Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ripa avisa del "riesgo de desaparición de Podemos" y Castañón le pide evitar el "ruido"

La dirección "bombardea a la mitad de la organización", denuncian los afines al exlíder expedientado | "No nos gusta la inviolabilidad", replica la coordinadora

Sofía Castañón y Daniel Ripa

Silban las "bombas" en Podemos Asturias. La guerra de mensajes cruzados y sanciones disciplinarias que agita la organización ha llegado a la fase de la metáfora bélica en la que los que se sienten "purgados" denuncian un "bombardeo" de la dirección autonómica sobre "la mitad del partido". El expediente abierto al exsecretario general Daniel Ripa hace que sus afines vean asomar una estrategia política medida, ejecutada por la cúpula asturiana y "tutelada desde Madrid", para "apartar a los compañeros que podrían hacerles sombra en unas posibles primarias" de cara a las citas electorales de la próxima primavera. Al otro lado, los que dirigen la organización afean a sus antagonistas el afán por hacer "ruido" al margen de los canales internos, les piden "responsabilidad" para evitar el daño y se protegen del estruendo diciéndose "centradas y muy tranquilas", más inquietos por los desafíos políticos que les aguardan que por su evidente fractura interna.

Los afines a Ripa, exsecretario general, exportavoz parlamentario y todavía diputado, destinatario de un expediente disciplinario que podría acarrear la expulsión, se revolvieron este viernes renovando su promesa de no cejar en el empeño de concurrir a ese proceso electivo "con la ilusión de ganarlo" y la certeza que señala el propio Ripa de que la actitud de la dirección que encabeza Sofía Castañón tiene a Podemos Asturias "en un momento crítico", en riesgo no ya de escisión, incluso "de desaparición. Cualquier votante estará sintiendo bochorno al ver que su partido en lugar de liderar en propuestas está liderando en expulsiones". El exsecretario general, derrotado frente a Castañón en las primarias de diciembre, dice hablar con el respaldo de los militantes que apoyaron su candidatura y aprecia en su expediente, y en los previos y simultáneos que afectan a otros miembros de su corriente, la constatación de que "hay una decisión política para ir eliminando, una a una, a las personas que hemos sido votadas por 1.600 personas". Yerra, dice, quien trata de "hacer más pequeño a Podemos eliminando a quienes no piensan igual". Advierte de que "esto no es una empresa, sino un movimiento político", y de que esta operación dirigida desde Madrid "va a dejar un solar en Asturias".

Ripa, el exdiputado suspendido de militancia Andrés Fernández Vilanova y la exportavoz del Consejo Ciudadano Covadonga Tomé quisieron ayer reafirmar su resistencia combinando las apelaciones al diálogo con la firmeza en su desafío a la dirección. "Tenemos muchos compañeros capaces de liderar y dar un paso al frente", advierte Tomé. "No nos van a quitar ni la sonrisa ni el ansia de hacer política", la sigue Ripa. "Hay un horizonte político en Podemos, con Podemos y más allá de Podemos que vamos a construir".

En el otro flanco de la contienda hay más interés por esquivar la guerra de bandos y circunscribir el conflicto al caso concreto de la infracción que la comisión de garantías atribuye a Ripa, el nombramiento supuestamente contrario a los estatutos de la secretaria de comunicación y una queja presentada en 2020 por el responsable de redes sociales. La coordinadora autonómica, Sofía Castañón, quiso reafirmar este viernes su independencia del órgano sancionador y subrayar que "nuestros documentos están para cumplirlos. No nos gusta la inviolabilidad, ni para los borbones, ni para nadie".

"Un chantaje"

Las acusaciones de cacería o de purga política le "sorprenden", dice, cuando lo que se dirime es algo tan "serio" como la denuncia de un trabajador, sustanciada por lo demás antes de su llegada a la dirección autonómica. "Sería más beneficioso que se estuviera tratando dentro de nuestros cauces internos", remarca, y no a la vista pública. "Lo único que cabe pensar", añade, "es que parece que se pueden saltar todas las normas de funcionamiento bajo la amenaza de que eso genere ruido en los medios de comunicación. Es un chantaje inaceptable". "No nos van a purgar en silencio", se reafirma Ripa. "Tienen miedo a la democracia y quieren vernos afogaos", remata Vilanova, "llevarnos al paseíllo y matarnos entre los árboles".

En la dirección, mientras, dicen estar centrados en "fortalecer la relación con otras fuerzas políticas y sindicales", y citan expresamente a IU y CC OO. Castañón prefiere poner el foco en buscar remedios para las situaciones de desigualdad que sufre la población asturiana y "ser relevantes" en lugar de "gesticulantes". Esquiva con laconismo la posible repercusión electoral de una discrepancia interna cuya grieta se ha hecho evidente en el interior de la organización y llama a la "responsabilidad" a sus antagonistas: "Cuando tienes cauces democráticos internos que funcionan de una manera autónoma, habría querido que las personas que reciben esto fueran más responsables".

Compartir el artículo

stats