Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los conservacionistas actúan judicialmente para bloquear peticiones de abatir ejemplares

Ascel interpone un recurso para frenar el intento de Cantabria de aplicar su plan de gestión: “Es inadmisible abrir esa puerta”

La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel) ha interpuesto un recurso de casación contra la sentencia judicial que daba por válido el plan de gestión de esta especie en Cantabria. Con esta medida pretende dejar en el aire la vigencia del fallo judicial, en el que se ha amparado Cantabria para solicitar al Ministerio la primera petición de abatir un ejemplar de la especie, pese al plan estatal que prohibe matar lobos. “Ante el conocimiento de las primeras iniciativas de algunas comunidades para que el Ministerio consienta autorizar muertes de lobo”, señala el colectivo, “ni se daban en España ni se van a dar las condiciones excepcionales que permitirían” tomar a cabo tal medida. “Actuaremos para impedir la regresión normativa, no admitindo muerte alguna de lobos”, advierte Ascel en un comunicado.

La asociación considera que autorizar que sean abatidos ejemplares al amparo de los planes de gestión de las comunidades autónomas contraviene la orden ministerial “que incluyó, a petición y gracias a Ascel, al lobo en el listado de especies protegidoas”. “Es inadmisible que tras décadas de lucha para la protección legal efectiva de una especie, solo siete meses después de lograrlo el Ministerio abra la puerta a matar lobos, cediendo a las presiones de las administraciones autonómicas”, sostiene Ascel. Para el colectivo, los argumentos de las autonomías son “subterfugios para intentar degradar una normal nacional y seguir matando lobos como única manera de gestión”.

Compartir el artículo

stats