Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Hay esperanza y oportunidades en el Occidente; hay que creérselo”, dice Barbón

El Presidente contraprograma una jornada completa en El Franco, con un Consejo de Gobierno y seis visitas a empresas y colectivos

El Presidente acaricia un ternero en la ganadería El Dios.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, lanzó ayer en El Franco un mensaje  de positividad al dar la bienvenida a nuevos proyectos empresariales en un municipio que ganó población en 2021 y donde la tasa de natalidad es superior a la media asturiana. En una jornada de apretada agenda y que comenzó con una reunión del Consejo de Gobierno en el concejo, Barbón visitó una chacinería, una ganadería, conversó con los pescadores, los colectivos culturales y una empresa turística. “Hay esperanza y oportunidades en el medio rural y, especialmente, en el Occidente de Asturias. Hay que creérselo, hay que quererlo y hay que apoyarlo”, señaló el jefe del ejecutivo tras presidir la reunión del Consejo de Gobierno en La Caridad.

Se lo creen César Iglesias y Eduardo Lanza, que están a punto de lanzar un negocio de venta de pescado fresco y congelado en una nave de Valdepares, y se lo creen Javier Méndez y su hijo Pelayo, que están tramitando un proyecto para renovar por completo su ganadería de la localidad de Villar. Son dos de las iniciativas que ayer conoció Barbón, acompañado por parte de sus consejeros y de la alcaldesa, Cecilia Pérez.

El franquino César Iglesias y el coañés Eduardo Lanza, ambos vinculados al mar durante toda su vida, fundaron en 2018 la empresa Productos del mar Ría de Navia S. L, que, si no hay novedad, comenzará su actividad a finales de junio. Plantean un concepto novedoso en la comarca: una fábrica de elaboración de pescado fresco y congelado que comercializarán bajo la marca “Cabo San Agustín”. Su idea es ponerse en marcha con la próxima costera del bonito y con una plantilla inicial de cinco trabajadoras.

“Ofrecerán pescado fresco en bandeja, al que se le dará un tratamiento especial para que pueda aguantar entre diez y doce días. También ofertarán producto congelado. No obstante, su idea es ofrecer preparados variados que puedan encajar también al sector hostelero.

Los dos socios explican que la crisis de los precios ha encarecido también la puesta en marcha de su negocio, que aprovecha la nave que antaño ocupaba la conservera Entreíslas. Esta firma, nacida en Tapia, cerró sus puertas en 2012 y tuvo una segunda etapa de actividad entre 2013 y 2019, cuando cerró definitivamente. Ahora sus instalaciones tendrán una nueva vida.

“A veces nos dejamos llevar por el pesimismo y yo prefiero poner en valor el optimismo de las iniciativas que demuestran esperanza. En ocasiones hay empresas que desaparecen pero lo importante es que surjan muchas más y eso hay que ponerlo en valor”, subrayó Barbón, quien defendió el papel que juegan las autonomías en el sostenimiento de los servicios y también las ayudas del plan Leader, como un complemento “fundamental” para el medio rural.

Precisamente otra ayuda europea está permitiendo a la Cofradía Santo Ángel, de Viavélez, la instalación de un sistema de placas fotovoltaicas para reducir la dependencia eléctrica. Antes de conversar con Barbón, el patrón tuvo ocasión de hablar unos minutos con el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, al que expuso las necesidades del puerto franquino, donde próximamente se realizará un dragado. Señaló como necesaria la prolongación del dique exterior, algo que ya están valorando los técnicos.

El tour de Barbón tuvo otra parada en la ganadería de leche de Javier Méndez, un negocio que heredó de su padre y donde hoy cuentan con 300 cabezas. En Ganadería “El Dios” tienen entre manos un ambicioso proyecto de innovación con una inversión que ronda el millón de euros. “Vamos a hacer todo nuevo, partir de cero con un concepto novedoso que busca el residuo cero, minimizar la contaminación generando compost con los residuos”, cuenta Méndez. Su hijo, ingeniero agrónomo de 31 años, está detrás de la idea y quiere incorporarse al sector

El recorrido incluyó también una parada en el camping A Grandella de Valdepares que, dijo el presidente, “estaba en una situación delicada y ahora está totalmente rehabilitado”. Barbón prosiguió a Lebredo, pueblo compartido entre los concejos de Coaña y El Franco y donde el popular hostelero Elio Fernández acaba de hacerse con las riendas de la chacinería San Lorenzo. La jornada concluyó a media tarde con un encuentro con asociaciones del concejo en el espacio cultural As Quintas.

Compartir el artículo

stats