casi 500 firmas de profesionales que dicen que la situación de la Atención Primaria es caótica”, enfatizó.