Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las criptomonedas se convierten en adicción en Asturias: “Piensan que es dinero fácil”

Ludópatas Asociados en Rehabilitación (LARPA), que cumple diez años, avisa de juegos de azar solapados en videojuegos, como las “cajas botín”

Representación de varias criptomonedas. Open male brown leather wallet with cryptocurrencies laying on a dark surface in a soft light

Las criptomonedas se han convertido en una adicción, también en Asturias, donde Ludópatas Asociados en Rehabilitación del Principado (LARPA) ha recibido ya varias consultas de familias preocupadas. “Ya está llegando a Asturias. Hemos tenido ya varias llamadas en la asociación. En el último simposio celebrado en Badalona, se constató que hay miles de jóvenes enganchados a las criptomonedas, que piensan que es una forma de ganar dinero fácil”, explica Máximo Gutiérrez, presidente de LARPA, asociación que cumple diez años de andadura, con más de 500 familias atendidas.

Con las criptomonedas se busca sacar el máximo rendimiento a corto plazo, y su potencial adictivo es muy alto, debido a la creencia de que, con ganar una sola vez, se puede recuperar todo el dinero perdido hasta ese momento. Hay expertos que indican incluso que las criptomonedas son aún más adictivas que otros juegos de azar, debido a que se puede especular con ellas las 24 horas del día y al anonimato que permite actuar a través del ordenador. Se olvida que las criptomonedas son muy volátiles y que dependen de factores sobre los que el especulador no tiene control alguno. En Escocia se ha creado incluso un hospital para estos adictos, que presentan como síntomas ansiedad, irritabilidad, aislamiento social, abandono del trabajo e incluso depresión. La pandemia y el obligado confinamiento en los domicilios ha multiplicado las adicciones tanto a las criptomonedas como a los juegos de azar online.

Forma de azar “perversa”

La asociación Ludópatas en Rehabilitación de Asturias advierte de otro fenómeno relativamente reciente, el de las llamadas “cajas botín” de los videojuegos, que afectan sobre todo a personas jóvenes, incluso menores. “Introducen una forma de azar perversa que acaba enganchando a los jugadores, ya que les impulsa a seguir comprando más y más cajas”, añade Máximo Gutiérrez.

Larpa inició su actividad en 2012. De los más de 500 atendidos, el 90,5 por ciento son hombres. Por contra, el 72,8 por ciento de las personas que acompañan a los ludópatas en rehabilitación son mujeres. La mayor parte de los casos, casi un centenar, corresponde a personas enganchadas a las tragaperras, en su mayor parte de forma presencial. Es uno de los juegos de azar más asequibles, al hallarse en numerosos establecimientos hosteleros. Hay más de 70 casos de personas enganchadas a las apuestas deportivas, en su mayor parte online. El número de casos de personas enganchadas a otro de los juegos tradicionales, como es la ruleta, se sitúa en torno a la decena. En cuanto a las personas ayudadas por Ludópatas Asociados, un 31,13 por ciento procede de Oviedo, y un 29,33 por ciento, de Gijón.

Compartir el artículo

stats