Los psicólogos alertan de la desinformación en redes sociales en niños y adolescentes

Los menores que reciben noticias falsas o imágenes violentas en estas plataformas pueden padecer estrés, tristeza, miedo o ansiedad

Usuarios ucranianos de TikTok.

Usuarios ucranianos de TikTok. / Ana Paz Paredes

Radio, prensa y televisión están constantemente emitiendo información e imágenes de cuanto sucede en Ucrania, sin embargo, el mayor peligro para niños y adolescentes está en las redes sociales y en plataformas nacidas para el entretenimiento como TikTok, Instagram o Twich. Son estas las que cuentan con un mayor seguimiento de niños y adolescentes, sobre todo la primera, y en la cual abunda la desinformación y en ocasiones imágenes violentas de la guerra en Ucrania, como ponen de manifiesto los psicólogos ovetenses Raúl Casasola y Nela Osorio González.

“Esta guerra está siendo narrada en vivo y en directo. Muchos niños y adolescentes tienen en la palma de la mano un móvil y a través de aplicaciones como TikTok, Instagram o Twich acceden a contenidos de dudosa calidad sobre el conflicto. El resultado es un montón de información en las cabezas infantiles que se tienden a liar y les llevan al desconcierto. De repente reciben noticias muy visuales e imágenes impactantes que hacen que aumente de forma exponencial su nivel de ansiedad y esperan una respuesta impaciente para saber si la guerra va a llegar también hasta la puerta de su casa o no. Nuestra labor como padres es hacerles entender lo que es en realidad una guerra y cómo hoy existen un montón de bulos que hacen que no todo lo que les llega sea real”, señala este especialista con consulta en Oviedo y miembro de la Fundación FASAD (Fundación Asturiana de Atención y Protección a Personas con Discapacidades y/o Dependencias).

En el mismo sentido se manifiesta la psicóloga ovetense Nela Osorio González, para quien “toda esta sobreinformación, incluso la generada en medios de comunicación habituales, puede generar en los niños ansiedad, estrés, miedo y tristeza, incluso insomnio. En plataformas como TikTok cualquiera puede convertirse en informador o desinformador, a veces además con imágenes muy impactantes, y eso puede causar ansiedad, depresión o incertidumbre”, explica.

Ambos profesionales creen que los padres deben hablarles a sus hijos atendiendo a la edad de cada uno, con tranquilidad y con franqueza, sobre lo que es una guerra y lo que está sucediendo, ante el bombardeo de noticias falsas o escabrosas. “Hablar de la guerra a los niños requiere empatía, sensibilidad y tacto. No hay que evadir el tema porque esto les causa confusión y, para su bienestar emocional, necesitan que sus personas de confianza les aclaren sus dudas. Los niños necesitan respuestas, pero no una información excesiva; tenemos que adaptarnos a su edad, darles explicaciones sencillas sobre ella, darles esperanzas de que va a acabar pronto y ayudarles a disipar todas sus dudas”, afirma la psicóloga.

De la misma opinión es Raúl Casasola, para quien es importante hablar a los niños y adolescentes “con tranquilidad y franqueza, pero sin necesidad de ofrecer información escabrosa sobre lo terrible que es una guerra. Hablarles con un poco de perspectiva histórica. Tenemos que ofrecerles la posibilidad de que nos pregunten sus dudas y explicarles cómo pueden acceder a canales de información más rigurosos. Ejerzamos de modelo mostrándonos tranquilos al hablar sobre este tema y estemos atentos para detectar si existe esa preocupación excesiva y algo irracional en ellos”, explicó.

Suscríbete para seguir leyendo