Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subasta de la xata, una costumbre “única” del centro de Asturias e “imán” vecinal del pueblo

La ingeniera Claudia Prieto investiga el origen y características de la puja de las rameras en las fiestas: “Es chocante la conexión territorial”

Subasta de las rameras de Coalla, en Grado, en los últimos años. | | LNE

En Grado es donde más citas se mantienen en el calendario anual, en Muñó (Siero) el único lugar en el que estuvo en manos de una mujer, en Yernes y Tameza el día fijado se llega a multiplicar por cinco la población habitual del concejo... Es la conocida como subasta de las rameras –aunque el nombre varía de un lugar a otro–, que se celebra desde la Edad Media en varios pueblos de Asturias, todos en la franja central de la región.

Subasta de la ramera de Brañes (Oviedo), en 1963 | José María González Villanueva

Estos y algunos datos más los ha recopilado en un artículo, tras una ardua investigación, la ingeniera química Claudia Prieto, vicepresidenta de la asociación “Amigos de la villa romana La Estaca” de Las Regueras. Su trabajo se publica en el anuario de la asociación cultural “La Piedriquina” con un objetivo: evitar que se pierda la memoria y recoger los testimonios sobre tradiciones y costumbres antiguas.

La subasta de la xata, en Mariñes (Las Regueras), en 1959. José María González Villanueva

“Me interesa la historia local y esto me llamó la atención en particular”, explica Prieto, quien tuvo su primer contacto con una subasta de rameras en El Cristo de Biedes cuando era niña. Durante meses ha recorrido diversos pueblos para recoger los testimonios de las gentes, además de subasteros, mayordomos y otros actores indispensables de un evento que reunía –y sigue haciéndolo en muchos lugares aunque el sentido haya cambiado– a muchos vecinos. “La subasta de la xata es imán en muchos pueblos, porque ese día mucha gente que está fuera vuelve para estar presente, es muy llamativo”, señala la investigadora.

Claudia Prieto. Jaime Casanova

Pero no es la puja de las rameras algo que se extienda por toda Asturias o tenga réplicas parecidas por el resto de España o de Europa. “Es una tradición única del centro del Principado”, sostiene Claudia Prieto. “Por ejemplo, la puja del ramo la hay por varios sitios, incluso en Europa. Los del Oriente son muy parecidos a los de Italia, los de León a los de Varsovia en Polonia... Pero la subasta de las rameras solo es en el centro de Asturias”.

No hay que confundirla, además, con la popular rifa de la xata, esta un animal que se sortea después de vender los boletos entre los compradores. La subasta es más compleja: “Se trata de ofrecer el animal en la fiesta al santo, a la virgen o al cristo. Su nombre siempre va asociado a ellos”.

Hay unos rasgos comunes, con un subastador que dirige la subasta, celebrada esta junto a la iglesia del pueblo habitualmente. “Cada pujador recibe un vaso de vino y una faria cada vez que puja. Siempre suelen ser hombres los subastadores, a excepción de Muñó, en Siero, donde encontré a la única mujer que se sepa que hizo tal labor”, señala la autora.

Claudia Prieto sitúa el origen en la Edad Media, ligado a las cofradías religiosas. “De hecho, el dinero que se saque por la ramera va destinado a pagar la fiesta y también a obras en la iglesia”.

Es el concejo de Grado el que más subastas mantiene en la actualidad, con las rameras de Coalla como unas de las más famosas y populares. “Es una tradición que no habría llegado hasta hoy si no fuera porque se permitía aplazar el pago de la xata. Depende de las condiciones, pero suele darse un año de plazo. En Sandamías, en Pravia, son dos. En el primero hay que pagar la mitad”, señala Prieto, que destaca también la tradición de pujar en las antiguas pesetas y no en euros.

Opina Prieto que “no es casual” que las subastas se concentren en varios núcleos del centro de Asturias. “Hay algo que conecta estos territorios y sería interesante investigar”, señala la ingeniera, convencida de que la Iglesia actuó como enlace, al igual que la alzada o trashumancia. Su trabajo es de los pocos por no decir el único sobre una tradición del medio rural asturiano que hoy en día se mantiene en un buen número de sitios a modo festivo más que por el servicio que ofrecía antaño.

Compartir el artículo

stats