Emoción a raudales en el aeropuerto de Asturias. Decenas de familiares y allegados tuvieron que esperar ayer una hora y media de más –se retrasó el avión– para recibir a los integrantes del contingente del Regimiento “Príncipe” número 3 que viajaron a Mali en noviembre y que fueron distinguidas con la medalla de las Fuerzas de la Unión Europea “por su excepcional trabajo y compromiso”.

Entre los presentes, varios bebés, padres, madres, parejas... Incluso una joven que acudía con sus amigas en plena despedida de soltera, tocada con un velo, para recibir a su prometido. Y muchos pequeños que harán la primera comunión este mes, felices por el regreso de sus progenitores para la cita.