Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias despide a Díaz Merchán: «Su vida tiene un calado histórico crucial»

Diez obispos y más de un centenar de curas ofician el funeral del que fuera arzobispo de Oviedo durante casi 33 años, que desde ayer descansa en una capilla de la Catedral

64

EN IMÁGENES: Asturias despide a Gabino Díaz Merchán en un multitudinario funeral en la Catedral de Oviedo Luisma Murias

La misma catedral en la que ofició decenas de actos litúrgicos en sus casi 33 años como arzobispo de Oviedo fue ayer el escenario del funeral y enterramiento de Gabino Díaz Merchán (Mora, Toledo, 26 de febrero de 1926-Oviedo, 14 de junio de 2022). En una solemne ceremonia concelebrada por una decena de arzobispos y obispos y más de un centenar de sacerdotes, la Iglesia y los asturianos despidieron al pastor encargado de aplicar en Asturias las directrices del Concilio Vaticano II, en cuya fase final (1965) participó inmediatamente después de ser nombrado obispo de Guadix-Baza, cuando aún no había cumplido 40 años. Acto seguido, los restos de Díaz Merchán fueron enterrados en la capilla de la Virgen de Covadonga de la seo ovetense, situada en el inicio de la girola si se accede por la nave lateral de la derecha. Ahora reposa al lado de uno de sus antecesores, Javier Lauzurica.

En su homilía, Jesús Sanz Montes, actual arzobispo de Oviedo, señaló que la biografía de Merchán «tiene episodios personales que serán determinantes, como el caso del testimonio supremo de sus padres al ser fusilados en la triste persecución religiosa que sufrió la Iglesia en aquellos años treinta del siglo pasado, cuya causa de canonización ya está en Roma». Y añadió: «Pero la vida del sacerdote y luego obispo cruza momentos de un calado histórico crucial para nuestra patria y nuestra Iglesia, también en Asturias».

Sanz Montes presidió la eucaristía y pronunció una larga homilía que incidió con profusión y calidez en aspectos personales del fallecido. «El domingo pasado me pidió la absolución de sus pecados, cosa que hice entrecortado por la emoción y el momento. Y tras darme las gracias varias veces, luego me pidió un caldo», relató el prelado ante un féretro sobre el que estaban colocados el báculo del difunto, el Evangelio y una casulla sacerdotal de color morado. Con el acompañamiento musical de la Schola Cantorum de la Catedral, desde la primera fila seguían la ceremonia un cuñado, cuatro sobrinos y otros familiares de Díaz Merchán. «Frente al personaje que a veces construimos por intereses dispares, están la belleza y la verdad de la persona cuando tenemos acceso a ella por un privilegio de fraterna amistad». subrayó Jesús Sanz Montes.

Funeral de Gabino Díaz Merchán: "Era una persona dialogante y humilde

Funeral de Gabino Díaz Merchán: "Era una persona dialogante y humilde VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Luisma Murias

Díaz Merchán fue nombrado arzobispo de Oviedo en 1969. Entre 1981 y 1987 presidió la Conferencia Episcopal Española, lo que le confirió un protagonismo de primer nivel en fases de alta efervescencia política, como la llegada del PSOE al Gobierno de España, en 1982, que coincidió en el tiempo con una larga visita de Juan Pablo II. En enero de 2002, poco antes de cumplir 76 años, el papa Juan Pablo II aceptó su renuncia como pastor de la diócesis asturiana. Desde entonces, residió en la Casa Sacerdotal de Oviedo con un estilo de vida marcado por las más rigurosas sobriedad y discreción.

A la ceremonia exequial asistieron varios centenares de personas que no llegaron a llenar el templo: en las naves laterales quedaron vacantes abundantes asientos. Acudieron al funeral las principales autoridades civiles y militares de la región, entre ellas el presidente del Principado, Adrián Barbón;_la delegada del Gobierno, Delia Losa; y el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli. Incluso reapareció en la vida pública para la ocasión el exalcalde de Oviedo Gabino de Lorenzo.

Emotiva despedida de Gabino Díaz Merchán en la Catedral de Oviedo

Emotiva despedida de Gabino Díaz Merchán en la Catedral de Oviedo Amor Domínguez

En el funeral se dieron cita, de una forma u otra, cinco prelados de la diócesis asturiana que cubren medio siglo de historia de la región: el fallecido; el arzobispo actual; el cardenal Carlos Osoro, que relevó en Oviedo a Díaz Merchán y fue luego sustituido por Sanz Montes; y dos obispos auxiliares del finado: José Sánchez y Atilano Rodríguez, el primero emérito de Sigüenza-Guadalajara y el segundo pastor en activo de esa misma diócesis.

Los otro prelados concelebrantes fueron el arzobispo de Toledo (Francisco Cerro) y su auxiliar (Francisco César García), como representantes de la tierra originaria de Gabino Díaz Merchán; y los otros obispos de la provincia eclesiástica que tiene su cabeza en Oviedo: Manuel Sánchez Monge (Santander), Luis Ángel de las Heras (León) y Jesús Fernández (Astorga). También se sumó el obispo emérito de León, Julián López.

Estaba prevista la presencia del cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, pero este plan quedó frustrado a causa de la cancelación del vuelo que había de trasladarle desde la Ciudad Condal.

Lee aquí la homilía

El arzobispo se refirió a las muchas personas que estos días han difundido semblanzas de Gabino Díaz Merchán, de las que destacó «el respetuoso agradecimiento ante alguien grande, cuya cercanía nos ha hecho a todos un poco más buenos y mejores». Y prosiguió: «Yo le dije alguna vez precisamente eso: el cariño de tanta gente que le pintaban con sus mejores trazos. Y él, con sorna inteligente me decía: sin duda que hay gente que lo hace de corazón, pero otros queriéndome pintar, sólo dibujan su autorretrato». Según Sanz Montes, esta respuesta de Díaz Merchán constituye «toda una perla de sabiduría sensata y perspicaz que sabe distinguir la lisonja engañosa y el sincero aplauso, sin proyectar sobre la persona admirada tus enojos y fracasos».

El titula de la diócesis de Oviedo desveló una confidencia:_«Una vez me dijo: ‘Jesús, ¿cómo es eso de morirse? Muchas veces me lo pregunto y no tengo respuesta. Sólo sé que en la otra orilla me espera el Buen Pastor al que siempre quise seguir con mi pueblo. Y la Santina, a la que he amado entrañablemente’. Quedé sin saber qué decir», confiesa el arzobispo. Ahora, Gabino Díaz Merchán, arzobispo de Oviedo entre 1969 y 2002, ya dispone de más respuestas.

Compartir el artículo

stats