La campaña electoral de la patronal asturiana de la construcción se enrarece. Joel García, actual presidente de la confederación de constructores (CAC-Asprocon), y el empresario Pablo Justel se disputan la dirección de la entidad durante los próximos años. Las elecciones, que estaban fechadas para el próximo mes de junio, deberán retrasarse, después de que un recurso del aspirante contra la convocatoria por un defecto de forma tumbase el proceso. La dirección de la patronal, que reconoce el error y se disculpa con los asociados, anuncia que volverá a convocar unas votaciones que se retrasarán así a raíz de la denuncia.

Justel denuncia en su recurso que las elecciones se convocaron el pasado día 19 de abril, fijándose la celebración de la asamblea electoral para el próximo 17 de junio. Sin embargo, alega, los estatutos señalan que la convocatoria debe realizarse con dos meses de antelación. Desde la candidatura de Justel también denuncian que no se constituyese ni una Mesa Electoral ni una Junta Electoral, criterios que fijan también los estatutos de la patronal. Así, afirma en su escrito que “resulta palmaria la infracción” y la “nulidad de la convocatoria de elecciones”. Además, el candidato critica que el censo que le fue facilitado a su equipo no está actualizado debidamente.

El aspirante a dirigir la patronal acompañó ayer su recurso contra el proceso electoral de un correo electrónico que remitió a los asociados. En él asegura, además, que quienes se habían comprometido a entregarle su aval se han visto sometidos a llamadas en las que tratan de disuadirles de darle su apoyo, lo que califica de “presiones”. Justel, que ya había anunciado que contaba con los avales, parece reconocer ahora en el correo que remitió al resto de constructores afiliados a CAC-Asprocon que no sumaba los suficientes, achacándolo a esas presiones. Desde el entorno de la candidatura que defiende la reelección de Joel García niegan que hubiese ningún tipo de presión hacia estos asociados e incluyen las llamadas en la labor electoral “normal”. Ahora, la patronal deberá volver a convocar el proceso electoral, lo que retrasará la cita con las urnas, al menos, hasta julio.