Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El triste final de un llanisco de 34 años en el Sella: dejó sus cosas en la orilla, pidió auxilio y apareció muerto

La búsqueda de Sergio Piquín Carballo se inició en la madrugada del jueves al escuchar unos trabajadores de Adif unos gritos de socorro

Tres agentes, durante el rastreo en el río Sella. | Guardia Civil

Trágico hallazgo en el río Sella, a su paso por Parres. Un llanisco de 34 años, Sergio Piquín Carballo, falleció, presumiblemente ahogado, en la madrugada de este jueves en el río Sella, entre las localidades de Toraño y Viña, en un extraño incidente que trata de aclarar la Guardia Civil de Gijón. Poco después de las cinco y media de la tarde de este viernes fue localizado el cadáver, tras una búsqueda de dos días, en el río Sella a su paso por la localidad de Viña.

El rastreo se había iniciado en la madrugada del jueves, en torno a la una. A esa hora, unos trabajadores de la entidad pública de gestión ferroviaria, Adif, que estaban realizando labores de mantenimiento en las inmediaciones de Toraño escucharon cómo un hombre pedía auxilio cerca del río. Los trabajadores se acercaron hasta el lugar del que procedían las voces, pero no observaron nada extraño. No obstante dieron parte de lo ocurrido a la Guardia Civil, que envió a varias patrullas de Seguridad Ciudadana para realizar el rastreo de la zona. También se sumaron miembros de los Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) con base en Cangas de Onís. El rastreo de las márgenes del río y las proximidades del mismo no dieron resultado alguno en toda la jornada del jueves. No obstante, a última hora de la tarde de ese día, una vecina localizó una bolsa que contenía ropa y varios documentos a nombre de Sergio Piquín Carballo.

La Guardia Civil halla en el Sella el cadáver de un llanisco que llevaba más de un día desaparecido

La Guardia Civil halla en el Sella el cadáver de un llanisco que llevaba más de un día desaparecido

Ya con la búsqueda más centrada en este llanisco, se reanudó el operativo en la mañana de este viernes, al que se unieron agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Zona de la Guardia Civil de Asturias. Estos especialistas en inmersiones realizaron un minucioso rastreo del río en forma de abanico entre las localidades de Toraño y Viña. El rastreo coincidió con el paso de numerosas personas que realizaban el descenso del Sella a bordo de canoas. Finalmente, el peor de los desenlaces se confirmó y los rastreadores encontraron el cuerpo de Piquín cerca de esta última localidad a media tarde de este viernes. El joven llevaba la ropa puesta y aparentemente habría fallecido ahogado. No obstante, las causas de la muerte las confirmará la autopsia. Tras el levantamiento del cadáver, este fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Asturias (IMLA), en La Corredoria (Oviedo), donde se le practicará la autopsia este sábado.

Por el momento se descarta que el fallecimiento tenga una etiología suicida, debido a que esta persona pidió ayuda repetidamente cuando se encontraba en el agua. Más bien apunta a que el hombre podría encontrarse desorientado cuando se produjo el fallecimiento. Había salido voluntariamente del hospital este miércoles. El fallecido es una persona conocida en el concejo de Llanes, donde tiene numerosa familia. Se trata de un joven amante de los perros y también de la música y estética punk.

Compartir el artículo

stats