Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salas sale a la calle para que el cierre de Danone no sea “la muerte del concejo”

“Me tocará emigrar”, dice uno de los trabajadores que se manifestaron ayer en Oviedo para pedir una solución a la marcha de la multinacional

Centenares de personas se manifiestan en Oviedo contra el cierre de Danone: "Será la muerte de Salas"

Centenares de personas se manifiestan en Oviedo contra el cierre de Danone: "Será la muerte de Salas" Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Centenares de personas se manifiestan en Oviedo contra el cierre de Danone: "Será la muerte de Salas" Antonio Lorca

Unas 300 personas recorrieron ayer el tramo que va desde la estación de tren de Oviedo a la plaza de La Escandalera para exigir una solución al cierre de la fábrica de Danone, anunciado por la compañía para el final de este año. Lo que piden es una salida para los 70 trabajadores que pierden su empleo, para los ganaderos que venden allí su leche y, en definitiva, para todo un concejo que puede quedar muy tocado tras la marcha de la compañía francesa.

Lo que supone el cierre de Danone lo resume a la perfección Omar Marcos González, ovetense de 30 años que lleva siete trabajando en Danone y cuatro viviendo en Salas. Él tiene prácticamente asumido que esto le va a obligar a emigrar ante la escasez de trabajo que hay en Asturias: “Sí que me iría a trabajar a otro sitio, de hecho no queda otro remedio, en Asturias está la cosa complicada, cada vez quedan menos industrias y lamentándolo mucho me tocará emigrar”, decía mientras seguía la manifestación de ayer ataviado con una de las camisetas negras en las que se pedía una solución para el cierre de la fábrica de Danone.

Omar Marcos González considera que este cierre “será la muerte del concejo”. “Es un pueblo pequeño, mucha de la industria que hay en Salas vive de Danone”, añade. Un duro golpe para la Asturias más rural: “La fábrica atrae población, como en mi caso, gente que se anima a vivir en el pueblo al tener allí el trabajo, es un incentivo para las zonas rurales”, señala el ovetense.

También el alcalde de Salas, Sergio Hidalgo, que estuvo a la cabeza de la manifestación y que durante un rato llevó a hombros a la joven Mara Gómez, sobrina de Gustavo Fernández, uno de los trabajadores de Danone, considera que “el municipio con este cierre se va a sentir huérfano, esto nos hace un daño irreparable, es la ruina del municipio”, añadió antes del inicio de la manifestación. Para evitarlo, pidió “unidad” a todos los organismos que están tratando de encontrar una solución: “Debemos ir todos en la misma línea, que se produzca la venta y que la compra la hagan empresas ligadas al sector lácteo, ganadero, primario”.

Carlos García, secretario del comité de empresa, que está participando en la negociación con Danone, señaló que hay algunos puntos, como el de garantizar un puesto de trabajo a los empleados que estén dispuestos a trasladarse, para los que la empresa se está mostrando reticente.

Compartir el artículo

stats