Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Es peligroso el virus Lloviu, pariente del Ébola descubierto en Asturias? “No es previsible que tenga relevancia en humanos”, dicen los expertos

El Principado sabía de la investigación sobre el filovirus en murciélagos y algunos expertos pedían cerrar la cueva de Peón, lo que nunca se hizo

Imagen de un ejemplar de murciélago. ShutterStock

El virus Lloviu (LLOV), pariente cercano del Ébola, descubierto en el año 2002 en murciélagos de la cueva asturiana del Lloviu –en el concejo de Villaviciosa– “es un hallazgo muy interesante desde el punto de vista científico, pero no es previsible que tenga relevancia clínica en humanos”. Así se expresó ayer Mauricio Telenti, especialista en microbiología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en relación con un filovirus identificado a través de su material genético (ARN) en murciélagos de Schreiber (”Miniopterus schreibersii”), en la citada cueva asturiana, y posteriormente detectado en murciélagos de Hungría.

“El principal interés es que haya podido demostrarse la trasmisibilidad a células humanas”, indica el doctor Telenti. Según el microbiólogo del HUCA, los filovirus son una familia bastante amplia, con el virus del Ébola y el virus Marburgo como exponentes más relevantes para la salud pública. Pero mientras esos dos tipos virales solo se han dado de forma natural en África, la singularidad del Lloviu radica en que se ha descubierto en Europa.

Telenti puntualiza que el virus Lloviu “está relativamente alejado del virus Ébola”. Este último saltó a la palestra en marzo de 2014, al registrarse un brote en África occidental que terminó convirtiéndose en la epidemia viral hemorrágica más grande en la historia. Casi el 40 por ciento de las personas que contrajeron esta afección durante este brote fallecieron.

En Asturias el Principado tenía conocimiento de los avances de la investigación del filovirus en los murciélagos de Lloviu desde hace años y se llegó a plantear, en algunos momentos, la conveniencia de cerrar la cueva, ubicada en el valle de Peón y muy accesible, al paso de los visitantes. Algo que nunca se llegó a hacer, no sin riesgo, dicen los expertos, porque “las certezas no son absolutas y debería imperar la prudencia”.

Como virus zoonótico –que se transmite entre animales y humanos–, el LLOV es de interés para la salud pública en todo el mundo, según han explicado los investigadores de la Facultad de Farmacia de Medway. La OMS afirma que las zoonosis comprenden un gran porcentaje de todas las enfermedades infecciosas recientemente identificadas, así como muchas de las existentes. Simon Scott y Nigel Temperton, de Medway, formaron parte de un equipo dirigido por Gábor Kemenesi, del Laboratorio Nacional de Virología de la Universidad de Pécs (Hungría). De esta investigación –publicada en la revista “Nature Communications”– se desprende que existe un “considerable vacío” de conocimientos sobre estos virus recién descubiertos, según los autores.

Compartir el artículo

stats