Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias dirá adiós mañana a la mascarilla cuando tiene más de 300 hospitalizados por covid

El cubrebocas ha sido obligatorio en interior 699 días, desde el 21 de mayo de 2020, y seguirá siéndolo en transporte público y zonas sanitarias

Una adolescente, con su mascarilla. | LNE

Asturias dirá adiós a la mascarilla obligatoria en la mayor parte de los espacios interiores, mañana miércoles. Esta medida llega cuando en los hospitales permanecen ingresados más de 300 infectados de covid-19. De esta cifra total, 8 se hallan en unidades de cuidados intensivos (UCI). La ocupación de los hospitales de la región por enfermos de coronavirus lleva un mes aumentando en las plantas; en las áreas de enfermos críticos, ha continuado bajando, pero los sanitarios temen un repunte.

Desde mayo de 2020. Han pasado casi dos años –en concreto, 715 días– desde que el 4 de mayo de 2020, fecha en la que arrancó en toda España la “fase 0” de la desescalada después del confinamiento domiciliario, el Ejecutivo impuso el uso del cubrebocas en el transporte público, donde llevaba días repartiéndose de forma gratuita. O sea, que empezó siendo obligatorio solo en el transporte público y este será, en adelante, uno de los pocos lugares en los que la mascarilla permanezca. Sin embargo, la obligatoriedad de uso en interiores quedó fijada por orden de Sanidad el 21 de mayo de 2020; es decir, la mascarilla nos ha acompañado en espacios cerrados 699 días.

Excepciones. El Consejo de Ministros aprobará hoy, martes, un real decreto en virtud del cual la imposición del uso del cubrebocas se limitará a “aquellos espacios en los que puede haber personas con vulnerabilidad”, como ha venido reiterando la ministra de Sanidad, Carolina Darias. La mascarilla continuará presente en centros, servicios y establecimientos sanitarios, incluidas farmacias, y transporte público. La medida será efectiva mañana, tras ser publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La norma


  1. Un real decreto elimina, a partir de mañana, la imposición de la mascarilla en espacios cerrados de toda España.
  2. Las excepciones a la norma serán los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como el transporte público.
  3. En el ámbito laboral, serán los departamentos de riesgos laborales los que decidan en qué espacios debe usarse.

Incertidumbre en las empresas. En el ámbito laboral, existe una especial incertidumbre acerca de los términos precisos de la nueva norma. La ponencia técnica ha aconsejado utilizar la mascarilla siempre que el trabajo deba realizarse a una distancia interpersonal inferior a 1,5 metros y no pueda garantizarse la ventilación adecuada del espacio. Ayer, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, indicó que serán los departamentos de riesgos laborales los que decidan en qué espacios deben usarse de forma obligatoria.

Recomendada en espacios concurridos. Pese a que el cubrebocas no será obligatorio, sí estará recomendado su uso en espacios cerrados de uso público en los que las personas transitan, como centros comerciales, supermercados o pequeño comercio; espacios cerrados en los que las personas permanecen tiempo sin comer ni beber (cines, teatros, salas de conciertos y museos); y espacios cerrados en los que las personas permanecen un tiempo comiendo y bebiendo (bares, restaurantes y locales de ocio nocturno). Según el pronóstico de Pedro Sánchez, “mucha gente” va a continuar llevándola porque la pandemia “continúa contagiando” y en el mundo siguen muriendo muchas personas.

Alta positividad en el Principado. Esta medida se instaura cuando en Asturias la tasa de positividad de las pruebas diagnósticas que se llevan a cabo rebasa el 30 por ciento, una cifra que demuestra la intensa circulación del coronavirus. El volumen de contagios es muy elevado, por más que desde hace tres semanas la vigilancia se centre en los mayores de 60 años y en los espacios y colectivos de riesgo, y no se contabilicen buena parte de los casos. La práctica totalidad de los contagios en Asturias están siendo originados por la subvariante BA.2 (la denominada ómicron “silenciosa”), y el resto por la BA.1 (ómicron convencional).

Las cifras de la pandemia en Asturias. En la región se han registrado hasta la fecha más de 211.000 casos de coronavirus y unos 2.640 fallecidos. Este último dato corresponde al Ministerio de Sanidad; el cómputo de la Consejería de Salud habla de aproximadamente un millar de muertos más por covid.

Recelo del Consejero. Días atrás, el consejero de Salud del Principado expresó con nitidez sus reticencias ante la retirada de las mascarillas en interiores. Pablo Fernández Muñiz subrayó su apuesta por vigilar la evolución de los ingresos hospitalarios en la región con el fin de determinar cuál es el “momento más adecuado” para retirar la obligatoriedad de las mascarillas en espacios interiores. “En Asturias necesitamos ver la evolución de las próximas semanas para tomar esa decisión”, indicó el titular de Salud. Como señalan los datos antes citados, la evolución de la pandemia no es favorable. Sin embargo, nos hallamos ente una competencia exclusiva del Gobierno central.

La posición de los expertos. Aunque, como se ha indicado, todavía no se conocen oficialmente los sitios concretos en los que el uso de la mascarilla seguirá siendo obligatoria, en el último informe de “Posicionamiento de la Ponencia de Alertas sobre el uso de mascarillas en espacios interiores” se recoge que deberían usarla trabajadores y visitantes de centros asistenciales y personas ingresadas cuando estén en espacios compartidos fuera de su habitación o en centros sociosanitarios; y cuando se vaya en el transporte público. Asimismo, en el informe se aconseja que no utilicen mascarilla los alumnos en el ámbito escolar y que se realice un uso responsable de la misma entre la población vulnerable en cualquier situación en la que tenga contacto prolongado con personas a distancia menor de 1,5 metros; y profesores con factores de vulnerabilidad.

Compartir el artículo

stats