Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Masivo adiós a Salvador Tranche, un gran “dignificador” de la atención primaria

“Era uno de los nuestros, cómplice de muchos proyectos, muchas historias y muchas ideas”, destacan sus compañeros médicos

15

Emotivo adiós en Oviedo a Salvador Tranche, médico en el Cristo y referente nacional de atención primaria Luisma Murias

Mucha pena, muchas lágrimas, muchos abrazos. Salvador Tranche Iparraguirre, médico y presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC), fue despedido ayer en la iglesia de San Francisco, en Oviedo, en un funeral al que acudieron familiares y compañeros –multitud de compañeros emocionados y hasta llorosos– del doctor fallecido anteayer domingo en su domicilio, a causa de una muerte súbita. Tenía 65 años y no se le conocían enfermedades relevantes. Había pasado buena parte de la mañana intercambiando correos electrónicos de trabajo con algunos colegas. Murió al filo de la una del mediodía.

“Salva era uno de los nuestros, cómplice de muchos proyectos en común, de muchas historias y muchas ideas”, destacó al final de la misa, desde uno de los ambones de la iglesia, Guillermo García Velasco, médico del centro de salud de La Calzada 2 (Gijón), quien destacó su trabajo para “dignificar el papel de la Atención Primaria y de la medicina de familia en el cuidado de los pacientes”. En medio de un clima de dolor y consternación, el doctor García Velasco habló en nombre de la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria (SAMFYC), liderada años atrás por el ahora fallecido, y destacó que algunos de los presentes “han venido desde muy lejos”.

La enfermera Milagros Prado Riol, compañera de Tranche en el centro de salud del Cristo (Oviedo), tuvo una entrañable intervención en la que destacó su “pasión y empeño” a la hora de impulsar el trabajo: “A veces, le decíamos: ‘Frena, Tranche, frena’”. En nombre de la junta directiva de la SEMFYC habló María Fernández: “Salvador hacía honor a su nombre. Y lo hacía gracias a la entrega incondicional que profesaba por aquellas personas y valores que estimaba”.

Al oficio religioso acudieron, entre otros, los consejeros de Salud de Asturias (Pablo Fernández Muñiz) y Cantabria (Miguel Rodríguez), y las gerentes de los servicios de salud de ambas comunidades, Conchita Saavedra y Celia Gómez. Según Saavedra, “se nos ha ido un gran profesional y, lo más importante, una buena persona. Probablemente una cosa es imposible sin la otra. Él era las dos cosas”.

Se sumaron el presidente del Colegio de Médicos, Luis Antuña, y su antecesor, Alejandro Braña. Este último destacó que Salvador Tranche “fue un profesional muy competente y muy comprometido con la mejora de la calidad de la asistencia y de las condiciones de trabajo de los médicos”. También estuvo presente el catedrático de Biología Molecular de la Universidad de Oviedo Carlos López Otín.

Ofició la misa Hilario Paz, pues el párroco, Juan José Tuñón, se hallaba fuera de Asturias. Paz citó la célebre aseveración de escritor francés Antoine de Saint-Exupéry en “El principito”: “Lo esencial es invisible a los ojos”. Y señaló como una de las características esenciales de Salvador Tranche el “implicarse a fondo con sus pacientes y sus compañeros”.

“Es una terrible pérdida para su familia y una sensible pérdida para la Atención Primaria. Nos deja un líder carismático y un gran conocedor de nuestra profesión”, destacó Javier Alberdi, presidente del Sindicato Médico de Asturias (SIMPA). Rodrigo Abad, médico del centro de salud de Pola de Siero, destacó su “empatía especial hacia sus pacientes, que le adoraban”. Alfonso López Muñiz, vicerrector de Estudiantes y antiguo decano de la Facultad de Medicina, subrayó “el cariño que le profesaban los alumnos, que quisieron enviar a su familia un ramo de flores, y su papel en el diseño de los planes de estudio de la especialidad de medicina de familia”.

Paz Villaverde fue subdirectora provincial del Insalud cuando Tranche era gerente de Atención Primaria del área sanitaria de Oviedo: “Compartí con él aquello estupendos años en el campo de la gestión y posteriormente me tocó compartir pacientes. Tenía lo que nadie nos enseña, tenía oficio, que es mucho más que tener título, especialidad, plaza en propiedad o el más alto nombramiento”.

José Antonio Vecino, director de Atención Sanitaria del área sanitaria de Oviedo, hizo hincapié en que “para cada problema que te planteaba, aportaba su solución. Cuando la solución no era sencilla, la envolvía de optimismo”.

Compartir el artículo

stats