Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ponga, casi en quiebra, con la Tesorería en "extrema gravedad" por las deudas

El juez exige abonar ya 72.300 euros a la parroquia rural de Sobrefoz y el municipio ofrece como alternativa el edificio de unas escuelas

La Tesorería del Ayuntamiento de Ponga se encuentra en un estado de "extrema gravedad", según asegura la secretaria municipal en un documento en respuesta a los requerimientos de la parroquia rural de Sobrefoz. El juez ordenó el pasado día 14 de junio la ejecución de una sentencia judicial que obliga al Ayuntamiento pongueto a pagar 72.300 euros a la parroquia rural por el canon cinegético de los años 2018 al 2022 que le corresponde a esta entidad menor, propietaria de terrenos de caza. El Ayuntamiento alega que sus arcas están vacías para hacer frente a esta cuantía, que no se le permite pedir más créditos y que está a la espera de que en julio se convoque "un programa específico para entidades locales, para que los Ayuntamientos puedan hacer frente al pago de sentencias firmes".

En caso de no poder recibir esa ayuda, el ayuntamiento propone pagar a la parroquia con dos edificios en Sobrefoz: la casa del maestro y la escuela. La propuesta ha indignado a los representantes de la parroquia rural pues en Sobrefoz sostienen que la propiedad de los edificios ya corresponde realmente a la parroquia y que ese asunto, además, está en los tribunales.

La disputa entre la parroquia rural y el actual gobierno socialista de Ponga es larga. Desde la entidad menor de Sobrefoz no se explican cómo es posible que, pese a estar obligado por sentencias judiciales, el ayuntamiento no salde su deuda con ellos.

Además, inciden en que anualmente Ponga cobra un canon cinegético que ronda los 100.000 euros por el uso de todos los terrenos de caza del municipio, pero no les ingresa el 15% que cada año corresponden a los vecinos de Sobrefoz.

Hasta 2015, la parroquia había ingresado una cantidad anual que ronda los 16.500 euros, lo que les permitía acometer distintas obras de mantenimiento y mejora. Desde ese año, cuando entró el actual equipo de gobierno municipal (PSOE), los pagos dejaron de llegar.

En el último pleno, la regidora pongueta, la socialista Marta Alonso, culpó de la grave situación económica que a traviesa el Ayuntamiento de Ponga a los anteriores alcaldes, Cándido Vega y Mercedes Traviesa, ambos de Foro y ambos condenados por prevaricación en el ejercicio de sus cargos.

Según la alcaldesa actual, la deuda con los bancos del ayuntamiento de Ponga, un concejo de 586 habitantes con los peores indicadores demográficos y económicos de todo el Oriente, asciende a los 900.000 euros, a los que hay que sumar otros casi 30.000 euros en deudas a proveedores. Una de las mayores, a un constructor, precisamente está sujeta a pago por orden judicial.

Compartir el artículo

stats