Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La FADE ve la futura ley de la Administración como “un paso adelante, pero no definitivo”

El complemento de productividad y la evaluación del desempeño centran el debate en la comparecencia en la Junta de patronal y sindicatos

Edificio de consejerías del Principado en Llamaquique, en Oviedo.

El anteproyecto de ley autonómica de Empleo Público va camino de ser enmendado para mejorar cuestiones tales como la evaluación del desempeño, la inclusión del complemento de productividad o la limitación del uso de la figura de subdirector general, cuestiones que suscitaron más objeciones y reparos durante el debate que tuvo lugar ayer en la Junta General con las comparecencias de expertos, patronal y sindicatos.

“Este texto es un paso adelante, pero no definitivo”, fue la valoración del director general de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Alberto González. El presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres, y sindicatos como UGT y CSIF coincidieron en destacar la valentía del Gobierno autonómico en afrontar la actualización de un ley que data de 1986. El director general de la patronal asturiana, Alberto González, subrayó que el texto elaborado por el Gobierno asturiano “contiene elementos positivos, pero de nada servirán si no se acompañan y activan con un compromiso activo por la modernidad y eficacia de la administración”. Así, citó entre los elementos positivos la existencia de “una planificación del ordenamiento de recursos humanos”.

El director general de la FADE señaló la conveniencia de que el Principado apueste por “un proyecto profesional que incentive a las personas, vemos positivamente el despliegue de posibilitar la evaluación del desempeño”. González reclamó una línea similar para los complementos retributivos, que también introduce este nuevo proyecto de ley: “Somos conscientes de la dificultad que entraña establecer un sistema retributivo variable alejado de toda arbitrariedad, pero es un reto imprescindible en aras a los principios que rigen el desempeño público”, exigió.

El presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres, destacó como un “paso valiente y necesario” la decisión del Gobierno de afrontar la reforma de la administración del Principado. Paniceres, cuya comparecencia fue propuesta por Ciudadanos, hizo un llamamiento al consenso “a todos los grupos políticos de la Junta” porque “esta ley es un instrumento para el futuro”. Advirtió que el anteproyecto “apunta cosas interesantes, posiblemente mejorables” y concluyó pidiendo “un debate sereno”. El presidente de la Cámara de Oviedo puso como “ejemplo” de tramitación administrativa eficaz la operación de Amazon, para justificar la creación de la figura del subdirector general. “Tener un representante que coordinase el expediente fue clave para imponerse a 30 localidades”, argumentó Paniceres. Sergio Fernández-Peña, presidente de CSIF Asturias, valoró de “muy mejorable” el proyecto legislativo porque pese a “la buena voluntad del señor Cofiño han cometido el craso error de poner al zorro a diseñar un nuevo gallinero”, en alusión a funcionarios de rango superior “a los que interesa bloquear todo”. Para Marisol Gómez, de UGT, “es hora de que una nueva ley salga adelante” , mientras que Joaquín Arce, funcionario de la primera promoción del Principado que intervino en representación de CC OO, planteó reparos a a una ley “que trata de incrementar el poder de los políticos, con más palo y más zanahoria”. Javier Álvarez, del Cuerpo Superior de Administradores del Principado y representante del colectivo Conceyu por otra Función Pública en Asturias, se mostró critico con una ley en la que no apreció “ninguna mejora sustancial “ y de la que criticó que las mejoras salariales, vía complemento de productividad “quedarán en manos del político de turno, estarán politizadas”.

Compartir el artículo

stats