Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tímido repunte de los nacimientos en Asturias en el segundo inicio de año más pobre

Asturias suma cien partos más que en 2021, pero empeora todos los demás registros | Cofiño: “Bajar del millón no es el fin de los tiempos”

Natalidad, foto de archivo.

La sensación de que el año ha empezado mejorando –enero y febrero registraron 101 nacimientos más que los mismos meses de 2021– se desactiva al seguir retrocediendo y comprobar que 2021 fue el peor año de la serie histórica de alumbramientos y que el arranque de este 2022 es el segundo menos pródigo en partos. Asturias se añadió 752 nacimientos en los dos primeros meses del año y también contrajo las defunciones a 2.582, 36 menos que un año antes. El resumen mejora los registros del pasado ejercicio, pero poco más: las muertes siguen triplicando a los nacimientos y la diferencia entre unos y otras apunta a una pérdida de población por motivos vegetativos, sin contar el efecto del intercambio migratorio, que ha restado en dos meses 1.830 habitantes, a razón de una media de 31 al día que supone el tercer dato más abultado en la suma de un enero y un febrero de este siglo, sólo por detrás de los consignados en 2021 y 2015.

La actualización de los datos, efectuada este martes por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei), vuelve a señalar el lugar en el que se localiza la dolencia más aguda de la débil demografía asturiana. Sufre sobre todo por el retroceso constante de los nacimientos y por la distancia que la separa cada vez más de las muertes.

El retroceso de la población encontró ayer, por lo demás, un espacio en la sesión de control al Gobierno en la Junta. IU llevó al Pleno el debate sobre el más que probable descenso por debajo de la barrera del millón de habitantes que aguarda a Asturias en algún momento de este mismo año y encontró en la respuesta del Vicepresidente del Principado, Juan Cofiño, una sentencia similar a la que no hace mucho dejó en el parlamento el comisionado para el reto demográfico, Jaime Izquierdo. “No creo que esto sea una frontera, un abismo, o que detrás de esto se esconda el fin de los tiempos, y menos aún que pueda ser utilizado como arma arrojadiza frente a los gobiernos”.

El invierno y la industria

El diputado de IU Ovidio Zapico volvió a hablar de la repercusión del descenso medida en peso político, porque bajar del millón también supone que Asturias perderá a partir de 2023 una de sus dos senadoras por designación autonómica, y tendió vínculos entre el retroceso demográfico, la contracción de la oferta de empleo y “la debilidad de la política industrial”. Mencionó el cruce de la barrera del millón como “el fracaso de toda una época” y encontró en Cofiño una negativa “rotunda” a aceptar esas equivalencias. “Es muy tentador asociar exclusivamente el ‘invierno demográfico’ a una cierta fase descendente de la industria”, dijo, pero el asunto es “más complejo” y “el conjunto de la industria asturiana arroja un balance y unos datos económicos y de empleo muy positivos”. El Vicepresidente, encargado por el Presidente de coordinar la ley autonómica de reto demográfico, afirmó además que aún “estamos empezando a constituir el grupo de trabajo para redactar una ley de la que quiero que sea partícipe el conjunto de esta cámara”.

En la misma sesión parlamentaria, el diputado de Ciudadanos Luis Fanjul hizo derivar el debate demográfico hacia la necesidad de incentivar las comarcas como método para “racionalizar la estructura administrativa y mejorar la eficacia en la prestación de los servicios”. Para el corto plazo, más que a esa fórmula de las comarcas constituidas por iniciativa de los concejos, Cofiño se acogió a la estructuración de Asturias en “comarcas y subcomarcas regionales” que, como había quedado dicho, incluye la nueva ley de ordenación del territorio que prepara el Principado. La norma “verá la luz en los próximos meses”, anticipó.

Compartir el artículo

stats