Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El decálogo de medidas del Principado para que no se disparen los contagios en Semana Santa: "La pandemia no ha finalizado"

La oposición pone el foco sobre "la incertidumbre" en la desescalada, a la que Asturias llega en nivel 1 de riesgo bajo de contagio

El Principado activa un decálogo de medidas y recomendaciones para evitar que los contagios de covid se disparen en la Semana Santa, unas vacaciones en las que "la interacción y la movilidad serán mayores", según ha advertido el consejero de Salud, Pablo Fernández, en la comisión parlamentaria de esta mañana en la Junta General. "Debemos seguir siendo cautos, especialmente con las nuevas celebraciones de la Semana Santa", planteó el titular de la cartera sanitaria.

"La pandemia no ha finalizado", ha subrayado el consejero de Salud que, no obstante, ha reconocido que "estamos en un nuevo escenario de transición, tras una fase aguda" y ha atribuido la progresiva reducción de restricciones "al alto porcentaje de vacunación" en Asturias respecto al resto de España, especialmente llamativo en el seguimiento de la dosis de refuerzo entre los jóvenes de 18 y 19 años: más de un 64 por ciento en Asturias mientras la media de España es del 22,6 por ciento.

El decálogo elaborado por la consejería para esta Semana combina restricciones que ya están en vigor actualmente como consejos ante la nueva etapa en que "la madurez de la sociedad" jugará un papel vital antes realidades como que las personas contagiadas sin síntomas o con una afectación leve no deberá quedar, por ejemplo, de baja laboral. El uso de mascarilla sigue siendo obligatorio en interiores así como en los locales de establecimientos de hostelería donde se hace especialmente necesaria "una buena ventilación y contar con medidores de C02"; también será de uso obligado el tapabocas en espacios culturales de interior como los teatros y los museos. El consejero de Salud animó a hacer ejercicio, usando la mascarilla cuando la práctica tiene lugar en gimnasios y recordó que conviene llevar en exterior cuando haya aglomeraciones. Por último, Pablo Fernández hizo un llamamiento a elevar el nivel de prudencia y precaución cuando se esté en contacto con personas mayores y vulnerables y emplazó a las personas que den positivo "o tengan síntomas compatibles" a reducir la interacción social, llevar mascarillas de FPP2 y guardar las medidas de distancia e higiene de manos. También recordó que las personas no vacunadas pueden solicitar cita a través de la página web de la consejería de Salud.

El consejero de Salud, esta mañana en la comisión de la Junta General

Asturias entra en la Semana Santa en nivel 1 o amarillo, equivalente a riesgo de bajo de contagio, "con una estadística de dientes de sierra" que, según el consejero de Salud, se caracteriza porque "aún no hay una tendencia de disminución, sino un aumento progresivo" aunque en los últimos días sí ha reducido la incidencia entre los mayores de 60 años, pero de manera leve. "Permanecemos muy atentos para que no se produzca un crecimiento explosivo, como en otras ondas epidémicas", afirmó Pablo Fernández, quien recordó la posición de Asturias en el último Consejo Interterritorial al valorar la posibilidad de suprimir la mascarilla también en interiores a partir del 20 de este mes. "Dijimos que en Asturias aún no se daba el cambio de tendencia y no estábamos en condiciones de saber si ese día era el más apropiado para tomar dicha medida", valoró el consejero de Salud, quien mostró su confianza "en la madurez de nuestra sociedad", después de que el diputado de IU, Ovidio Zapico, planteara abiertamente sus dudas acerca de que el control de las medidas pase a depender en el ámbito laboral de las empresas.

La diputada Beatriz Polledo (PP) señaló "la incertidumbre en el control y la vigilancia" de este nuevo ciclo de la pandemia, manifestó "la preocupación de que haya un buen seguimiento a los mayores de 60 años, por ser Asturias una autonomía con una población muy envejecida" y abogó "por una prudencia consensuada en la desescalada de las mascarillas". Luis Fanjul (Ciudadanos) planteó la conveniencia de "ir eliminando las mascarillas a los chiquillos en los colegios, como prueba ante el próximo curso". Daniel Ripa, de Podemos, manifestó la postura favorable de su partido a reducir restricciones: "Es insostenible mantenerlas de forma indefinida", afirmó el diputado del grupo morado. Adrián Pumares (Foro) dejó entrever la preocupación "por las aglomeraciones de Semana Santa" y reclamó que las medidas "se tomen en base a criterios técnicos y no políticos". Sara Álvarez Rouco (Vox) criticó la, a su juicio, "ausencia de criterios claros" ante esta nueva etapa que se avecina, de relajación de restricciones: "No entendemos que se vaya a una vuelta a la normalidad sin que se escuche nada de un plan de contingencia (...) No queremos ser agoreros , pero vean lo que está sucediendo en China. Es tiempo de anticipar", pidió Rouco para que no vuelvan a sufrir sectores como el comercio, la hostelería o el ocio nocturno.

Compartir el artículo

stats