Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias celebra los 40 años de “éxito” de Cogersa, con el reto de generar energía

Barbón llama a “intensificar el reciclaje” y señala al consorcio como “la gran baza de la región para los fondos europeos de economía circular”

79

EN IMÁGENES: Asturias celebra los 40 años de Cogersa Miki López

Hace cuarenta años había grandes vertederos municipales a las puertas de los cascos urbanos de Oviedo y Gijón y de otros municipios de la zona central de Asturias a los que se les empezaba a a atragantar la gestión de sus basuras. De la necesidad de dar una respuesta a aquel problema común nació Cogersa, “un instrumento de éxito” que ayer celebró sus cuatro primeras décadas con el reto de evolucionar y convertirse en una referencia de la economía circular que viene para el siglo XXI, en Asturias, y ser capaz de generar energía.

Los ayuntamientos fundadores, a los que en la actualidad ya se han sumado todos los de Asturias, el Gobierno autonómico, y los vecinos del valle que hoy alberga el vertedero central de Cogersa y su complejo de plantas en evolución y expansión se dieron cita ayer en el Hotel de la Reconquista para celebrar la efeméride y, sobre todo, mirar al futuro que pasa por “la regla de las 3 R: reducir, reciclar y reutilizar”.

Arancha Nieto fue la presentadora del acto.

“El vertedero central, que fue la gran solución del tratamiento ambientalmente controlado, ya no es una opción de futuro”, reconoció Paz Orviz, quien repaso la evolución que ha experimentado el tratamiento de residuos con la recogida de envases, la reutilización, el reciclaje y la nueva fase que se afronta ahora, “con la generación de energía a partir de los residuos”. Paz Orviz y el vicepresidente del Gobierno autonómico, Juan Cofiño, señalaron el “salto adelante” que supondrá la entrada en funcionamiento, en 2023, de la nueva planta para la separación de la bolsa negra, una instalación cuyo coste alcanza los 60 millones de euros. “Siendo realistas quizá no sea el momento de alcanzar el ‘residuo cero’, pero sí lo es del vertido cuasi cero”, resumió Paz Ordiz.

Las pandereteras de Tejedor, que pusieron el broche musical con una versión del «Asturias, Patria Querida».

El vicepresidente profundizó en esa línea argumental. “Ahora estamos en tránsito a otra cosa, la gran industria de la economía circular, que será generadora de más empleo”. Cofiño señaló como uno de los pilares de estas cuatro décadas de éxito de Cogersa “la adaptación al cambio” demostrada por el consorcio a lo largo de todos estos años. Y reconoció que la legislación europea cada vez más exigente “alumbra un nuevo modelo que obliga a reducir, reutilizar y reciclar y a comportarnos como consumidores más responsables”, con efectos directos en Asturias: “De las 360.000 toneladas de basura que recoge Cogersa todos los años, en 2035 solo se podrá enviar al vertedero el 10 por ciento. Es un reto importantísimo y fundamental”, manifestó el vicepresidente, que destacó “el avanzado estado de ejecución” de la citada planta de clasificación de basura bruta.

Representantes de los ayuntamientos

Cofiño también quiso agradecer “el ejemplo de solidaridad, tan raro en estos tiempos” de los vecinos del valle de la Zoreda, la zona donde está el complejo de Cogersa, “con el resto de asturianos porque han soportado pacientemente algunos problemas relacionados con los vertidos. No es fácil”. El presidente del Principado, Adrián Barbón, encargado de clausurar el 40 aniversario de Cogersa, personalizó ese agradecimiento “en Alfredo García, representante de los vecinos de Campañones y en el resto de pueblos y parroquias, Serín, Tamón, Ambás y Villardeveyo”, cercanos al vertedero que “hoy ocupa una extensión equivalente a 100 campos de fútbol y esconde, como si fueran vetas de mineral, residuos enterrados a 80 metros de profundidad”. Barbón hizo “un llamamiento para intensificar el reciclaje” y señaló a Cogersa como “la gran baza de Asturias para sacar el máximo provecho posible a los fondos europeos vinculados a la economía circular”. El consorcio de la gestión de residuos, subrayó el presidente, supone un ejemplo de “patrimonio colectivo”, que contrapuso con “el localismo exacerbado que siempre dificulta el logro de objetivos comunes”. Barbón agradeció la labor de los primeros presidentes de la entidad, como el exconsejero Arturo Gutiérrez de Terán y aludió a la continuidad de Santiago Fernández al frente de la gerencia, hasta su reciente jubilación, como uno de los secretos del éxito de Cogersa. Una valoración compartida por Cecilia Pérez, presidenta de la Federación Asturiana Concejos, que definió al primer y anterior gerente como “alma mater de la idiosincrasia” que ha contribuido al asentamiento y progreso de Cogersa. La presidenta de la FACC indicó que “discrepancias puntuales”, como la negativa de Cogersa a asumir los costes de la limpieza de las playas, “no empaña” la labor de un consorcio que “trabaja en los concejos, por los concejos y para los concejos”.

Compartir el artículo

stats