Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro politólogos asturianos analizan las elecciones andaluzas: ¿giro a la moderación?

Las elecciones andaluzas cambian el tablero político: resurge el bipartidisimo y los partidos que prometían regeneración y otras formas de hacer cotizan a la baja o, literalmente, desaparecen

¿Vive el tablero político un cambio de tendencia a la vista de los resultados en las elecciones de Andalucía? Los partidos que llegaron con el objetivo de romper el bipartidismo han dado un paso atrás y los políticos que llegaron con promesas de regeneración han retrocedido, o desaparecido, como si de una moda o souflé se tratara. En paralelo, emergen nuevos liderazgos, de perfil menos protagonista. ¿Estamos ante un cambio de ciclo político, no sólo en las siglas sino en las formas o se trata solo de un tramo más en la montaña rusa que vive la política española en los últimos años? LA NUEVA ESPAÑA ha trasladado a cuatro comentaristas, sociólogos y politólogos, cuestiones como si ha llegado un nuevo ciclo de la política o si el electorado se decanta por dirigentes más moderados y menos dados a la alta tensión o el postureo. El profesor Universitario y politólogo, Oscar Rodríguez Buznego, el exdiputado autonómico y escritor, Xuan Xosé Sánchez Vicente, la periodista, politóloga y exdiputada regional, Laura Pérez Macho, y el sociólogo Arsenio Valbuena dan respuestas y pistas a seguir ante el intenso ciclo electoral que se avecina, con elecciones autonómicas y municipales a menos de un año vista. 

Xuan Xosé Sánchez Vicente Escritor y exdiputado autonómico

"Hay partidos que hinchan con la novedad y desaparecen"

1. ¿Estamos ante el regreso de los políticos grises?

Yo creo que la mayoría de los políticos son “grises”. Coyunturalmente, algunos tienen más atención mediática o consiguen despertarla.

2. ¿Hay un cambio de ciclo por un modelo de política más moderada y menos tensa?

Pues ya veremos. ¿Fue esa la causa del voto mayoritario andaluz? ¿O se juntaron otras, por ejemplo, la quiebra en la confianza en el PSOE, el local y el peninsular?

3. ¿Dónde está ahora el voto del cabreo?

Una parte sigue donde siempre, parte en el PSOE, parte a su izquierda. Otra parte, en Vox. Y seguramente, otra se volcó en el PP para castigar a los suyos. Algunos, en casa.

4. ¿Son extrapolables los datos de las elecciones andaluzas a España? ¿Se votó a Moreno contra Sánchez?

Pues no sabemos. Es evidente que Moreno concitó mucho apoyo “per se”, pero posiblemente parte de ese apoyo sea, cabreado, contra Sánchez.

5. ¿Cree acertado el análisis de que los presidentes autonómicos salen reforzados en este momento de inseguridad?

Según Barbón, sí. En cualquier caso, salvo poderosas razones, lo institucional y conocido es siempre un vector que empuja el voto.

6. ¿Qué fenómeno explica el desmoronamiento de Ciudadanos, la sangría de Podemos y el frenazo de Vox?

En el caso de Ciudadanos, como sucedió con UPyD o con otros, estatales o regionales, que tuvieron su momento, que la gente dejó de “verlos”, se cansó de ellos: hinchan con la novedad y desaparecen. En menor medida, lo mismo con Podemos. Con Vox, es temprano para decir si ocurre lo mismo o influyeron otros factores de coyuntura.

Óscar R. Buznego Profesor universitario y politólogo

"La competición política española es más compleja que la andaluza"

1. ¿Estamos ante el regreso de los políticos grises?

No hay un rasgo que sea universal en los políticos, ni siquiera el deseo de ejercer el poder. El significado de la política se está perdiendo entre la tecnocracia, el espectáculo y el viejo vicio de la demagogia. Hoy, la política tiene mala prensa y está siendo abandonada en manos de políticos mediocres y cínicos, un tipo que abunda. Confiemos en una reacción a tiempo de los ciudadanos.

2. ¿Hay un cambio de ciclo por un modelo de política más moderada y menos tensa?

El resultado de las elecciones andaluzas parece indicar que sí. Los votantes han premiado al PP, que ha transmitido seguridad y confianza, y han desinflado a Vox, un partido exaltado que necesita el aire de la excitación para respirar. Pero sería una conclusión precipitada. Habrá que ver si la política nacional se contagia del temple andaluz. 

3. ¿Dónde está ahora el voto del cabreo?

El descontento está en todas partes. Los ciudadanos en general no ocultan su enfado con los políticos, aunque la mayoría no lo exprese a través del voto. El de Vox es, sin duda, el voto más iracundo. Otros electores dejan su malestar en la abstención. 

4. ¿Son extrapolables los datos de las elecciones andaluzas a España? ¿Se votó a Moreno contra Sánchez?

Es indiscutible que el resultado en Andalucía revela una tendencia en el comportamiento del electorado. Las elecciones andaluzas brindaron una oportunidad ideal para votar a favor de una política determinada y en contra de otra. Los andaluces votaron a Moreno y contra Sánchez a la vez. Pretender ignorar esto es un error. Pero no se puede obviar que la competición política que se da en España resulta bastante más compleja que la andaluza. Y habrá movimientos. La política actual es muy inestable.

5. ¿Cree acertado el análisis de que los presidentes autonómicos salen reforzados en este momento de inseguridad?

Desde luego, Moreno sí. Sin embargo, Aragonés y Mañueco no recibieron ese respaldo. En principio, los electores solo niegan una reelección cuando se cargan de razones, pero la política se ha vuelto un tanto azarosa. De manera que, sumando ambas cosas, el futuro de casi todos los presidentes es incierto.

6. ¿Qué fenómeno explica el desmoronamiento de Ciudadanos, la sangría de Podemos y el frenazo de Vox?

El fenómeno tiene nombre propio, se llama Moreno y lo define el estilo político que representa. Luego, al resultado de cada partido han contribuido factores específicos. Ciudadanos era el socio minoritario de la coalición y un partido sentenciado. Los partidos de la izquierda han presentado una oferta electoral irreconocible, sin un liderazgo y un discurso claros. Vox no es un partido para gobernar y ha sido víctima del PP. Y un sector del voto socialista se ha rebelado contra Pedro Sánchez. Es evidente que se abren varias incógnitas para las próximas elecciones.

Laura Pérez Macho Periodista, politóloga y exdiputada

"El voto del cabreo está en todos lados, llevamos tres crisis en 15 años"

1. ¿Estamos ante el regreso de los políticos grises?

La política es algo más que una profesión de gente guapa que recita bien en el parlamento o en un plató lo que le escribe un publicista para poder hacer un buen vídeo-tuit. Para defender la democracia, sobre todo en las épocas malas, hacen falta personas con esa capacidad de sacrificio y de entrega diaria, de preocuparse por lo público y resistirse a las presiones de lobbies y grupos de interés que, aunque son legítimos, alejan a la política de la debida búsqueda del bien común.

2. ¿Hay un cambio de ciclo por un modelo de política más moderada y menos tensa?

En España llevamos años viviendo una enorme polarización de las posturas políticas. Se escenifica la diferencia irreconciliable incluso con relación a asuntos como las reformas del mercado laboral, de la educación o del poder judicial. Los partidos populistas, con sus discursos rupturistas, han contribuido a exacerbar esta tendencia, contagiando a las fuerzas más moderadas. Es positivo que empiece a atisbarse un cambio de tendencia, pero habrá que ver si se consolida.

3. ¿Dónde está ahora el voto del cabreo?

El voto del cabreo está ya en todos los lados porque llevamos tres crisis graves en quince años y la desigualdad produce desafección y pérdida de confianza. Hay que romper el círculo vicioso de un populismo orientado a fomentar y explotar el enfado ciudadanos con discursos simplificadores. 

4. ¿Son extrapolables los datos de las elecciones andaluzas a España? ¿Se votó a Moreno contra Sánchez?

Los votos autonómicos tienen, por norma general, su particularidad aunque se detecten cambios en el comportamiento electoral como el trasvase de apoyos entre los dos partidos mayoritarios en una apuesta por una reconcentración del voto que aún confía en el sistema, en el espacio político del centro, representado por Moreno; o la desmovilización de las clases de menor poder adquisitivo. Al partido que sustenta al Gobierno central le está pasando factura la gravísima crisis económica, con expectativas poco optimistas y una clase media desamortizada.

5. ¿Cree acertado el análisis de que los presidentes autonómicos salen reforzados en este momento de inseguridad?

Habría una cierta justicia divina en que los gobiernos autonómicos, que realmente gestionaron la epidemia, fueran quienes ahora resultaran compensados por sus electores; frente a un Gobierno nacional que tuvo un papel mucho menor y no está siendo capaz de atajar la crisis que vino después del Covid. 

6. ¿Qué fenómeno explica el desmoronamiento de Ciudadanos, la sangría de Podemos y el frenazo de Vox?

La clase media contribuyente busca a quien votar, y quiere oír soluciones eficaces, moderadas, pragmáticas, y sociales. Los resultados de Andalucía podrían hablar de ese sentido de la utilidad del voto, de la búsqueda de un Gobierno que dé la estabilidad institucional y logre eficiencia, en detrimento de coaliciones, alianzas de investidura y otras fórmulas que llenan el espacio político de ruido. Pero es pronto para ver que esto consolida. 

Arsenio Valbuena Sociólogo

"Estamos ante el regreso de los políticos tranquilizadores"

1. ¿Estamos ante el regreso de los políticos grises?

Estamos ante el regreso de los políticos tranquilizadores, bien sea por que sean grises o porque sean moralmente respetables.

2. ¿Hay un cambio de ciclo por un modelo de política más moderada y menos tensa?

Seguramente sí, el cansancio pospandemia no está para tanto alboroto como el que es necesario levantar para atraer votos a nuevas opciones a izquierda y derecha. El populismo ya ha fracasado de la mano de Podemos y cualquiera que elija seguir esa senda encontrará poco eco. Las neuronas de los electores están irritables y en la mercadotecnia electoral es necesario atraer al votante con la percepción de "un poco de sensatez".

3. ¿Dónde está ahora el voto del cabreo?

Sobre todo en el PP. Cabrearse y votar a la extrema izquierda da como resultado a Yolanda Díaz y un PSOE reforzado y el ariete principal contra el Gobierno es el PP. No porque el PP sea antisistema, pero hay renovadas esperanzas de que eche a Sánchez de La Moncloa.

4. ¿Son extrapolables los datos de las elecciones andaluzas a España? ¿Se votó a Moreno contra Sánchez?

Claro que son extrapolables, pero sin una ecuación matemática que los relacione. En las elecciones regionales se puede vislumbrar un deseo de castigar a Sánchez, al que no se la ha podido juzgar de otra manera. En las encuestas de clima político (no electorales) se detecta desconcierto con el apoyo al gobierno central de partidos abiertamente separatistas e incluso con representantes ligados históricamente al terrorismo y eso en Andalucía duele mucho.

5. ¿Cree acertado el análisis de que los presidentes autonómicos salen reforzados en este momento de inseguridad?

En general los presidentes autonómicos han representado un papel cercano a los intereses de sus paisanos, tanto en la pandemia como en la crisis económica actual. Y esta crisis económica se prolongará al menos tanto como lo que queda hasta las elecciones con lo que cabe augurar que distanciarse del PSOE nacional será rentable tanto para los presidentes regionales del PSOE como para los del PP.

6. ¿Qué fenómeno explica el desmoronamiento de Ciudadanos, la sangría de Podemos y el frenazo de Vox?

Cada caso es diferente, Ciudadanos paga en diferido el efecto dominó desencadenado por su maniobra de cambio de socio del PP al PSOE, que ha sido visto en todo el territorio nacional como un engaño "traicionero". En las encuestas Inés Arrimadas ya viene obteniendo el mismo respaldo que sus candidatos en las elecciones, mínimo. La extrema izquierda es sacudida por las mismas miserias que los partidos más veteranos: luchas intestinas de poder, corrupción moral. A ello se une un intento de "revolución desde arriba" e impartir lecciones que ha acabado de cansar al elector, que no lo ve justificado por una gestión mediocre o manifiestamente deplorable. El frenazo de Vox era menos previsible y se explica principalmente por una campaña triunfalista a lo que se une la torpeza de elegir a Macarena Olona como cabeza de lista, que fue vista con desafección por el electorado. Un Vox que debía ir cosechando en los territorios similar respaldo electoral que a nivel nacional y sin embargo en Andalucía ha «perdido» proyección por errores de campaña.

Compartir el artículo

stats