R. G. de la F., el hombre que golpeó brutalmente a un abogado en Oviedo después de que éste le pidiese que dejase de maltratar a su novia ha vuelto a ser detenido, esta vez por golpear a la mujer, respecto a la cual tenía una orden de alejamiento. Las agresiones se habrían producido el 10 de abril y este lunes, 23 de mayo. El Juzgado dictó su ingreso en la prisión de Asturias.

El incidente de abril se produjo en la calle Ramiro I de Oviedo. Un vecino escucho gritos de pelea en la calle y llamó a la Policía. Los agentes encontraron a R. G. de la F. junto a su novia, a la que no podía acercarse. Pero este lunes de madrugada, ambos iban a bordo de un taxi, a la altura de la calle Cervantes, cuando comenzaron a discutir acaloradamente y él le propinó a ella una bofetada. El taxista avisó a la Policía y el hombre emprendió la huida, siendo detenido poco después por los agentes. Paradójicamente, el hombre presentaba una herida de arma blanca en el costado, pero no supo explicar quién se la había propinado, solo dijo que había sido durante las fiestas del Cristo. A primera hora de esta tarde, tras prestar declaración, fue enviado a prisión.

La Fiscalía pide una condena de año y medio de cárcel para este joven por brutal paliza en plena calle al abogado Carlos Hernández Fierro, que, previamente, le había increpado por empujar y zarandear a su novia.

Según el escrito de calificación, el acusado iba caminando junto a su novia a las siete de la tarde del 4 de marzo de 2021 por la avenida del General Elorza y empezó a zarandearla, motivando la intervención de la víctima. “Basta ya”, dijo supuestamente el letrado al agresor, antes de que éste comenzase a propinarle una paliza al verle con el teléfono en la mano y temer que llamase a la Policía.

El abogado tardó en recuperarse 94 días y precisó otros 50 de rehabilitación. Además de la pena de cárcel, el fiscal solicita una indemnización de 30.000 euros, así como una orden de alejamiento a más de un kilómetro durante cinco años.

Por la agresión a su pareja se le había impuesto una orden de alejamiento, que ha incumplido, provocando su arresto.