Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La dirección de Podemos, sobre la sanción al exdiputado Andrés Ron: “Propagaba noticias falsas”

El partido sitúa el origen de las discrepancias internas en que "una parte de la organización se negó a aceptar los resultados de las últimas elecciones internas"

Andrés Ron, en su etapa en la Junta General EUROPA PRESS

Fuentes de la dirección de Podemos Asturies aseguran que la suspensión de afiliación e inhabilitación temporal del exdiputado de la formación morada Andrés Ron, junto a otras dos personas, se produce “por incurrir en faltas consideradas graves o muy graves según los estatutos del partido”. Concretamente, entre otras razones, “propagar noticias falsas o manipuladas que desprestigien a Podemos y perjudicar a la organización por medio de declaraciones públicas sin respetar los cauces internos del partido”.

Dos son los telones de fondo de las diferencias en la formación morada: primero, el proceso reciente que motivó que Sofía Castañón tomase las riendas del partido y, segundo, el fin de los servicios de cargos liberados de la anterior dirección. Los dirigentes salientes consideran que los cargos y trabajadores cuya relación laboral finalizó en realidad fueron despedidos.

Para la dirección de Podemos Asturies, la clave fueron las elecciones internas: “Tras ellas, una una parte de la organización se negó a aceptar los resultados e inició una campaña de descrédito contra Podemos Asturies y sus actuales representantes elegidas democráticamente”.

Sostiene el partido que tanto Andrés Ron como Mayi Colubi y Fran Suárez (también suspendidos de militancia, de su pertenencia al Consejo Ciudadano e imposibilitados a presentarse a primarias) “utilizaron los ceses de contrato de cargos liberados y vinculados a la anterior dirección para emprender la difusión continuada y deliberada de acusaciones públicas gravísimas contra el partido y su dirección a través de los medios de comunicación”. Dichas acusaciones, asegura la dirección del partido, estaban “basadas en falsedades y calumnias, tal y como ha quedado acreditado en los fallos favorables a Podemos de varios de los litigios presentados por dichos liberados”.

Con todo, las fuentes consultadas aseguran que “Podemos actuó de buena fe, dado que a una de las personas ahora suspendidas se le facilitó el reconocimiento de un despido improcedente a pesar de que no tenía razón, con el fin de que otro fallo favorable a la organización no la dejase sin derecho a indemnización y paro, y esto incluso después de que tratase de presentarse públicamente como una trabajadora supuestamente represaliada en medio de una excedencia por enfermedad que ni era tal ni existe como forma jurídica”.

“La poca costumbre de sancionar las conductas violentas, difamatorias y de acoso entre compañeras y compañeros hace que cuando se tomen medidas firmes contra esas actitudes se levante un revuelo que, en realidad, no debería ser tal”, señalaron fuentes de la dirección de Podemos Asturias. “Esta organización tiene normas internas y, entre ellas, brilla sobremanera el respeto a la verdad y el buen trato entre quienes compartimos militancia”, añadieron.

Compartir el artículo

stats