Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón enfría la futura unión de las Cámaras que Oviedo y Avilés aún ven posible

El presidente de la entidad gijonesa cree que el proyecto legal regional subordina a alguna de las entidades a las otras dos | "Hay margen de diálogo, no podemos defraudar las expectativas", dice Paniceres

De izquierda a derecha, Félix Baragaño (Cámara de Gijón), Carlos Paniceres (Cámara de Oviedo) y Daniel González (Cámara de Avilés)

La unidad de las Cámaras de Comercio para establecer un Consejo regional único se resquebraja. Las modificaciones legales del Principado en la propuesta planteada por los tres entes camerales de cara a la futura ley que regulará estas instituciones ha motivado que la Cámara de Gijón exprese sus recelos sobre un texto que las otras dos Cámaras, la de Oviedo y la de Avilés, consideran aún en elaboración y susceptible de ser negociado. "No podemos defraudar al mundo empresarial, que puso ilusión en este proceso", indicó ayer el presidente de la Cámara de Oviedo, Carlos Paniceres. Félix Baragaño, responsable de la de Gijón, considera que "hay elementos jurídicos que pueden llevar a que una cámara quede sometida a las otras dos y no me parece correcto".

Baragaño expresó sus recelos al Presidente del Principado, Adrián Barbón, en el transcurso de la reunión que ambos mantuvieron este miércoles. Félix Baragaño señala que el planteamiento que habían hecho las tres cámaras asturianas era el de "mantener cada una la autonomía en su demarcación y unirse en un ámbito superior" colaborando "a nivel autonómico o nacional", pero adoptando a tal respecto todos los acuerdos por unanimidad y acordando cuáles son las actuaciones que se acometerían de forma conjunta.

En su lugar, añade, "la Consejería introdujo cambios sustanciales", como que las decisiones se adopten por mayoría, con lo que dos cámaras pueden imponer decisiones a la tercera y además se contempla que se coordinen las actuaciones "comunes" en lugar de las que libremente decidan hacer de manera "conjunta", un cambio que para los servicios jurídicos de la Cámara de Gijón tiene enjundia ya que "comunes son todas las actuaciones de las Cámaras", señala Baragaño.

A esto se añade que la Comisión de Seguimiento que plantea el Principado se reduce a dos miembros, uno por la administración y otro por las cámaras, en lugar de los tres más tres propuestos, con un representante por cada cámara asturiana.

Baragaño insistió ante Barbón que se trata de diferencias "sustanciales" y que el presidente regional le tranquilizó indicándole "que el Principado no va a aprobar algo en lo que no estemos de acuerdo las tres cámaras", considerando que se trata de cuestiones "técnicas".

En términos similares y conciliadores se expresó el presidente cameral de Oviedo, Carlos Paniceres. "Nosotros seguimos apostando por ese consejo regional con entidad jurídica, acordado por las tres Cámaras y que sea un interlocutor ante el gobierno autonómico y nacional", dijo Paniceres, para quien la reforma de la ley sigue pautas similares a las llevadas a cabo en otras comunidades: "Persigue esa idea de sumar y conseguir más voz y repercusión de las Cámaras".

Para Paniceres, aún hay margen de negociación. La Cámara de Oviedo considera que la mayor parte de las modificaciones del gobierno regional "parecen más bien de ajuste técnico". La Cámara de Oviedo se mantiene "en la misma posición de buscar el consenso" y mantener unas negociaciones de ajuste legislativo que considera más ceñido al ámbito jurídico de las Cámaras y el Principado. "Lo que no deberíamos es defraudar las expectativas, máxime cuando lo que Asturias necesita es unión y no perder esta oportunidad por una frase o la interpretación de un artículo", indicó Paniceres.

Para el presidente de la entidad de Oviedo, el consejo cameral que otorgue una sola voz a estas entidades "tiene también que ver con el proyecto metropolitano" y puede ser un instrumento para impulsar actuaciones como las que ya han llevado de forma conjunta las tres cámaras, como la creación de una Oficina de Captación de proyectos.

La Cámara de Avilés por su parte, prefirió no entrar a valorar la posición de Gijón. Daniel González, presidente de la entidad, recalcó que la Cámara avilesina "mantiene y mantendrá una posición constructiva y siempre ha trabajado en diálogo con las demás Cámaras en busca de consenso y acuerdos que refuercen la coordinación entre ellas".

González expresó su voluntad de que se mantenga "el diálogo con el resto de Cámaras y el Gobierno del Principado de Asturias para avanzar y consensuar la Futura Ley de Cámaras que, a nuestro juicio, sería propicio desarrollar".

Para el presidente cameral avilesino, "ese diálogo sigue abierto", y recalcó que se muestra "optimista" en que se pueda alcanzar un acuerdo.

Compartir el artículo

stats