Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El futuro de una infraestructura histórica

Estos son los planes del Principado para la rampa de Pajares una vez abierta la Variante

Medio Rural valora con el Ministerio de Transportes las “posibilidades de aprovechamiento futuro” del actual trazado ferroviario a la Meseta

Estación de ferrocarril de Pajares, en la rampa.

El Gobierno del Principado mantiene la puerta abierta a que la rampa de Pajares siga en servicio tras la apertura de la Variante. El consejero de Medio Rural, Alejandro Calvo, ha revelado este martes en la Junta General que mantiene contactos con el Ministerio de Transportes para valorar las “posibilidades de aprovechamiento futuro” que puede tener el actual trazado ferroviario a la Meseta. Entre el “abanico de posibilidades” que se estudian figura la de que empresas ferroviarias privadas utilicen la rampa para pruebas de material y conducción, una alternativa que reveló hace unos días LA NUEVA ESPAÑA, al recoger el interés de varias compañías por asumir el coste de mantenimiento de la rampa o de pagar una tasa por su uso.

Calvo ha señalado que otras posibilidades para la rampa de Pajares serían habilitar trenes turísticos por parte de empresas privadas o incluir el recorrido en la red de sendas de caminos de hierro. “Seguiremos trabajando con el Ministerio para explorar todas estas oportunidades secundarias para la rampa”, ha anunciado el Consejero. En todo caso, Calvo ha admitido que la “absoluta prioridad” de los gobiernos de España y Asturias es la puesta en servicio de la Variante. Y, en sintonía con lo manifestado por la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha resaltado que tras una inversión de casi 4.000 millones en la Variante “no se hace lógico” mantener operativa la rampa. Sobre todo porque mantenerla en condiciones operativas implicaría un gasto de 700 millones de euros en 15 años, cantidad que se sumaría a los costes de mantener los túneles de Pajares.

El Consejero respondía así a una pregunta del diputado de Foro Adrián Pumares, quien ha recordado que ninguna línea de ferrocarril se ha cerrado en España tras su sustitución por otra de alta velocidad. Ha destacado el “rechazo frontal” de su partido al cierre de la rampa y ha denunciado que los “años de abandono” que ha sufrido tenían como objetivo, precisamente, su cierre. Ha añadido que mantener abierta la rampa, por ejemplo como banco de pruebas de empresas ferroviarias privadas, generaría actividad económica.

El titular de Medio Rural ha subrayado asimismo el “punto de inflexión” que viven la inversión en las cercanías ferroviarias asturianas desde que el PSOE accedió al poder en España. Ha resaltado que el Plan de Cercanías ha pasado de los 580 millones anunciados en 2017 a los 997 comprometidos por el actual Gobierno, de los cuales 687 se refieren a obras ya en tramitación o en ejecución. Estas cifras, según Calvo, demuestran la “apuesta por el ferrocarril” del Ejecutivo. Ha añadido que los esfuerzos deben centrarse ahora en dotar al trayecto entre Pola de Lena y los puertos asturianos de “estándares de autopista ferroviaria”, así como en la posible construcción de "microvariantes" entre la capital lenense y Oviedo, para diversificar tráficos, no lastrar las cercanías ni las mercancías y que las lineas de larga distancia y AVE tengan itinerarios de altas prestaciones hasta las ciudades asturianas.

El diputado de IU Ovidio Zapico, autor de la pregunta sobre cercanías al Consejero, ha valorado “positivamente” el incremento de la inversión, que ha comparado con el “abandono absoluto” del ferrocarril durante el Gobierno de Mariano Rajoy, pero ha resaltado que no implica “que todo esté solucionado”. Al contrario, ha destacado que el actual esfuerzo inversor “sirve a duras penas para tapar parches y déficits históricos”. De ahí que haya reclamado “pasar al siguiente paso: un vuelco estructural en torno a la malla ferroviaria” para “revertir la situación actual”. Por ejemplo, desdoblando el tramo Gijón-Noreña o dando el impulso definitivo a los planes de vías de Gijón, Avilés y Langreo, ha señalado Zapico. Y también dotando a las cercanías de “interventores, taquillas y tornos”.

Alejandro Calvo ha vuelto a cargar contra la “ausencia de inversión” del gobierno del PP cuando el diputado de Podemos Daniel Ripa ha detallado el desplome del número de viajeros en las cercanías asturias, de 4,8 millones en 2005 a 1,3 millones en 2021, y el “estado desastroso” de buena parte de la red y el material rodante, circunstancias que provocaron 4.000 cancelaciones en 2019. Ripa ha manifestado su convicción de que el “abandono histórico” del tren en Asturias tiene como objetivo beneficiar a una determinada empresa de transporte de pasajeros por carretera. Calvo ha replicado acusando al PP de impulsar un “deterioro planificado e intencionado” del ferrocarril con el objetivo de su “privatización” o, al menos, de “devaluar un servicio que no tiene una sostenibilidad económica directa”, pero que si la tiene de carácter “social”.

Compartir el artículo

stats