Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Absueltos dos hombres que fotografiaban osos y desoyeron a un guarda

La Audiencia Provincial revoca los 4.500 euros de multa impuestos por un Juzgado ovetense

La Audiencia Provincial de Oviedo ha absuelto a dos hombres que habían sido condenados por un Juzgado ovetense a multas que sumaban 4.500 euros por desobediencia grave a un guarda forestal al negarse a identificarse y abandonar el lugar en el que, según el agente, estaban molestando a unos osos y sus crías, a los que fotografiaban a distancia con la ayuda de un teleobjetivo. La sentencia concluye que los dos acusados no cometieron ningún ilícito penal. La abogada de uno de los implicados, Silvia Argüelles manifestó su satisfacción con el fallo, que revocaban una condena “a todas luces injusta y desproporcionada”.

Por estos mismos hechos, el Principado archivó una propuesta de sanción administrativa, al considerar, como ahora la Audiencia, que los dos denunciados no persiguieron a los animales ni los molestaron en ningún momento. Los hechos ocurrieron en junio de 2019, cuando los dos denunciados fotografiaban osos en Cangas del Narcea, desde una carretera asfaltada por la que transitan habitualmente peatones y vehículos. Allí coincidieron con un guarda, con el que mantuvieron primero una conversación cordial. En un momento dado, los dos visitantes emprendieron ruta para acercarse un poco más a la montaña en la que estaban los osos. Montaron el trípode y una cámara con teleobjetivo. Entonces, el guarda les dijo que debían retirarse porque podían molestar a los animales. Al ver que se demoraban, el agente volvió y dio unos “golpecitos” en el trípode, lo que provocó una discusión acalorada, en el transcurso de la cual los dos denunciados se negaron a identificarse. El agente dio parte del suceso y se inició un procedimiento administrativo, que fue archivado, y otro penal por parte de la Fiscalía.

Ya la primera sentencia absolvió a los acusados de injurias y coacciones, pero estableció multas de casi 3.000 euros para uno y de 1.500 para el otro, al considerar que hubo desobediencia y forcejeo con el agente. Los dos hombres recurrieron, negaron que hubiera forcejeo y resaltaron la “conducta arbitraria” del guarda, que les ordenó exigió apartarse, dejar de hacer fotos e identificarse cuando no estaban incumpliendo ninguna normativa, y en ningún momento molestaron ni pusieron en peligro ni a los osos ni a ellos mismos”, resaltó Argüelles. La abogada señaló asimismo que, en caso de que se hubiera producido una desobediencia, al no haberse identificado el agente, en ningún caso sería una conducta grave merecedora de condena por la vía penal.

Compartir el artículo

stats