Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Infraestructuras lastra el cumplimiento inversor del Gobierno central en Asturias

El área de Raquel Sánchez y sus organismos dependientes solo gastaron uno de cada tres euros prometidos pese a copar la mayoría del presupuesto estatal para el Principado, que queda a la cola en ejecución

Obras en la zona del puente de La Barrosa. | Sara Arias

El Ministerio de Transportes lastra el dato de ejecución presupuestaria de la Administración estatal en Asturias durante el año 2021, según se extrae del informe de la Intervención General del Estado relativo a cómo se gastó realmente el dinero presupuestado por los distintos organismos. Y el balance es que el Gobierno central incumplió su promesa de gasto en las grandes cifras.

En total, el Gobierno de Pedro Sánchez comprometió en sus presupuestos para Asturias del pasado año una cantidad de 365,6 millones de euros, de los cuales 122,3 millones correspondían a la Administración General del Estado, 6,4 millones a organismos autónomos de la administración, 313.000 euros a entidades del sector público con presupuesto estimativo y 236,6 millones al sector público empresarial y fundacional (del que forma parte, por ejemplo, el órgano gestor de infraestructuras ferroviarias Adif).

Pero la previsión inicial acabó ejecutándose en solo 148,1 millones de euros, lo que representa algo más del 40 por ciento. Es decir, de los 10 euros prometidos en el presupuesto solo se invirtieron en realidad cuatro. Ese porcentaje es de los más bajos de España, según se desprende del informe de la Intervención General del Estado.

Solo uno de cada tres euros previstos. El organismo que más incumplió el pasado año sus propias previsiones para Asturias fueron el Ministerio de Infraestructuras y Adif. En concreto, la cartera de Raquel Sánchez había previsto directamente de sus fondos para Asturias 111,2 millones, de los cuales únicamente ejecutó 51,1 (46%). Ese mal resultado se incrementa si se evalúan otros organismos dependientes de Infraestructuras. Así, Adif preveía gastar en Asturias 79,8 millones de euros y se quedó en 19,4 (una ejecución del 24,3%), y en su división de alta velocidad, de los 63,1 millones previstos sólo ejecutó 12,3 (19,5%). Puertos del Estado únicamente gastó 10 millones de euros de los 25,3 que tenía presupuestados (ejecutó un 39,4 por ciento de sus previsiones), y Renfe apenas invirtió 6,9 millones de los 21,5 previstos (un 32,1%).

Estas cifras son suficientes para hundir la ejecución presupuestaria global del Gobierno central en Asturias, porque todos esos organismos, que representaban 301,1 millones del total presupuestado para Asturias, invirtieron realmente 99,7 millones, lo que supone un 33%. Es decir, uno de cada tres euros previstos.

Los cumplidores: Transición Ecológica y la Confederación. Hubo en cambio pocos organismos que gastaron en Asturias más dinero del presupuestado, aunque las cuantías son inferiores a la de los entes vinculados al Ministerio de Transportes que no cumplieron sus propias previsiones.

Así, el Ministerio de Interior gastó un 340% más de lo previsto (1,7 millones frente a los 498.630 euros presupuestados). También el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico invirtió en Asturias 15,8 millones frente a los 10,4 presupuestados, lo que supone una ejecución del 152%. La Confederación Hidrográfica del Cantábrico, vinculada a este ministerio aunque como organismo autónomo, gastó 1,5 millones pese a que había previsto un gasto de 665.000 euros. En el resto de entidades, el balance final fue de menos inversión real de la prometida.

Madrid, la que más recibió pese a lo previsto. Las diferencias en la ejecución presupuestaria van por comunidades autónomas. Resulta llamativa, por ejemplo, la distancia entre lo previsto y lo realizado que existe en Cataluña y Madrid. De media, en el conjunto del país el Estado ejecutó solo el 67% de las inversiones programadas, dos tercios de las previstas y, si se tienen en cuenta las inversiones regionalizables ese porcentaje de ejecución se eleva hasta el 71%. En Cataluña, el Estado únicamente ejecutó el 35,7% de lo previsto, pero en Madrid la inversión realizada fue incluso mayor que la presupuestada: un 184%. En concreto, en 2021, la inversión real ejecutada en Madrid fue de 2.086 millones de euros, frente a los 739,8 millones de Cataluña, pese a que la comunidad catalana partía de un presupuesto inicial de 2.068 millones; en Madrid esa cifra era de 1.113,8 millones.

Asturias ocupa el segundo deshonroso lugar en el ranking de comunidades en las que el Gobierno central más incumplió sus previsiones. Solo obtuvo peores datos de ejecución Cataluña. En cambio, Madrid encabeza una lista en la que siguen Castilla-La Mancha, La Rioja y Aragón.

Aragón saca la tajada por habitante. Si se computa por habitante, Asturias era una de las comunidades con una mayor inversión prevista por residente (361 euros), pero esa cantidad acabó quedando en 146,4 euros, lejos de los 334,6 euros que recibió cada aragonés, los 309 de cada madrileño y los 306 de cada castellanoleonés. Por debajo de Asturias, en inversión real ejecutada por habitante, quedaron Navarra (75,52 euros), la Comunidad Valenciana (92,6 euros), Cataluña (95,3 euros), Andalucía (100,7 euros), Canarias (101,7 euros) y Baleares (130 euros por habitante).

Compartir el artículo

stats