Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siete jueces en prácticas para reforzar los Juzgados de Oviedo: "Tenemos muchas ganas"

Son asturianos de 28 a 30 años y tienen “ganas de empezar a trabajar y dar servicio público”, dicen en su jura en el TSJA

Javier Campos Ortega, Marta Ruiz Rivera, Sara Gutiérrez Fernández, Alfredo Fondevilla Martínez, Jesús María Chamorro, Teresa Martín Uría, Marta Sánchez Paramio y Juan Tuero García. | Irma Collín

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), Jesús María Chamorro, se mostraba contento este viernes en el salón de plenos del tribunal. “Llevamos dos años sin poder celebrar actos solemnes y esta es la segunda jura en menos de un mes. Es una satisfacción volver a la normalidad”, aseguraba. Acababan de jurar su cargo siete jueces en prácticas que van a reforzar los Juzgados de primera instancia de Oviedo. Desempeñarán su función entre el 1 de julio y el 30 de noviembre, momento en el que recibirán sus despachos de manos del rey Felipe VI en un acto que tendrá lugar en Barcelona.

Para llegar a este momento, estos jóvenes, todos asturianos y de entre 28 y 30 años, han tenido que aprobar una de las oposiciones más duras. Uno de ellos, Javier Campos Ortega, fue muy claro: “Salió bien, pero pudo salir mal. Me metí sin saber lo que conllevaba, luego me di cuenta de que era algo muy duro”. Estos siete jóvenes lo han conseguido, para orgullo de sus padres y familiares.

De uno en uno fueron entrando en el salón de plenos para jurar el cargo, acompañados de sus padrinos. Primero, el ya citado Javier Campos, junto a su madrina, la magistrada María Luisa Llaneza (Juzgado de instrucción número 4 de Oviedo). Siguieron Marta Ruiz Rivera, con el magistrado Miguel Antonio del Palacio (Primera Instancia número 8 de Oviedo); Sara Gutiérrez Fernández, con el magistrado Miguel Álvarez-Linera (Mercantil número 2 de Oviedo); Alfredo Fondevilla Martínez, con María Carolina Serrano (Primera Instancia número 10 de Oviedo); Teresa Martín Uría, con Pablo Martínez-Hombre (Sección Séptima de la Audiencia); Juan Tuero García, con María Olga González Lamuño (Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA); y Marta Sánchez Paramio, con Covadonga Josefina Medina (Primera Instancia número 6 de Gijón).

Por encima del óptimo

Los Juzgados que estos jueces van a reforzar, los de primera instancia de Oviedo, son, según datos del Ministerio de Justicia, los que sufren una mayor carga de trabajo, un 150 por ciento por encima de lo óptimo. Se excluirá el Juzgado número 6, que centraliza las demandas sobre cláusulas suelo, y que ya dispone de refuerzo. También se excluyen los de familia, que están con una carga del 73,1 por ciento. Los nuevos jueces en prácticas asumirán el 65 por ciento de la carga de señalamientos de los titulares.

“Después de largos años de estudio, habéis superado unas pruebas selectivas de excelencia y asumís la responsabilidad de ser juez, que tiene un contenido, supone lealtad a la corona, en cuyo nombre se administra Justicia, con la obligación de cumplir y hacer cumplir la Constitución y el ordenamiento jurídico, y aplicar recta e imparcial Justicia”, dijo el presidente del TSJA. Chamorro añadió: “Adoptáis un compromiso, el de ser servidores de los ciudadanos y del Estado de Derecho, vais a desarrollar una labor muy importante para la sociedad”. Chamorro tuvo un recuerdo para la magistrada Begoña Fernández, titular del Juzgado de instrucción número 3 de Oviedo y coordinadora de los jueces en prácticas, que no pudo acudir por razones personales.

Los jueces en prácticas se mostraban este viernes exultantes. “Sentimos ilusión y orgullo de que, al final, el trabajo que hemos hecho durante la oposición, que ha sido muy duro, tenga sus frutos. Casi no lo creemos”, indicó Javier Campos. Admitió que “impresiona la responsabilidad, pero una vez que apruebas, tienes ganas de estar en el Juzgado y ver el día a día”. Y es que tienen “ganas de empezar a trabajar y dar un servicio público, que es lo que nos interesa”.

Campos resaltó la “vocación de servicio público” para explicar por qué decidió hacerse juez. “Es un trabajo muy gratificante, se puede ayudar a las personas”, dijo. Los siete jueces en prácticas tienen el privilegio de hacerlas en Asturias, pero son conscientes de que será difícil que les destinen a la región. “Nos toca estar fuera unos años, pero estaré contento en cualquier parte”, comentó. Por el momento, no piensa en especializarse: “Ya he estudiado bastante. Ahora tengo ganas de trabajar y estar en mi Juzgado”. Su carrera más importante empieza ahora.

Compartir el artículo

stats