Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conexión lavianesa en Ucrania: Barbón hizo de enlace con un geo asturiano durante la evacuación de tres monjas

El Presidente intervino ante la falta de noticias sobre las religiosas que sufría su congregación, la misma del colegio donde estudió el líder socialista

De izquierda a derecha, Antonia Estrada, la hermana María Jesús, Pelayo Gayol y María Mayo.

Sor Felisa Herrero no sabía nada de sus compañeras de la congregación de Santo Domingo que estaban en Kiev. Estaba preocupada y se enteró de que dos integrantes asturianos del Grupo Especial de Operaciones (GEO) –Pelayo Gayol, de Tapia de Casariego, y Arcadio Noriega, de Laviana– participaban en el operativo para evacuar a españoles en Ucrania. Herrero, que durante doce años fue directora del colegio de las Dominicas de Sotrondio, donde estudió Adrián Barbón, decidió enviarle un mensaje al presidente de Asturias: “Los asturianos estáis en todas partes, qué buena gente sois”.

La hermana le contó a su exalumno su preocupación e inmediatamente Barbón se puso en contacto con su vecino Arcadio Noriega. “A las doce y media de la noche me llamó para decirme que había hablado con Arcadio y que las hermanas estaban perfectamente y que estaban en el convoy de españoles que salía de Kiev escoltados por el GEO”, un comando dirigido por el tapiego Pelayo Gayol.

La exdirectora del colegio de Sotrondio, que asegura que guarda un gran recuerdo de Asturias, explica que las dominicas españolas que estaban en Ucrania, dos zamoranas y una madrileña, “no tenían pensado salir del país, decían que en realidad llevaban muchos años así”. La embajadora española en Ucrania, Silvia Cortes, se puso en contacto con ellas a finales de la semana pasada para decirles que enviarían al colegio a un comando del GEO para su evacuación. Ellas se negaron, explicaron que en la calle había demasiada gente y que mejor tomaban el metro para trasladarse ellas mismas a la embajada. “Cogieron las cuatro cosas que pudieron meter en una mochila en media hora y se disponían a marcharse”, explica Herrero, “pero justo cuando iban a salir, la mayor de ellas, Sor Antonia Estrada, que tiene 84 años, entró en la capilla y pensó que el Santísimo no se podía quedar allí, comieron varias formas sagradas y el resto se las llevaron”. Ya en Madrid, Estrada remata el relato: “Teníamos muchas eucaristías consagradas y nos las podía dejar allí, así que dije: ‘¡Pues te vienes con nosotras!’ (en referencia al Santísimo). Así que Jesús nos acompañó espiritualmente durante todo el camino”

En el trayecto, cuando el convoy se detenía por alguna causa, las hermanas aprovechaban para alejarse de los vehículos y comulgar. “En uno de esos momentos, cuando estaban en un bosque, apareció Arcadio preguntando: '¿Dónde están las dominicas, que las llama el Presidente de Asturias?'”.

Las religiosas, con sus hermanas madrileñas, al llegar al aeropuerto de Barajas.

Felisa Herrero se emociona al recordarlo y no tiene más que palabras de agradecimiento para Barbón. “Fue un detallazo”, afirma en relación a esa llamada en el bosque. La dominica no duda en asegurar sobre su relación con el presidente del Principado que “nos queremos mucho”. Para ella, “Adrián Barbón es uno de esos alumnos que dejan huella, siempre fue muy querido por profesoras y religiosas”.

María Mayo, otra de las cuatro misioneras evacuadas agradece el trabajo de los integrantes del GEO, “que se han portado maravillosamente”. Mayo reconoció: “Nuestra evacuación fue privilegiada porque no la hicimos andando”. El grupo de españoles emprendió el camino el pasado jueves y terminó con su llegada al aeropuerto de Barajas a las seis y media de la mañana del domingo.

“Adrián Barbón es uno de esos alumnos que dejan huella, siempre fue muy querido por profesoras y religiosas”

decoration

“Todos queremos la libertad y la paz de Ucrania”, afirma Mayo, que asegura que tanto ellas como sus hermanas dominicas lo que quieren es estar en Kiev, donde atienden a numerosos niños. Felisa Herrero explica: “Ahora están muy contentas porque nos han dicho que muchos de esos niños, que tienen familias de acogida en Asturias y Ciudad Real, están de camino a España en autobuses”.

Ellas esperan poder regresar cuanto antes a Kiev, una ciudad que sobrevive bajo las bombas rusas y de la que lograron salir acompañadas por dos geos asturianos y con el presidente de Principado, Adrián Barbón, siempre pendiente de ellas.

Compartir el artículo

stats