Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuca Gamarra, secretaria general del PP: “El Gobierno, ante esta guerra, debería reconsiderar su calendario de la descarbonización”

"El independentismo es insaciable, apoya a Sánchez porque facilita la debilidad del Estado”

Cuca Gamarra, durante su visita a Oviedo, el pasado jueves. | Fernando Rodríguez

Es la encargada de plantar cara al presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados y de visibilizar el estilo de Alberto Núñez Feijóo, empeñado en demostrar que el PP ha de ser alternativa antes que oposición. Cuca Gamarra (Logroño, 1974), que este jueves realizó una fugaz visita a Oviedo para inaugurar la nueva sede regional del partido, defiende cómo su partido salió “rápido y bien” de la crisis entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso y sostiene que el Gobierno de Pedro Sánchez debería aparcar la descarbonización exprés para que la crisis económica por la invasión rusa en Ucrania no castigue más a España.

–¿Cuánto ha pagado por la luz en el último mes?

–Cerca de setenta euros, bastante más que el año pasado.

–¿Cuál es la propuesta del PP para abaratar esa factura, sin vulnerar las normas que fija Europa?

–Hay una medida directa que le planteó nuestro presidente Feijóo a Pedro Sánchez, que ya podría haber estado en vigor, y consistía en llevar a cabo la trasposición de la directiva europea para bajar el IVA de la luz y el gas al 5 por ciento. Esta medida permitiría pagar menos impuestos y, por tanto, que el recibo fuera mucho más barato.

–Pero ya ha hubo una primera bajada de impuestos y, sin embargo, el recibo sigue subiendo.

–Por eso. Es importante tener claro que hay cuestiones relacionadas con una política energética, que nuestro país debe asumir y replantearse. Al final, tanta ideología y tanta falta de interconexiones nos está penalizando. Las relaciones con Argelia, que ha deteriorado también este Gobierno, tienen mucha relación con los precios de las energías. Pero hay un capítulo que tiene que ver con cuánto recauda el Gobierno y, si el precio está subiendo, es responsabilidad suya no recaudar más sino hacer que se pague menos por esos recibos.

–¿Estamos pagando los efectos de una descarbonización exprés, a más velocidad que en otros países de Europa, por el cierre de térmicas, como los dos ya consumados en Asturias?

–Sin duda, no han sido decisiones muy acertadas para los tiempos que vivimos.

–¿Cuál es su alternativa?

–En el momento actual conviene reconsiderar los calendarios que ya estaban asumidos. Lógicamente, si cambian las circunstancias por factores como una guerra, evidentemente las sociedades deben pararse, reflexionar y reconsiderar objetivos planteados previamente. El Gobierno debería abandonar tanta ideología detrás de la descarbonización y buscar la sostenibilidad económica como uno de los principales elementos para garantizar la cohesión social y el futuro de una sociedad.

–¿Comparten la medida de poner tope al gas para la fijación del precio de la electricidad? ¿Es la solución definitiva?

–No nos hemos opuesto a esta medida que, en un primer momento, puede tener su efecto. Pero no es la medida que va a dar una solución definitiva. Este problema es mucho más complicado. Pedro Sánchez dijo que sería algo que toda Europa iba a asumir y al final se ha quedado como una cuestión únicamente residual para Portugal y España. Y nuevamente va a llegar muy tarde porque en el recibo de abril no se ha aplicado una rebaja, que tampoco estará para mayo, con lo cual no son medidas que estén solucionando el precio de la luz.

"El gran problema económico de España no se resuelve con topar el gas"

decoration

–Tienen entonces reservas sobre la eficacia de la medida.

–El Gobierno y el Ministerio de Transición Ecológica no pueden pensar que con ese plan se resuelve el gran problema económico que tiene España.

–Se viene un otoño difícil, sobre todo si se alarga la guerra en Ucrania. ¿Será terreno abonado para tender la mano al Gobierno, como prometió Feijóo al asumir el liderazgo del PP, o para endurecer la oposición?

–Somos un partido de Estado. En el PP hemos decidido que no somos oposición sino que somos alternativa. Los españoles esperan que ante las dificultades planteemos soluciones y, sobre todo, que ante un Gobierno que siempre llega tarde y mal, lideremos la necesidad de respuestas. Ya las hemos planteado al Gobierno, pero nos ha dicho que no. Tendemos la mano porque los españoles necesitan esa mano tendida, por eso trasladamos la propuesta de rebajar el IRPF, con la deflactación en los tramos de las rentas medias y bajas. Con una inflación tenemos que pensar en cómo luchar contra ella. El objetivo del PP es fortalecer al Estado, pero en los últimos quince días los españoles y los asturianos están viendo cómo se debilita al Estado con las exigencia de los independentistas y las concesiones del presidente del Gobierno.

–Dicen Adriana Lastra y Félix Bolaño que siguen siendo el mismo PP y que solo han cambiado en que hablan cínicamente de colaboración leal mientras en el Congreso votan siempre que pueden contra el Gobierno, como en las medidas para afrontar la crisis de la guerra.

–El PSOE debería dejar de ser reo de los independentistas y pensar más en construir un país sumando. Los socialistas, con sus descalificaciones constantes, buscan que este sea un país con dos bloques de españoles que no se entienden. Pero la España en la que nosotros creemos y que comparten la mayoría de españoles es la de la moderación y el diálogo. Por tanto, a Adriana Lastra y a Félix Bolaño les digo que a cada insulto suyo tendrán una propuesta del PP, porque es lo que necesitan los españoles.

–El intercambio de este miércoles en el Congreso entre Pedro Sánchez y usted fue de todo menos elegante. ¿El calendario electoral que se avecina elevará aún más esta crispación?

–Entiendo que se refiere al tono de Pedro Sánchez, porque yo fui absolutamente respetuosa. Pero vivimos un momento muy complicado y muy duro. En estas dos semanas hemos conocido que el Presidente negoció la gobernabilidad y estar al frente del Gobierno de España con unos socios que estaban siendo investigados por los servicios del Estado. Pedro Sánchez debe dar explicaciones a los españoles de por qué ha cesado a quien dirigía los servicios de inteligencia, cuando lo que hacía era cumplir la ley y las indicaciones que el Gobierno le marcó.

"Los socialistas buscan un país con dos bloques de españoles que no se entiendan"

decoration

–¿Les ha decepcionado Margarita Robles con el cese de Paz Esteban como directora del CNI?

–El problema es que ha decepcionado a los propios votantes del PSOE, que esperan de su ministra de Defensa que lo primero que haga sea defender el Estado frente a los que lo quieren romper.

–Los independentistas ya han avisado que no les basta con ese cese. ¿Qué hoja de ruta cree que se avecina a la vista del caso Pegasus?

–El independentismo es insaciable en su objetivo de debilitar al Estado y a todas las instituciones de España, por eso apoyan a un presidente como Pedro Sánchez, capaz de hacerlo. Los independentistas han elegido pactar con Pedro Sánchez no por su valía, sino por su debilidad; con lo que seguirán avanzando. Hace dos semanas decían que querían llegar a estar en la comisión de secretos oficiales. Eso ya lo consiguieron. El siguiente paso fue pedir la cabeza de la directora del CNI, y ya la tienen. Y Bildu acaba de pedir que los presos condenados por terrorismo estén en las calles. Los independentistas tienen muy clara su hoja de ruta, que ha sido siempre la misma. El problema es que el Presidente ha decidido libremente poner su Gobierno en manos de los independentistas y aceptar todo lo que le pidan.

–Si el PP estuviera en la Moncloa y el Gobierno hubiera sido espiado, ¿no habrían destituido al responsable del contraespionaje?

–Son dos cuestiones muy diferentes. La persona destituida no es la responsable de la protección de las comunicaciones del Presidente del Gobierno. Eso ha sido una cortina de humo para justificar que se entregaba su cabeza y que no la echaba porque se le exigieran los independentistas. Pero esto es creer que los españoles somos tontos y no escuchamos lo que sus socios le exigen públicamente. Es muy grave que los terminales del Gobierno se hayan visto afectados y Sánchez debe dar explicaciones sobre algo que ningún otro Ejecutivo ha reconocido nunca que haya pasado.

"El Gobierno usó su espionaje como cortina de humo para dar la cabeza de la directora del CNI al independentismo"

decoration

–¿Entiende que son insuficientes las explicaciones sobre la denuncia presentada por Félix Bolaños?

–El Presidente del Gobierno no ha dado ninguna explicación, y debe hacerlo. Ya que contó que su teléfono móvil ha sido objeto de una intromisión, debe dar las explicaciones oportunas a los españoles de dónde proviene, quiénes cree que han sido los autores y qué información ha sido usurpada, sobre todo para saber la trascendencia que tiene.

–Usted estaba antes y ahora. ¿Qué ha cambiado del PP de Pablo Casado al de Alberto Núñez Feijóo?

–En un momento determinado tuvimos una crisis interna que el partido, en su conjunto, decidió superar. El cambio es que superamos esa crisis con un proyecto que se basa en los mismos principios. Teníamos que cerrar una situación que nos estaba haciendo daño y que estaba dificultando que España pudiera tener la alternativa que necesita.

–Usted, el pasado miércoles en el Congreso, parecía más contenida que en la etapa anterior. ¿Tiene algo que ver con este cambio?

–No, depende de las circunstancias. Yo siempre soy la misma, pero depende de cada momento y de cada día. Unos días me dicen que estoy más contenida y otros que he sido más dura. Depende del asunto que se trate y de la situación que viva el país.

"Tuvimos una crisis interna que resolvimos rápido y bien para que España tenga una alternativa"

decoration

–¿Necesitaba el PP un reseteo?

–Lo más importante es que teníamos una situación compleja, complicada, una crisis interna y, entre todos, en un congreso quisimos resolverla desde la unidad. Creo que hemos dado un ejemplo a España demostrando lo grande que es este proyecto político. Ante una dificultad, hemos sido capaces de resolverla rápido y bien para poder decirle a los españoles que estaremos a la altura de las circunstancias de lo que el país necesita ante la grave crisis económica. El PP está centrado en dar respuesta a los problemas de España y de Asturias.

–¿Qué deberes le pone la dirección nacional al PP de Asturias?

–En esta comunidad autónoma hay muchos problemas económicos. Hay altas cifras de desempleo y unos impuestos de sucesiones y patrimonio más elevados que en otras zonas de España. Eso es lo que nos preocupa y ocupa. El PP asturiano tiene los mismos deberes que en el resto del país. En un año habrá elecciones municipales y autonómicas en Asturias y este partido ofrecerá a los asturianos nuestros mejores candidatos, los mejores equipos y un grandísimo proyecto para ganarnos su confianza.

–¿Cuándo fijarán la fecha del congreso del PP asturiano? ¿Ya quedará para después de las elecciones autonómicas en Andalucía?

–Bueno, es que las elecciones andaluzas ya están aquí. Es cierto que, aunque ahora convocáramos un congreso, ya sería para después de las elecciones en Andalucía. La nueva dirección llevamos apenas un mes y lo más importante es cumplir el encargo que nos hizo el presidente Feijóo, de planificar de manera rápida pero seria las renovaciones pendientes. Hemos priorizado los congresos de Madrid y Galicia, que se van a celebrar la próxima semana, y el resto se van a ir produciendo de una manera tranquila y lógica, sin prisa pero sin pausa.

Compartir el artículo

stats