Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una tinetense, investigada por estafar 82.000 euros a una empresa italiana

La Policía sospecha que la mujer suplantó el correo de una textil catalana para que los transalpinos ingresasen el dinero en su empresa gijonesa

Un agente de la Policía Nacional investiga en internet. / CNP

La Policía Nacional investiga a una vecina de Tineo por un supuesto delito de estafa, del que habría sido víctima un grupo empresarial italiano de tiendas de ropa, al que habría despojado de 82.000 euros. El método que habría utilizado es el del “intermediario” o “man-in-the-middle”, un tipo de estafa de cierta sofisticación, puesto que habría obligado a monitorizar los correos corporativos de las empresas implicadas, así como a suplantarlos en el momento de la realización de una transferencia de cierta relevancia. La instrucción de este asunto, que estaba en manos del Juzgado número 36 de Madrid –lugar donde se presentó inicialmente la denuncia en febrero de 2021–, ha pasado recientemente al Juzgado número 2 de Gijón, por orden de la sala de lo Penal del Tribunal Supremo, que dirimió la cuestión de competencia.

Según el auto del sala de lo Penal, con fecha del 20 de abril, la Policía Nacional sospecha que la tinetense suplantó el correo corporativo de una empleada de una empresa textil con domicilio en Pineda de Mar (Barcelona), solicitando al grupo italiano el pago de unas facturas pendientes por unos pedidos por importe de 82.180,34 euros. A los transalpinos se les facilitó una cuenta para realizar el citado ingreso. Pero la beneficiaria no era la empresa textil barcelonesa, sino una empresa con sede en el centro de Gijón, de la que es administradora la citada vecina de Tineo. Según señala el auto de la sala de lo penal del Supremo, a través de la empresa gijonesa –especializada en importaciones– se realizaron transferencias a una cuenta de Turquía y a otra a nombre de la tinetense investigada.

No es la primera vez que se produce este tipo de estafa en Asturias. A una empresa avilesina le estafaron, en 2020, 194.000 euros, aunque la Policía pudo recuperar 172.000. A empresas de Grado y Riosa les estafaron unos 300.000 euros ese mismo año suplantando el correo de un proveedor, aunque se recuperaron parte de las cantidades. Las fuerzas de seguridad aconsejan desconfiar de los cambios de cuentas para transferencias reclamados por los proveedores, sobre todo si van acompañados de cierta exigencia de premura.

Compartir el artículo

stats