Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gran proyecto sanitario que llega a la región: Quirón irrumpe con fuerza con su hospital en Gijón

El proyecto de 40 millones de euros y 300 empleos llega en pleno auge de la sanidad privada a raíz de los retrasos en la pública por la pandemia

Inicio del vial Dolores Ibárruri, entorno donde se proyecta edificar el nuevo complejo. | MARCOS LEON

Quirónsalud proyecta un gran complejo sanitario de atención privada en Gijón que se erija como uno de los centros de referencia del grupo en el noroeste del país. Con un inversión que, tal y como adelantó el pasado sábado LA NUEVA ESPAÑA, se calcula que alcanzará los 40 millones y con la que se prevén crear 300 nuevos empleos en la región, el gigante sanitario ultima su aterrizaje en la región con un megaproyecto hospitalario que busca aprovechar el auge de la sanidad privada de los últimos años en Asturias, una comunidad que hasta ahora se había quedado detrás en la demanda de este servicio respecto a ciudades como Madrid y Barcelona. Se pretende que el nuevo edificio se levante sobre unas fincas urbanizables del barrio de Nuevo Gijón, en unos descampados que rodean el tramo final de la calle Dolores Ibárruri y en el marco de una operación empresarial dirigida por el empresario asturiano Víctor Madera. De salir adelante, Gijón vería levantarse su tercer hospital privado, un añadido que obligaría a modificar un mapa sanitario que ya incluye otros dos centros concertados y el público del Hospital de Cabueñes, a las puertas de su gran ampliación.

Gráfico.

La inversión y una permuta

Que se valoren 40 millones de inversión para este plan indica que el proyecto aspira a ser una apuesta firme de Quirón en Asturias. Para la ansiada ampliación del Hospital de Cabueñes se presupuestaron 45 millones antes de que el repunte de precios por la pandemia obligase a casi duplicar la cifra, y esa ampliación implica levantar desde cero un nuevo edificio de cuatro plantas y dos sótanos. El terreno liberado en el entorno de Dolores Ibárruri es lo suficientemente amplio como para poder albergar una instalación de gran volumen. Según fuentes consultadas por este diario, el aterrizaje de Quirón en Asturias era una cuestión de tiempo. Sanitarios y empresarios vinculados a la red privada explican que el gigante sanitario, junto a otras empresas del sector, llevaban tiempo “tanteando” una nueva gran inversión en la región, y que hace años esas consultas se habían centrado en una finca situada en el entorno del Hospital de Cabueñes. Finalmente, a través de una permuta, esta finca quedará en manos del Ayuntamiento, que se la cederá al Principado para completar los terrenos de ampliación del hospital, quedando así libre el solar de Nuevo Gijón para el nuevo centro privado.

El mapa sanitario gijonés se reformula

Quirón ha dado ahora el paso y proyecta quedarse con esta finca para construir un nuevo hospital, lo que revolucionará el mapa sanitario asturiano y gijonés. Desde el entorno sanitario de la ciudad, de hecho, aseguran que los dos hospitales privados gijoneses, el Begoña y el Covadonga, ya habían tenido conversaciones con Quirón cuando este aún buscaba cómo adentrarse en el gremio y que, por el momento, ninguno de los dos se sumarán al proyecto de forma directa, sino que se centrarán en reforzar y reformar sus propios complejos. Ambos centros, de hecho, están en obras. El Begoña reformó su área de radiodiagnóstico hace unos meses y avanza ahora en la restauración integral de su fachada para renovar su aspecto. Con unas policlínicas anexas para consultas externas, constituye uno de los centros médicos de referencia en la ciudad y es desde hace décadas un gran exponente de la sanidad privada gijonesa.

El Covadonga movió ficha hace ahora dos años, cuando el por entonces sanatorio quedó en manos del empresario Jesús Kocina, que apostó firmemente por el complejo con una inversión que rondará los seis millones de euros y que sigue en marcha. La del Covadonga está siendo una reforma integral, dejando atrás el modelo del antiguo sanatorio –que se consideraba anticuado para la demanda actual– y reformando todo el hospital planta por planta. Una de las apuestas más firmes del Covadonga es también el área de radiodiagnóstico, con una resonancia de primer nivel soterrada que, se espera, pueda retomarse tras el verano después de sufrir varios meses de retraso por la crisis de materiales a raíz del conflicto en Ucrania. El plazo, ahora, es terminar el grueso de la reforma a finales de año. Con la entrada de un tercer hospital privado, ahora que los dos concertados –Jove y Cruz Roja– están también renovando sus equipamientos y con la ampliación de Cabueñes a punto de iniciarse, el gremio vaticina cambios en el sector. Sanitarios de la privada explican que, si bien tras la pandemia se ha notado un auge “notable” de la demanda de la atención privada, habrá que ver si ese repunte es suficiente para tres hospitales privados. “La marca de Quirón es muy potente. Puede que la competencia tenga que especializarse en ciertos servicios más concretos”, valoran.

Quirónsalud

Solo un grupo de la talla de Quirón tiene la capacidad económica para lanzar un proyecto de esta magnitud en una ciudad que hasta ahora no gozaba de tanta tradición de sanidad privada como otras. La operación la dirige el empresario asturiano Víctor Madera, que sigue al frente de Quirónsalud como presidente no ejecutivo, un cargo que ocupa tras vender la empresa en 2017 al gigante alemán Fresenius en la que fue una de las mayores operaciones financieras del sector privado de la sanidad en el país.

Con los beneficios de esa venta, Víctor Madera, normalmente alejado del foco mediático, ha podido expandir sus sectores de negocio y está inmerso en el gremio inmobiliario con claros fines de mecenazgo, especialmente vinculado a su región. Ha comprado ya numerosos inmuebles protegidos y con valor histórico por todo el país –muchos en el Principado– a través del sello Paisajes de Asturias, del que es administrador único. Su objetivo es rescatarlos del abandono. Uno de sus últimos proyectos conocidos es la reestructuración del edificio número 2 de la plaza de la Independencia de Madrid, situado frente a la Puerta de Alcalá. Son varias también las inversiones en Llanes, como el proyecto para rehabilitar el palacio de los Junco, en Cuevas del Mar, y también en Castropol, con el ya rehabilitado palacio del Marqués de Santa Cruz de Marcenado.

Compartir el artículo

stats