Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Raquel Sánchez Ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

“La ampliación de la rebaja del peaje del Huerna hasta el 60% entrará en vigor este verano”

“Es verdad que recogemos esa sensación de lentitud, pero estamos avanzando en el tercer carril de la ‘Y’, en un 21% del grado de ejecución”

Raquel Sánchez, en las instalaciones de El Musel | MARCOS LEÓN

Suma tres visitas oficiales a Asturias desde que llegó al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. En las tres ha anunciado compromisos e intenciones a la espera de materializarse. Raquel Sánchez (Gavá, 1975) confía en que pueda regresar para, precisamente, ver realizarse algunas de esas inversiones. La Ministra está empeñada en demostrar que, pese al largo rosario de retrasos acumulados durante décadas, su ministerio tiene un compromiso real con la región. A esas tres visitas oficiales a Asturias suma otra personal: pasó unos días con la familia en Semana Santa. Concretamente, en Ribadesella: allí degustó sidra y se encontró con Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE. “Disfruté mucho”, asegura.

–Diez meses en el cargo y tres visitas ya a Asturias. ¿Hay alguna otra comunidad que haya pisado tanto?

–No he hecho la comparativa, pero no está mal. Y, en cualquier caso, celebro venir para poder ir avanzando en los proyectos. Este gobierno está comprometido con Asturias y lo venimos demostrando. Las inversiones que hemos realizado en los últimos tres años superan con creces las de los gobiernos anteriores del PP durante ocho años.

–¿Le han servido los viajes para cambiar su percepción sobre las necesidades de la región?

–Las reivindicaciones del Principado son lógicas y, al menos desde que llegamos a este gobierno, hemos tenido claro que había que dar un impulso a las infraestructuras capitales que se habían paralizado, en muchos casos por el gobierno anterior. Y ese compromiso lo trasladamos al Presidente del Principado y, en el caso del plan de vías, también a la Alcaldesa de Gijón. Estamos comprometidas y conscientes de las necesidades de esta tierra, pero también hemos hecho un gran trabajo para cumplir nuestros compromisos.

–Tres viajes para tres declaraciones de intenciones, todavía no materializadas. ¿Por qué hay que creer esta vez que los anuncios ministeriales van a salir adelante?

–Hay que creérselo porque, además, estamos dando escenarios temporales ciertos y la gente puede ver cómo van avanzando los proyectos. Por ejemplo, en materia de cercanías estamos ejecutando el plan, dotado con unos 990 millones, y hemos ejecutado o hemos licitado o estamos avanzando en obras por un importe de más de 600 millones. En las cercanías es una de las cuestiones en las que más se ve la diferencia entre la inversión de ahora y la del gobierno anterior. La llegada de la alta velocidad a Asturias, con la variante de Pajares, me dio la oportunidad de hacer junto al presidente Barbón ese primer viaje en pruebas y hemos anunciado que para inicios de 2023 será una realidad. Este miércoles vine a decir que en los próximos meses vamos a iniciar las obras del soterramiento de Langreo. También para poder firmar un protocolo con Gijón y el Principado para trabajar en el proyecto básico del plan de vías. Estamos ejecutando y materializando esos y otros muchos proyectos, que algunos son más pequeños pero igualmente importantes. Es decir, hay compromisos pero también, lo más importante, hay hechos. Y me remito también a los hechos.

–¿Teme que, con tanto anuncio, si las realidades se demoran, los asturianos acaben por no concederles credibilidad?

–Esa es una reacción lógica. Cuando hay compromisos que luego no se materializan, se generan frustraciones, y lo que estamos intentado desde este ministerio es ofrecer certezas. A veces es difícil concretar un día y una fecha exactas. Con el vial de Jove pasa eso: tenemos el proyecto constructivo aprobado desde julio y en los próximos meses podremos avanzar más información, pero ahora no estoy en disposición de dar esa fecha. Lo haremos en los próximos meses porque no queremos dar falsas expectativas. Pero nuestro compromiso es indiscutible.

Si las inversiones se basan en la comparativa con el territorio de al lado haremos mal ejercicio de los recursos públicos

decoration

–¿Ningún detalle más se puede avanzar de ese acceso a El Musel?

–Vamos a tener noticias en los próximos meses.

–¿Por qué a los ministros responsables de las infraestructuras cuesta tanto convencerles de la necesidad de romper el aislamiento asturiano? ¿Por lo caro de las obras o por el escaso peso político de la comunidad?

–Las infraestructuras no deberían tener signo o color político y para nosotros todas las comunidades han de tener garantizado el derecho a la movilidad de los ciudadanos y contar con unas infraestructuras que permitan hacer todas las regiones más competitivas. Es verdad que hay comunidades, como Asturias, cuya orografía hace que sean más costosas, pero eso en ningún caso puede ser un óbice para que no invirtamos. Por eso, insisto, es importante cumplir los compromisos, que en infraestructuras no debieran tener color político. Esperamos que con el nuevo PP, que se parece mucho al PP de siempre, esta sea una de las cuestiones en las que se pueda avanzar, una especie de pacto de Estado sobre infraestructuras.

–Barbón dice ser un martillo pilón con el ministerio. ¿Es así?

–Tengo que reconocer la insistencia del Presidente del Principado, Adrián Barbón, que está realizando un trabajo extraordinario. Y está mal que hable por él, pero creo que estamos teniendo una gran coordinación en todos los temas e infraestructuras, acordando cuáles son las prioridades para el Principado.

–¿Somos muy victimistas los asturianos, más que otros?

–No, no. Además, lo asumo con mucha naturalidad y entiendo que, en muchas ocasiones, después de esperar por infraestructuras que se iniciaron o prometieron hace veinte años y a veces pasan por diferentes vicisitudes, se genere una sensación de incredulidad, de agravio. Es lógico. Las infraestructuras no son fáciles, no se hacen de un día para otro. Pero yo siempre defiendo que este gobierno es fiable, no quiere lanzar falsas expectativas y está haciendo un esfuerzo extraordinario en Asturias por superar etapas del anterior gobierno, con el que sí que hubo paralización. Y ahora la diferencia es sustancial.

Raquel Sánchez, durante su entrevista con LA NUEVA ESPAÑA en el edificio de servicios múltiples del Puerto de Gijón. | | MARCOS LEÓN

–¿Cuáles son las tres prioridades en las que debería centrarse la región y que usted está dispuesta a apoyar con urgencia?

–Las prioridades de la región tienen que pasar por ese consenso con el presidente Barbón. La llegada de la alta velocidad a Asturias es algo histórico, lo vamos a poder celebrar en los próximos meses. También mejorar toda la red de cercanías, de ancho métrico. Somos conscientes de que eso puede generar perjuicios en el servicio a los usuarios, pero tenemos que trabajar en ello, en la red de cercanías que representa esa movilidad cotidiana que satisface las necesidades del día a día. Y seguir trabajando en la A-63, en los tramos que nos quedan pendientes pero que vamos a poner en funcionamiento. Y está, por supuesto, el peaje del Huerna, con el que hay esa sensación de agravio histórico.

–Llevan semanas diciendo que pronto se concretará el aumento de las bonificaciones para el peaje. ¿Ya se sabe cuándo?

–Hay que recordar que fue el gobierno del PP el que amplió una concesión hasta 2050 que habría acabado el año pasado. Nosotros hemos introducido bonificaciones que hagan más liviana esa carga para los asturianos y ahora quiero anunciar que vamos a aprobar esa ampliación de las bonificaciones para que entre en funcionamiento en verano.

–¿Y cómo quedarán esas rebajas finalmente?

–Para los vehículos pesados pasará del 30 al 40%; y en los ligeros pasará del 50 hasta el 60% para quienes realicen al menos tres viajes en un mismo mes. La idea es que funcione en verano, y con ella estamos trabajando en los reales decretos.

Las actuaciones que hemos realizado en tres años en Asturias superan con creces las del PP en ocho años

decoration

–¿Cómo es posible que se tarde tres años y medio en hacer un carril de cuatro kilómetros en la “Y” cuando construir toda la autopista llevó cinco años hace medio siglo?

–Entiendo la pregunta pero lo que es importante es que estamos trabajando en el tercer carril y la remodelación de esos enlaces. Estamos avanzando, en un 21% del grado de ejecución, y tenemos una consignación presupuestaria para 2022 para seguir con ese ritmo por un importe de 15 millones de euros. Es verdad que recogemos muchas veces esa sensación de lentitud de las infraestructuras, pero me remito a lo que estamos haciendo ahora. Estamos trabajando en ello y así vamos a seguir.

–¿Es un perjuicio para España mantener una red radial de trenes y carreteras?

–Es lo que estamos intentando reconvertir: pasar de una estructura radial a una estructura en malla, mucho más permeable, que nos permita también ser más competitivos, dar mejor respuesta a las necesidades de los ciudadanos y dar respuesta al reto demográfico, en el que la movilidad tiene mucho que decir. Y esa movilidad entendida en toda su dimensión, combinando diferentes medios de transporte. Pero que nos garantice que, con independencia del lugar donde se resida o la capacidad económica, todo el mundo tenga posibilidades de acceder a los derechos y servicios. Y eso pasa mucho por reconfigurar esa estructura radial hacia una más en malla.

–¿Entonces por qué no se impulsan otros corredores ferroviarios como el Cantábrico? El “mini AVE” por la cornisa fue propuesto y descartado por su propio partido y, en cambio, sí ha anunciado un tren rápido de Santander a Bilbao.

–Cuando hablamos de la conectividad, no siempre funcionan las mismas fórmulas para todos los territorios y tenemos que entrar a unas comparativas que no son buenas. Si las decisiones de las inversiones en infraestructuras se basan en las comparativas con el territorio de al lado, haremos un mal ejercicio de la política y de los recursos públicos. Y, por lo tanto, lo que hay que tener claro es cuáles son las necesidades de los ciudadanos y dar una respuesta satisfactoria. Ahora hay que centrarse en que la alta velocidad llegue a Asturias, mejorar la red convencional y el ancho métrico, seguir trabajando por las cercanías, la red viaria y unas mejores carreteras. Y, a partir de ahí, que podamos seguir avanzando en consenso con el Principado para establecer nuevas prioridades. Pero reacciones de ese tipo, de “como se anuncia en el territorio de al lado ese Santander-Bilbao, ahora quiero lo mismo”, entrar en ese juego de comparativas no es un ejercicio sano ni conveniente para los ciudadanos. A partir de ahí se empiezan a generar expectativas que en muchas ocasiones no se cumplen.

Raquel Sánchez, durante su entrevista con LA NUEVA ESPAÑA en el edificio de servicios múltiples del Puerto de Gijón. | MARCOS LEÓN

–Pero lo cierto es que Oviedo y Santander apenas distan 200 kilómetros y el tren que las une hoy invierte cinco horas.

–Bueno, pues sigamos trabajando en mejorar la red. Estamos centrados en esos proyectos y, a partir de ahí, seguiremos dando pasos.

–Habla de unas inversiones en Cercanías que aquí suenan más bien a un mantenimiento mínimo para no cerrar una red que no para de perder viajeros. Pero la gente reclama frecuencias y tiempos razonables. ¿Están enfocados en hacer competitivas las cercanías asturianas?

–Desde luego. Y, además, ya desmentí algún bulo que decía que se iban a suprimir líneas de cercanías en las áreas menos pobladas de Asturias. Vuelvo a desmentirlo rotundamente. Estamos comprometidos con la mejora de las cercanías: de ese plan con un presupuesto actualizado de más de 990 millones, hemos movilizado, licitado o, incluso, ejecutado actuaciones por un valor de 670 millones. Y, por lo tanto, seguimos comprometidos. Se ha firmado un convenio entre Adif y el Ayuntamiento de Ribadedeva para la supresión de pasos a nivel. Así que siempre estamos trabajando en la mejora de estas líneas, y en ningún caso pensamos en su supresión. ¿Podemos mejorar frecuencias, horarios? Por supuesto, y estamos siempre dispuestos a la mejora del servicio.

Nuestro compromiso es modernizar el ancho métrico y hacer atractivos

decoration

–¿Cómo es posible que los trenes de cercanías asturianos sean cada vez más lentos? Hoy van más despacio que hace 80 años.

–También hay mejoras en fiabilidad y seguridad como el Asfa digital, que son necesarias para cumplir con la normativa europea. Y es verdad que en algún recorrido puede afectar a los tiempos, pero es exagerado generalizar y decir que la calidad del servicio es peor ahora que hace ochenta años. Estamos trabajando para que no sea así, es necesario cumplir los requerimientos de seguridad y modernizar las infraestructuras de ancho métrico.

–Sí, pero el problema es tan grave que se trata de que las cercanías vuelvan a ser competitivas.

–Por supuesto, y compartimos ese reto. Para nosotros el ferrocarril es el medio de transporte más sostenible, más eficiente, pero evidentemente hay que analizar cuáles son las necesidades en concreto. Y nuestro compromiso es trabajar para hacer ese sistema mucho más atractivo, y sacar coches de la carretera, no solo para transportes de pasajeros sino también de mercancías, otro de los grandes retos.

–¿La única forma de que funcionen las cercanías es transferirlas a las autonomías?

–La única forma es que trabajemos conjunta y coordinadamente en prestar el mejor servicio posible a los ciudadanos. Más que en señalar a unos o a otros, o excluir a unos o a otros, lo importante es que trabajemos de manera coordinada.

–En época de bonanza el ministro de las infraestructuras era la estrella del Gobierno. Cuando hay poco dinero para repartir, ¿acaba siendo quien se lleva las tortas?

–Yo creo que lo importante es explicar el ritmo de los proyectos. Cuando hay una dificultad del tipo que sea, a veces son económicas pero otras son técnicas o de tramitación, lo importante es explicar a la ciudadanía el porqué de las cosas. Como ministra me toca asumir, y asumo más los errores y las disculpas que los éxitos, que también me gusta celebrarlos.

–¿Qué diría a los que dicen que el estreno de la Variante se ha retrasado a 2023 por ser año electoral?

–¿Cuántos años electorales han pasado desde el momento en que se empezaron esas obras? Cualquier momento es bueno si avanzamos todo lo que podamos. Ahora se están realizando los trabajos de seguridad, y no hay nadie que tenga más ganas que yo, junto con el presidente Barbón, en adelantar las obras. Y si pudiera ser este mes, mejor que el año que viene. Pero será a principios del 2023.

–¿Qué mensaje mandaría a los asturianos, que tantas exigencias acumulan para su ministerio?

–Un mensaje de esperanza. Me gustaría decir que hemos sido capaces de impulsar esos proyectos tan necesarios. Se está ejecutando todo a buen ritmo. A pesar de la pandemia, a pesar de los efectos de la crisis por la invasión de Ucrania, seguimos adelante, tenemos los presupuestos, el impulso de los fondos europeos, unas infraestructuras de primer nivel, como comprobé durante mi visita de esta semana a El Musel. Ha sido la tercera vez que vengo a Asturias, pero espero que sean muchas más veces y no solo para dar buenas noticias sino para asistir a las puestas en servicio de todos esos anuncios.

Compartir el artículo

stats