Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector turístico asturiano prevé un verano con mucha ocupación, pero poco rentable

La subida de costes de energía y alimentación mermará los ingresos de los empresarios de Asturias | El Oriente lidera el número de visitantes

En el centro de la imagen, dos turistas mirando un plano en la calle Gascona, en Oviedo. | Irma Collín

La encuesta que ha realizado la patronal Hostelería y Turismo en Asturias (OTEA) hace prever que, a causa de la subida de los precios, la rentabilidad de la alta ocupación que se espera este verano no será efectiva.

Las cifras de visitantes parece que van a ser muy exitosas, principalmente en el mes de agosto, aunque en julio tampoco se cosecharán malos resultados. Como casi siempre, el oriente asturiano será la zona con más reservas durante todo el verano, seguida, en agosto, muy de cerca por el centro, el Occidente y Oviedo, en ese orden. Gijón quedará un poco por debajo de las demás.

El mes de julio, que no tendrá tan buenas cifras como agosto, mantendrá como líder el Oriente, seguido, en este caso, por la capital. Tras ellos, llegarían muy equilibradas las tres zonas restantes: Occidente, Centro y Gijón.

El tipo de alojamiento que dominará en julio se prevé que sea tanto el camping como los hoteles, mientras que en agosto el camping se mantendrá, pero crecerá notablemente el alojamiento rural.

La zona de Asturias que más se mantiene en septiembre, mes bastante débil para el resto de zonas, será Oviedo, que al contar con sus fiestas de San Mateo tendrá un aliciente para que la gente lo siga ocupando en el mes más flojo del verano.

A pesar de todas estas cifras, la rentabilidad no está garantizada debido a las subidas de precios. Principalmente de los alimentos, la electricidad y el gas, que son los elementos que más afectan e influyen en el sector hostelero y de restauración. Todo ello sin perder de vista que a todo esto hay que sumarle el aumento del IPC interanual, que mide cómo varían los precios de los bienes y servicios principales que consumen los españoles, que ha crecido un 10,2% frente al año anterior.

La duda de la rentabilidad se refleja perfectamente en los datos que de la encuesta de Otea, ya que hay diferentes versiones sobre si este verano de 2022 será mejor, peor o igual que el del año anterior. La opinión dominante es que será igual, pero también se encuentran variaciones entre restauradores y hosteleros que piensan que puede ser mejor que el de 2021, o que temen que vaya a ser peor que el mismo.

Los precios de los alojamientos, los restaurantes, los campings, etc., vienen también totalmente condicionados por las subidas del gas, los alimentos y la electricidad. "Si al hostelero le sale más caro mantenerlo, a ti te va a salir más caro consumirlo", explican los empresarios.

Se demuestra en un dato en el que se aprecia cómo la mayoría de hosteleros han subido los precios este año frente a lo que habían ofrecido el año anterior.

Otros muchos han optado por mantenerlos tal y como estaban pero, lo que no ha hecho ninguno, es bajarlos.

En el último dato de la encuesta, que habla de la rentabilidad del negocio, está la mayor igualdad entre todas las respuestas. Para un pequeño porcentaje, ja mejorado dicha rentabilidad, pero, para la inmensa mayoría, ha disminuido, incluso significativamente, tratándose, estas dos opciones, de un total del 87% de los resultados adquiridos en esta encuesta.

Compartir el artículo

stats