Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El padre Ángel, sobre Díaz Merchán: "Me enseñó a creer en Dios y en los hombres; tres veces hemos subastado su anillo y su pectoral"

El fundador de Mensajeros de la Paz recuerda el apoyo constante que tuvo del obispo y sus peticiones constantes: "Sé prudente, me decía con tanto cariño..."

El padre Ángel se ríe de unas palabras de Gabino Díaz Merchán. JULIAN RUS

El sacerdote Ángel García Rodríguez, más conocido como padre Ángel, aseguró, tras conocer el fallecimiento de Gabino Díaz Merchán, que "para mí es como perder a un padre. Un padre que quiso a todos y que reforzó la acción de la Iglesia con mayúsculas".

El fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz destaca del fallecido que "a mí me enseñó que había que seguir creyendo en Dios y en los hombres. Era el obispo que siempre tenía una manta para los huelguistas y un café para los más desfavorecidos. Era el hombre que pasó varias Nochebuenas cenando con nosotros y los niños en las casas de la Cruz de los Ángeles. El que no dudó en donarnos su pectoral y su anillo para que recaudáramos dinero para nuestras causas". ¿Y cuánto sacaron de aquella subasta? "Pues ni lo sé, porque si no recuerdo mal ya las hemos subastado tres veces, porque la gente nos lo devuelve en un gesto maravilloso", explicó.

El padre Ángel incide en la figura de Don Gabino como "ese gran obispo pastor que quiso a todo el mundo. Todos, independientemente de su ideología, tuvieron su amparo. Y él amaba de verdad, sobre todo a los pobres y se implicó siempre con los obreros, con las personas sin hogar. Apoyó a Mensajeros de la Paz como a la niña de sus ojos, en aquellos años en que no había tanta gente que lo hiciera". Con razón Mensajeros de la Paz le puso el nombre de "Don Gabino" a la primera casa de acogida de niños que Mensajeros abrió en Madrid, en Barajas, y que ahora está destinada a la atención a ancianos. "Era de esos hombres que da ejemplo de que merece la pena servir a las personas. Por eso, sé que lo tendremos arriba de protector".

76

La vida de Díaz Merchán, en imágenes

Como ese "padre protector" que era, "también amonestaba cuando tocaba", dice el sacerdote y cabeza de Mensajeros de la Paz. A él le decía, muchas veces y "'Sé prudente'... y me lo decía con tanto cariño", añade.

Compartir el artículo

stats