Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué es “imposible” saber cuántos refugiados han llegado ya a Asturias? El aluvión es "diario" y las ONG lo notan

El Principado pide “cautela” a particulares que acogen ucranianos: “Su estancia puede ser larga” | Expoacción recibió ya a 104 y espera a otros 70

Una niña refugiada busca alimento en una bolsa entre sus enseres en Przemysl (Polonia).

El Principado afirmó ayer que resulta “imposible” conocer la cifra exacta de refugiados ucranianos llegados a Asturias en las últimas semanas, desde que tuvo lugar la invasión rusa. La consejera de Presidencia, Rita Camblor, argumentó que “hay mucha gente que llega con iniciativas privadas imposibles de contabilizar”.

El Gobierno asturiano ha ofrecido hasta ahora al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones 731 plazas para acoger a refugiados de Ucrania. La gran mayoría de estas plazas han sido recabadas por los ayuntamientos y corresponden a albergues, pisos, colegios y escuelas que están cerrados actualmente: el 90 por ciento se reparten entre en la zona centro y la occidental mientras que el 10 por ciento restante son del oriente de la región. El Gobierno asturiano tiene constancia de los 110 ucranianos que llegaron en avión el pasado martes procedentes de un centro de discapacitados de Donetsk, de los que 86 son usuarios, nueve son tutores y hay quince familiares. Además, la ONG Expoacción trajo la pasada semana a otras 47 personas en un autobús que, por ahora, permanecen en el colegio San José de Sotrondio, y también hay otros que llegaron por sus propios medios y han sido acogidos directamente por particulares. La consejería de Salud ya tramita las tarjetas sanitarias para los refugiados ucranianos, a lo que realizará una ficha individual para conocer su situación médica.

La consejera de Presidencia, Rita Camblor, llamó a la prudencia ante las iniciativas particulares de acogida de refugiados ucranianos en Asturias. “No es cuestión de traer sino de garantizar el bienestar de este colectivo una vez se encuentren en la región”, valoró Camblor, quien subrayó que la complejidad de la invasión rusa en Ucrania puede dar lugar a estancias prolongadas de este colectivo de refugiados. “No se puede olvidar nunca que es una situación muy complicada. Hay que traer personas que no sabemos cuánto tiempo pueden tener que estar aquí. Puede ser una larga estancia y la gente cuando se compromete con la acogida no se trata a lo mejor de un mes o dos, puede ser una acogida que se alargue en el tiempo; por eso decimos que sean prudentes”, declaró Camblor.

Fue Expoacción la primera ONG en traer refugiados ucranianos a la región adelantándose, ante la emergencia de la situación, a las instituciones públicas, más lentas por la burocracia. Se aprovecharon de su experiencia y contactos de años organizando la acogida de niños ucranianos durante los veranos. Su presidente, Jorge González, hace balance y aclara que en su caso tienen a todos contabilizados. “Nosotros hasta ahora tenemos aquí 104 refugiados y llegarán ahora otros 70. Con estos que llegan ya frenaríamos porque, aunque alguna de nuestras familias suelta queda allí, están bien y no tienen claro si venir o no”, explica González, que añade un ofrecimiento: “Si el Principado tiene interés en que le echemos una mano, sin ningún problema”. Expoacción sí tiene constancia de que es incesante el goteo de refugiados que llegan por sus medios o con iniciativas particulares. “Diariamente nos vienen familias preguntando por ayuda. Este miércoles, hasta 25 pasaron a preguntar. Les decimos que tienen que ir al proceso establecido por el Gobierno y que la entidad encargada es Accem”, señala González, quien cree que “los únicos que podrán cuantificar el número real de refugiados serán los de Extranjería por las solicitudes de documentación, pero ya hay muchísima gente de Ucrania por todos los sitios”. González sí defiende la premura con la que actuó su ONG, adelantándose al Principado. “Por ejemplo, teníamos una familia que tuvo que dormir en Polonia en el suelo y entre cartones”, aclara.

Entretanto, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares anunció ayer tras una reunión en Varsovia con su homólogo polaco la concesión de un paquete de ayuda humanitaria “sin precedentes” de 31 millones de euros para Ucrania y para Polonia y Moldavia, que acogen refugiados. Asimismo, explicó que, en virtud del programa de acogida, llegarán a España unas 1.000 personas desde Moldavia y 20.000 desde Polonia.

Compartir el artículo

stats