Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia se “gripaliza” en el segundo aniversario de su llegada al Principado

Ministerio y comunidades ultiman la supresión de test diagnósticos a infectados leves y Asturias prescinde de buena parte de los rastreadores

Pruebas PCR en el HUCA. LUISMA MURIAS

La pandemia de covid-19 cumple hoy dos años de evolución en Asturias. Fue el 29 de febrero de 2020, sábado, cuando se diagnosticó el primer caso, el de Luis Sepúlveda, escritor chileno afincado Gijón. Desde entonces, la región suma 194.067 contagiados y 2.469 muertos, según los cómputos del Ministerio de Sanidad. Este segundo aniversario de la crisis sanitaria coincide con un giro radical en la gestión del proceso pandémico, en una línea clara de “gripalización”.

Supresión de pruebas. La nueva estrategia de vigilancia y control de la pandemia seguramente se plasmará, hoy mismo, en varias medidas, entre ellas que dejen de hacerse pruebas diagnósticas a los afectados con síntomas leves, y que se supriman todas las cuarentenas de los contactos estrechos, incluidas las de los niños, y con independencia de cuál sea el estado de la vacunación de la personas que haya tenido dicho contacto. O sea, muy parecido a lo que desde hace lustros se viene practicando con la gripe. Estas medidas de relajación no afectarán a colectivos vulnerables, como los mayores que viven en residencias, que dispondrán de sus propios protocolos.

Rastreadores no renovados. Hace un mes y medio, Asturias registraba entre 3.000 y 4.000 casos de coronavirus diarios. En los últimos días son menos de 500. Este pasado fin de semana, 196 el sábado y 163 el domingo. En este nuevo escenario, la Consejería de Salud ha decidido prescindir de buena parte de los rastreadores que tenía contratados, de manera que únicamente permanecerá un grupo para vigilar y registrar nuevos casos. Los trabajadores sociales cuyos contratos como rastreadores vencía ayer, último día de febrero, no han sido renovados. Fuentes sanitarias indicaron a este periódico que “el rastreo de contactos estrechos tradicional ya no se hace en ningún lugar de España porque así lo ha recomendado el Ministerio de Sanidad”.

Las bajas laborales vuelven a los centros de salud. De igual manera, las bajas laborales, que durante varias semanas, ante el aluvión surgido en esta sexta ola, habían sido gestionadas por inspectores médicos y por equipos liderados por facultativos jubilados y apoyados por rastreadores, vuelven a manos de los médicos de los centros de salud. Ya hace días que se tramitan menos de un centenar diario.

La mortalidad sigue siendo elevada. La mala noticia es que la mortalidad por covid en Asturias continúa siendo elevada. Entre el viernes y el domingo de la semana pasada, se registraron trece muertos de edades comprendidas entre 61 y 92 años. En las últimas dos semanas se han contabilizado 53 defunciones, tras un leve repunte en los últimos días.

A la mascarilla en interiores le queda poco tiempo. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer –en una entrevista en TVE– que “muy pronto” la mascarilla en interiores dejará de ser obligatoria debido al “horizonte de desescalada” que está experimentando la pandemia. Aunque no concretó una fecha, el jefe del Ejecutivo aseguró que es una decisión que va a tomarse “muy pronto” contando con el consenso de la comunidad científica y de las comunidades autónomas. “No quiero aventurarme porque son ellos [la comunidad científica] los que van a proponer el momento”, señaló Sánchez.

Supresión de las cuarentenas. Como ya se ha indicado, la Comisión de Salud Pública, en la que participan el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, estudiará la eliminación de las cuarentenas de todos los contactos estrechos. Hace unos meses se habían eliminado las de los que estaban vacunados, aunque Sanidad les recomendó que limitaran sus actividades en los diez días posteriores al contacto con el enfermo de covid-19. La eliminación de las cuarentenas de los contactos afectará principalmente a los menores de entre seis y once años, ya que solo un 57,1 por ciento de ellos ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el covid, y tan solo el 16,7 por ciento tiene la pauta completa.

Nueva vacuna. Asimismo, se acordará la estrategia de vacunación con el fármaco Evusheld, indicado para quienes no se han podido vacunar o han recibido una vacunación incompleta por alergias. La Comisión de Salud Pública del pasado 8 de febrero acordó destinar este fármaco a personas mayores de 18 años con inmunosupresión grave que no respondan a la vacunación y a aquellas que la tienen contraindicada y que, además, tienen muy alto riesgo de enfermedad grave tras la infección por SARS-CoV-2.

Compartir el artículo

stats